Bernardo Congote

Publicado el

¡¿Científicos «puros» versus «impuros»?!

Se lanzó en Colombia el año Internacional de las Ciencias Básicas.[i] Y en medio de este evento cabría formular varias preguntas y sugerir algunas salidas.

También llamadas ciencias naturales, habría que desnudar la existencia de cierto conflicto asociado a la tendencia de llamarlas “puras”. Sobre todo cuando esa presunta pureza obedecería más las alucinaciones de ciertos científicos puristas, antes que a sus características esenciales.[ii]

Por esto mismo aparecerían alejadas de la realidad, lo que explicaría por qué no calan todavía ciertos poderosos aportes de la Física, la Química o la Biología, por ejemplo al diagnóstico y contención del daño Ecoambiental climático.

No es casual que las reacciones y protestas planetarias vengan impulsadas más por ciencias “impuras” como la Antropología, la Sociología y la Economía, por ejemplos. Sus críticas estarían alimentando el alma juvenil hacia la defensa del ecosistema.

Para cerrar la brecha convendría asumir válido que el ser humano sea el centro del ecosistema. Y que por tanto, las ciencias humanas tengan tanto qué decir como las básicas exigiendo un diálogo desarmado entre ambas.

No resultaría aventurado pretender que los avances de la Física Cuántica pudieran aportarle elementos de impredecibilidad y enredamiento al diagnóstico del problema ecosistémico. Y, en paralelo, que la Economía Cuántica abordara los impactos sobre la naturaleza midiendo la magnitud costo – beneficio de la intervención del homus economicus sobre su ambiente.[iii]

En este mismo orden de ideas, podría ocurrir que los avances de la ingeniería genética asociados a las CRISPR/Cas9[iv] (Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente Espaciadas)[v], replanteara la importancia de la tierra disponible en la producción y distribución de alimentos a cada vez más personas y con cada vez menores costos ecoambientales.[vi]/[vii]

Asumiendo su cuota de responsabilidad, este bloguero-profesor ha venido investigando la forma en que el aprendizaje de Teoría Económica pueda hacerse más riguroso y eficaz utilizando herramientas metodológicas tomadas de los supuestos de la Física Cuántica.[viii]

Y, en consonancia con las hipótesis químico-genéticas del CRISPR/Cas9, viene impulsando la micro investigación de sus estudiantes hacia la comprensión y aplicación de esos fundamentos. Todo buscando evitar que la agropecuaria tradicional continúe emitiendo carbono descontroladamente.

Sobre todo cuando ya se trabaja en la producción de alimentos vegetales y animales en laboratorios ubicables en mínimas extensiones de tierra cercanas a las ciudades. (RETHINKX. (2019).The Second Domestication of Plants and Animals, the Disruption of the Cow, and the Collapse of Industrial Livestock Farming).

Podría ocurrir entonces que ese diálogo entre ciencias “puras” e “impuras” ya se estuviera rompiendo constructivamente.

Primero, para eliminar ambos calificativos, a cual más pernicioso. La apelación a la “pureza” como calificativo de lo científico, no le cabría a la concepción moderna de la ciencia como alimentada e inspirada en el error.

“Una teoría científica lo es, no porque se haya probado verdadera, sino porque ofrece todas las posibilidades para ser falseada… contrastada… la experiencia la convierte en biodegradable…. El conocimiento científico progresa por eliminación de errores, no por acumulación de verdades… progresa en tanto resiste asaltos, pruebas y contrapruebas.”[ix]

Y, en paralelo, buena parte de las disputas por la propiedad o el empleo o la productividad de las tierras agropecuarias (con violentas implicaciones en el caso de Colombia, por ejemplo), podrían estar a punto de verse solucionadas.

Ello nos acercaría pronto a que varios países de América Latina y África, en particular, emprendiéramos dedicar las tierras agropecuarias a la resiembra de absorbentes de carbono, por una parte y, en sustitución, hacia el incremento exponencial en la oferta de alimentos producidos con altos estándares de calidad nutricional y bajos costos.

Excelente revolución que podría ayudar a resolver la afanosa relación altos precios – bajos ingresos relativos de nuestras poblaciones. Y, de paso ( ) cercenar la matriz físico-territorial de la violencia política.[x]

[i] Wassermann, M. Diario El Tiempo, julio 08 2022, Pg. 1.11

[ii] Orrell, D. (2020). https://aeon.co/essays/when-will-economics-embarece-the -quantum-revolution?it, _pource_Aeon+Newslettr=email&utm_capaign=HTLGI22 Consulta de Julio 09 2022

[iii] Orrell, D. (2021). Quantum Economics. Londres: Icon. Disponible en www.iconbooks.com

[iv] Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats

[v] Les mereció el Nobel de Química 2020 a las Químicas Jenniffer Doudna y Charpentier, Emmanuelle.

[vi] Crownhart, C. (2022). This CRISPR pioneer wants to capture more carbon with crops. Disponible en https://www.technologyreview.com/2022/06/14/1053843/carbon-capture-crispr-crops/

Consulta de julio 09 2022.

[vii] Cierto “purismo legislativo” (explicado por un costoso lobby parlamentario), explicaría también por qué estos avances todavía afrontan en el planeta diversos obstáculos:https://geneticliteracyproject.org/2022/03/25/viewpoint-how-south-africa-is-bungling-its-regulation-of-crispr-and-other-gene-edited-crops-and-why-consumers-will-pay-the-price/?utm_source=jeeng Consulta de julio 09 2022.

[viii] Congote, B. y Téllez, M. (2017). “Cómo mejorar la enseñanza y el aprendizaje de teoría

económica aplicando algunas herramientas cuánticas”. Tecnogestión, 14(1). Pp 103-114.

[ix] Morin, E. (1982). Science avec Conscience. Paris: FAYARD, Pág. 51.

[x]Currently, CIAT remains the only institute in Latin America to have expertise in genome editing for agricultural crops.” https://translate.google.com/translate?sl=es&tl=en&u=https%3A%2F%2Fblog.ciat.cgiar.org%2Fes%2Fla-edicion-de-genomas-da-un-impulso-al-fitomejoramiento%2F     Octubre 2017 Consulta de julio 2022.

Comentarios