Óscar Sevillano

Publicado el Sevillano

¿Los colados en TransMilenio son los malos de la historia?

Partiendo de una reflexión popular que a la letra dice que “el lobo siempre será el malo si la historia la narra Caperucita”, voy a hacer el papel del ‘abogado del diablo’ pidiendo no juzgar tan severamente a todo el que utiliza el sistema de buses articulados en Bogotá sin pagar el pasaje.

Es muy fácil señalar a quien pasa la registradora evadiendo el pago sin antes ponerse a pensar si el dinero que lleva en el bolsillo le alcanza para ir hasta su destino y devolverse en la noche, sin siquiera tener derecho a comer algún alimento en el transcurso del día.

El costo de vida a puesto a pensar a más de un bogotano de estratos 1, 2 y 3 en si paga los 3 mil pesos que cuesta un pasaje de TransMilenio o lo guarda para comer algo durante el día o les deja a sus hijos para lo que necesiten o lo que es peor, sí alcanza a comprar algún alimento para su hogar.

Hace mal alcaldesa de Bogotá culpando a los operadores por el no pago del pasaje bien sea en los buses del SITP o del mismo TransMilenio.

Antes de juzgar en si está bien o está mal, es necesario pensar en si mejor se busca la manera de reducir el costo del pasaje porque muy posiblemente este problema lo puede estar generando la poca capacidad de pago que podrían enfrentar los ciudadanos por el alto costo de vida de ciudades como Bogotá.

He tenido la oportunidad de dialogar sobre este tema con algunas personas en el sistema TransMIlenio y su respuesta es que a veces hay que pensar en el pasaje o pasar todo el día sin probar un solo alimento, argumento que no hay manera de discutir porque nadie puede rendir en el trabajo o en el estudio, o lo que es peor, en ambos, sin probar algo de comer.

Si se analiza el cuento de caperucita, encontraremos que el lobo es el menos malo de la historia. En la ciudad de Bogotá, con el famoso tema de los colados podría estar sucediendo algo parecido, ¿no creen?

@sevillanoscar

 

Comentarios