Minería sin escape

Publicado el Juan Daniel Angulo Argote

Minería y longevidad. El aliado perfecto para crear zonas azules

Dan Buettner trabajó por más de una década para identificar los puntos centrales de la longevidad en el mundo. Estos lugares son cinco en todo el planeta-Ikaria en Grecia, Okinawa en Japón, Cerdeña en Italia, Loma Linda en California, Estados Unidos y Nicoya en Costa Rica-. Se consideran zonas azules por concentrar individuos de más de 100 años, sin problemas de salud como enfermedades cardiacas, cáncer, diabetes u obesidad

El concepto de zona azul nace realmente de un estudio demográfico realizado por los investigadores Gianni Pes y Michel Poulain sobre la longevidad de la población anciana de Cerdeña, en Italia. El estudio se publicó en 2004 en una revista especializada en gerontología experimental. Fuente: https://www.esquire.com/es/actualidad/tv/a45045793/que-son-las-zonas-azules-vivir-100-anos-serie-netflix/

¿A qué se debe esta particularidad? Buettner en sus trabajos e investigaciones de las zonas azules habla de múltiples factores, desde la fe hasta el relacionamiento social-amistad. Estos cinco lugares han conservado de generación en generación hábitos claves, que les ha permitido alcanzar más años de vida de manera lucida y sana que el promedio de expectativa de vida a nivel mundial.

Como vemos, estos territorios se encuentren distantes uno del otro, algunos muy remotos en islas o montañas, otros conectados con la modernidad.

Minería y Longevidad

¿Puede la minería crear ecosistemas longevos en sus entornos directos e indirectos?

Para responder esta pregunta la cual nace de una propuesta personal, siempre con un enfoque distinto a lo que se ha venido haciendo hace décadas en el sector minero energético “El mundo cambia, cambia el mundo, BHP”. Conectar la minería con la longevidad de sus entornos a través de una política pública que enlace la riqueza y sus conflictos, desde el compromiso, empoderamiento y respeto de cada actor (gobierno, comunidades, academia y empresa).

Como es sabido, el sector minero energético en América Latina y el Caribe atraviesa por relaciones muy complejas entre riqueza vs conflictos “no se ha logrado repartir bien la torta”. Hoy con desencadenamientos que no han permitido desarrollar de manera sustentable el sector por falta de sabiduría “encontrar la ruta para hacer lo correcto”.

Propongo lo siguiente: 1. Preparar recetas “algunas son endémicas, lo observamos en los cinco puntos de las zonas azules”, 2. Hacer un diagnóstico fuerte y necesario antes de cualquier despegue económico “construir líneas base ambientales con valor compartido-LBAVC”-Registrado en la Dirección Nacional de Derecho de Autor como obra inédita, Colombia-. Este mecanismo logrará matrimonios a perpetuidad “riqueza y conflicto”, así lo lograron las zonas azules anteriormente descritas. Cuando hablo de matrimonio, me refiero a la frase: hasta que la muerte nos separe, y la longevidad ha extendido dicho compromiso en las zonas azules (mañana serán los territorios aledaños a la actividad minera).

Finalmente, la minería y su conexión con el desarrollo desafiante de la humanidad, desde la salud “minerales que salvan vidas-caso del metal rojo, el cobre-” hasta la tecnología “el camino hacia la transición energética de bajas emisiones”, requiere crear zonas azules en sus áreas directas e indirectas, para alcanzar ecosistemas a perpetuidad de la mano con la longevidad-el verdadero bienestar con salud no es el dinero-“regalías, impuestos y empleos, eso es cosa del pasado”-.

Aquellos lugares ricos en minerales y recursos naturales, los cuales han carecido de bienestar y salud, pueden ser el punto de partida donde la minería será el mejor aliado para construir la política pública: minería con entornos azules.

Comentarios