Bernardo Congote

Publicado el

Ciudadano Sarmiento: ¡No hay derecho!

Este domingo los suscriptores – lectores de su periódico sufrimos un colapso. En primera plana de la edición dominical, El Tiempo anunció que “El secuestro de Maruja Pachón sacude a Colombia”.

Usted y sus segundos podrán decir que el bloguero es muy susceptible porque “eso pasó hace varios años”( ). También que carece de sentido del humor porque era el anuncio de un video ( ). O probablemente que no sabe leer porque, en pequeño tamaño la “noticia” incorpora esta leyenda: “información comercial”.

En fin, una suma de disculpas podrá salir de su boca o de la de sus segundos. Pero, ciudadano Sarmiento, ¡No hay derecho!

No hay derecho a que el ciudadano que, se dice y presenta, como de los más platudos colombianos, haya comprado un periódico para difundir fake news.

Por supuesto que Ud. estaría emulando al desfachatado Trump, cuyas patanerías le han llevado a liderar uno de los más nefastos crímenes políticos en la historia de los Estados Unidos. Pero ¡no hay derecho!

Por supuesto que Ud. estará diciendo que “hace con su plata lo que le da la gana”. Pero ¡no hay derecho!

Por supuesto que Ud. dirá que como Gilinski compró a Semana para hacer y decir en ese medio “lo que le dé la gana”, Ud. también tiene derecho a hacerlo en El Tiempo. Pero, ciudadano Sarmiento, ¡no hay derecho!

Por supuesto que Ud. dirá que en la primera plana de su periódico Ud. puede publicar todos los avisos que, bajo el disfraz de “información comercial”, hagan y deshagan con sus lectores. Pero ¡no hay derecho!

Por supuesto que, precisamente en la semana en que el nuevo gobierno ha anunciado la reanudación de las negociaciones de paz con el ELN, su proclividad autoritaria (que patrocinó al régimen uribista) puede darse el lujo de presentarnos como activo un secuestro desgraciado que ocurrió hace muchos años.

Pero ciudadano Sarmiento ¡no nos crea tan pendejos!

Acostumbrada nuestra platocracia a que en Colombia nos tragamos todos los sapos que saltan desde las chequeras más gordas, podría resultar inocente su anuncio comercial emitido precisamente el domingo en que el nuevo gobierno cumple ocho días de posesionado.

Pero ciudadano Sarmiento ¡no nos crea tan pendejos!

Por supuesto que en El Tiempo este estropicio social, este delito de lesa humanidad, esta intentona de alterar el ánimo pacifista que ha despertado el nuevo gobierno, no producirá renuncia alguna.

Ya lo sabemos. El régimen uribista que Ud. patrocinó de todas las formas posibles, pretendió instaurar la vergonzosa especie de que en Colombia ¡nadie renuncia hasta que el delito sea probado en los estrados!

Y ya sabemos que por ello el uribismo pretendió prostituir todos los estrados para mantener impunes sus corruptelas y asesinatos, ambas de las cuales su comercial periódico dio cuentas a regañadientes.

Pero ciudadano Sarmiento ¡no hay derecho! ¡no nos crea tan pendejos!

Congótica. En nuestro hogar nos produce gran placer informarle que a partir de la fecha, dejaremos de pagar la suscripción a su amarillista panfleto.

Congótica 2. No puede haber empresas (ni empresarios) grandes en Estados fracasados. Por ello sus empresas apenas se destacan entre Punta Gallinas y Tumaco.

 

 

Comentarios