Bernardo Congote

Publicado el

¡Alerta! ¡El Capitán y las Ratas se tiran del Barco!

La jerga marinera tiene una voz sabia: Los primeros vivos que saltan del barco que se hunde son las ratas. Y en un barco barato, el primero en saltar es el Capitán.

Desde hace unos 20 años venimos pagando con sudor y lágrimas el mantenimiento de un barco barato. Claro que lo compramos disfrazado de cambio democrático, progreso y seguridad.

Pero pasando los años el barco amenaza hundirse. Y sujetos entrenados para embaucarnos con tonos vociferantes hacia desconocidos puertos revolucionarios, se están tirando del barco.

Y además, cuando confirmamos que el barco ha navegado sin rumbo porque compramos como marinero capitán apenas a un mayordomo caballista.

(Razón por la cual se tiró del barco hace tiempo para evitar que lo encarcelen los jueces (¡a quienes odia y fustiga!).

Para tapar el boquete que abrieron sus “errores” (el mayordomo ¡nunca comete delitos!), importó desde Washington a un grumete a quien maduró como el aguacate: a punta de periódico.

Urgido por las circunstancias (Uribito huyendo, Zuluaga sojuzgado, Tom y Jerry “emprendiendo”) el grumete fue empujado a la capitanía del barco.

Nos lo vendieron como encumbrado economista (y apenas era un burócrata mediocre); y como explorador de una tal economía naranja (que resultó agria).[i]

Elegido por 10 millones de enajenados, el grumete terminó ¡haciendo las del grumete!

Finalizando 2019, fabricó el peor paro nacional conocido hasta ahora.

Contabiliza las peores matanzas de líderes sociales (exguerrilleros inermes, líderes comunales e indígenas, poblaciones desplazadas).

Comenzando 2020, una infección viral que, exigía las mejores virtudes, destapó sus peores defectos.

A bandazos todos los días, a regañadientes aceptó que su Ministro de Salud sabía más “de eso”. Pero se le atravesó como palo en la rueda dirigiendo una telenovela que llamó Prevención y Acción.

La “prevención” significó un chiste flojo porque el sistema hospitalario dirigido por su “capitán” durante 20 años, se desnudó sin médicos, sin camas, sin insumos y sin plata.

Y la “acción” otro chiste flojo porque Colombia, con sus hospitales a tope, apenas ha vacunado al 3% de su población[ii].

Y para terminar de abobar, este barco sin capitán manejado por un grumete, se disparó un torpedo sobre el motor: una reforma tributaria sin partidarios.

Gracias a lo cual lo único que ha logrado es que las ratas de su partido que quedaban en el barco, terminaran de saltar (lavándose las manos).

Si ello no bastara, el mayordomo capitán ha salido a confirmar (lavándose las manos) que el grumete que ÉL MISMO ELIGIÓ era un inútil. ¡8 millones de votantes lo sabíamos desde 2018!

“Al fin de cuentas pareciera que el <<supercuñado>> no alcanzara a domeñar las patanerías del adolescente… Al mejor estilo Frankestein, de pronto el títere se vuelve contra el titiritero y… ¡hace lo que le da la gana!” [iii]

¿Cómo recobrar el timón de un barco sin capitán y del que ya saltaron todas las ratas? Con el cinismo que le es propio, el mayordomo ha salido a decir que él no sabía pero que sí sabía lo que los demás sabíamos. ¡Qué desvergüenza!

Confirmando que hacía rato estaba conversando sólo con sus abogangster, el mayordomo (autodenominado “el frentero”) otra vez pretende aplicar el viejo truco[iv] diciendo que[v]:

  • “…nunca supe (sic) que le iban a poner a IVA a… las funerarias…”
  • “… le pedimos al Gobierno (¿de su partido?) que no presentaran eso (sic) así…”
  • “… les dijimos que si la presentaban así generarían rabia social (¡contra su partido!)…”
  • “No se consultó debidamente (¿¡con el mayordomo caballista!?).”
  • “El Gobierno se hizo mucho daño, se lo hizo al partido (¡al partido del mayordomo!)
  • “El Gobierno quería … Nosotros decimos ‘no señor, eso no se puede’”(¿?)
  • “Nosotros decimos: que paguen los que están pagando” (nosotros también: ¡que el precio político lo pague la secta fascista!)
  • “Lo que nosotros decimos es… (¿nosotros somos Yo con Yo?)”
  • “Mantengan una sobre tarifa y extiéndala a todo el sector financiero, porque hoy no se le cobra sino a los bancos (Plop).”

 

Chiste final: Un buzo que bucea con escafandra (Uribe), recibe del barco una voz (de Duque) que le ordena: ¡súbase que el barco se está hundiendo!

 

Congótica. ¿Aquel que se ufanaba de que sin su autorización “no se movía una hoja” en Colombia, nos quiere echar otra vez el cuentico de: “Ocurrió a mis espaldas”?

Congótica 2. ¿Este fue el último gobierno de la pacificación, la confianza inversionista y el “esfuerzo fraterno”?

Congótica 3. ¿Nos vendieron un barco infestado de ratas y ahora quieren decirnos que no era un barco, que las ratas eran conejos y que el capitán era Maduro?

Congótica 4. ¿Eligieron a un adolescente grumete para que reemplazara al capitán perseguido por la justicia y ahora quieren lavarse las manos?

Congótica 5. ¿Pretenden haberse comido toda la torta (Ministerios, Congreso, Contraloría, Procuraduría, Defensoría, Fiscalía) y mantenerla entera? (¿¡Vamos para el 2022!?)

Congótica 6. ¡Ojo con el 2022!

[i] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/ivan-felipe-dueto-naranja   Febrero 3 2020

[ii] https://coronavirus.jhu.edu/region/colombia Consulta de mayo 01 2021

[iii] http://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/nos-gobierna-peor   julio 24 2019

[iv] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/viejo-truco-del-culebrero-mayor-domo   Mayo 9 2020

[v] “Álvaro Uribe explica detalles de su propuesta…”. Diario El Tiempo/Colombia. Abril 27 2021, Pg. 1.3 (Paréntesis del blog)

Comentarios