Bernardo Congote

Publicado el

¿Construir Iglesias o Escuelas?

Entre construir iglesias o escuelas, hay una trampa ideológica. Nietzsche sugería al respecto:“¡Si lo que hasta la fecha ha venido gastando en la construcción de iglesias, lo emplease la humanidad en la educación y en la escuela y si orientase hacia la educación la inteligencia que actualmente orienta hacia la teología!”[i]

 

Paradójicamente, el Covid-19 estaría ayudando a resolver la trampa. A la hora de una pandemia como la presente, las prioridades sociales se han concentrado en desocupar las iglesias y las escuelas. Pero cada una por razones distintas.

 

Ha habido que desocupar las iglesias por ser un lugar de alto contagio del virus. Y desocupadas, a pocos les ha interesado.

 

Desocupar las escuelas comenzó traumático, pero tuvo solución. La transmisión de datos escolares por internet concentró la mayor cantidad de esfuerzos entre estudiantes, padres y profesores.

 

Clases a distancia, conferencias virtuales, envío de lecturas, recepción de informes o exámenes a distancia, han copado el interés colectivo (más allá del problema de salud, por supuesto).

 

Con las iglesias vacías, se ha hecho sonoro el silencio de los pastores. A Bergoglio se lo ve, taciturno y doblegado, caminando por una Roma desierta[ii] o hablando ante una Plaza de San Pedro desocupada[iii].

 

Todo porque ha sido tan poderoso el ataque viral, que “la ley de dios” ha tenido muy poco qué decir.

 

Llámense Jehová, Mahoma o Jesús, ningún profeta ha encontrado espacio por estos días en los que el planeta acude sediento a escuchar y seguir instrucciones de los científicos.

 

Frente a los problemas de la pandemia, no ha sido la “ley de dios” sino la bioquímica y otras ciencias las que adquirieron vocería.

 

El balance invitaría a precisar que, entre construir iglesias o escuelas, la humanidad necesita escuelas donde, precisamente, se eduquen cada día más científicos y menos predicadores.

 

Congótica 1. El covid 19 hoy, como antaño la peste española, la bubónica o el H1N1 o el SIDA, han demostrado que cualquier microbio es superior a todas las “omnipotencias divinas”.

Congótica 2. Parece que este año el Covid-19 nos va a permitir ponderar, en su exacta medida, los altos costos que significan detener a todo un país durante la llamada “semana santa”[iv].

Frommiana. “Si las tendencias arcaicas las comparten muchos, tenemos el panorama de una follie a millions: el … consenso hace que la locura parezca prudencia y la ficción, realidad” (Fromm, E. 2003. El corazón del hombre. México: FCE. Pg. 138).

Nietzscheana. Las morales y las religiones son los medios principales con los cuales (se ha) podido hacer del hombre lo que se ha querido.”[v]

 

“But there are also significant medical factors that

have kept the number of deaths in Germany relatively low,

epidemiologists and virologists say chief among them early

and widespread testing and treatment, plenty of intensive care beds and a

trusted government whose social distancing guidelines are widely observed”.

https://www.nytimes.com/2020/04/04/world/europe/germany-coronavirus-death-rate.html?action=click&module=Top%20Stories&pgtype=Homepage

(consulta de abril 4 2020. Negrilla del blog)

 

El autor es Subdirector del Grupo SERVIPÚBLICOS (Minciencias B),  Profesor universitario e Investigador Junior (Minciencias), miembro del Consejo Internacional de la Fundación Federalismo y Libertad (Argentina – www.federalismoylibertad.org) y escribe el blog argentino: www.federalismoylibertad.org/agenda/artículos

[i] Nietzsche, (1974). El libro del filósofo. Madrid: Taurus. Pg. 28 .

[ii] Entre otras cosas, ¿por qué los más encumbrados sacerdotes terminan doblegados por evidentes dolencias y enfermedades? ¿Acaso los doblega el peso de sus mentiras?

[iii] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/los-pasajeros-la-nave-espacial-terra-1

29 de marzo 2020

[iv] http://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/llego-la-semana-pobre

4 abril 2019

[v] Nietzsche, F. (1981). La voluntad de poderío. Madrid: EDAF. Aforismo 140.

 

Comentarios