Mercadeando

Publicado el Dagoberto Páramo Morales

Marketing personal: su propia marca

Aunque pueda parecer extraño el marketing también ha tocado la fibra de profesionales y expertos para “venderse a sí mismos” en función de sus más íntimas motivaciones y de acuerdo con los complejos requerimientos de los mercados laborales contemporáneos. Siendo este marketing personal una expresión del mercadeo de ideas y causas sociales, la aplicación de sus postulados y la utilización de todo su potencial ha contribuido al mejoramiento de las condiciones de vida de quienes lo han implementado con pleno convencimiento.

Para quienes han decidido incorporar el “arte de vender” su propio “yo” a su cotidiana existencia, los resultados están a la vista. Los beneficios se contemplan por doquier. Han entendido que en la esencia de la concepción y aplicación del marketing personal se encuentra un claro, definido e inconfundible “proyecto de vida” en el que se conjugan armónicamente una vocación personal y una inclinación profesional. Una suerte de acumulado individual y social en el que se resumen los sueños tejidos en el alma y las realizables aspiraciones asociadas con el quehacer laboral. El arte de poner al servicio de lo estrictamente profesional, todo el inagotable mundo interior que como seres humanos nos hace únicos e irrepetibles.

Todos ellos han aceptado la necesidad de construir una marca –el sello indeleble- con todas las implicaciones que desde el marketing ello trae consigo, en el marco de una cultura determinada, en función de las costumbres prevalecientes y, coincidiendo deliberadamente con las exigencias de cada mercado al que se pretende conquistar y sobre todo conservar. Han admitido que, como imagen, una marca se construye a través del tiempo partiendo del riguroso proceso de planeación, considerando sus propias potencialidades, sus preferencias, sus circunstancias, sus capacidades intelectuales, sus ambivalencias, sus gustos, su capacidad de interrelacionarse. Este proceso ha incluido un serio y sincero análisis personal que le permite a cada individuo conocerse a sí mismo, saberse fuerte o débil; analítico, exigente, amistoso o expresivo; sociable o marginado social, dominante o sumiso, afectuoso o marginado afectivamente.

Han aprendido a verse como un producto que ha de responder igual o mejor que sus similares competidores, con sus componentes básicos, con sus factores diferenciadores, con sus comportamientos inesperados con los que han logrado conservar tanto a familiares cercanos como a sus respectivos empleadores. Se han auto-diagnosticado para encontrar sus logros, visualizar sus anhelos y prepararse para alcanzar lo que siempre han querido tener. Han analizado su capacidad para aprender y sostener relaciones a largo plazo, su actitud frente a la tecnología, su flexibilidad para el cambio, su creatividad e imaginación, su predisposición a la disciplina y a la acción, su liderazgo, su tolerancia a la frustración, su compromiso, sus convicciones, sus pasiones.

Han mirado su íntimo universo para encontrar los aspectos abiertos, ocultos, ciegos y oscuros de sus personalidades de acuerdo como se ven a sí mismos en comparación con la imagen que los demás tienen de ellos. Siempre en pro de persuadirse de lo que son y lo que deben ajustar.

Armados de un amplio inventario de balances personales, sociales y profesionales han perfilado el sendero futuro a recorrer, conjugando todo lo posible y necesario para alcanzar sus metas, concretar sus anhelos a veces por mucho tiempo esquivos. Se han preparado para comunicarse primero con ellos mismos, después con sus entornos más cercanos, y finalmente con sus posibles empleadores. Se han entrenado para que los mensajes y las ideas a transmitir se perciban de forma debida. Han hecho conciencia de la importancia del contacto visual, de las expresiones faciales, de la postura y movimiento del cuerpo, de los gestos con las manos, y de la distancia y el contacto físicos porque saben que más del 93% de la comunicación humana es no verbal.

Finalmente, todos ellos han podido responder interrogantes que a muchos nos inquietan. Saben ¿cuáles son sus metas?, ¿quiénes son ellos?, ¿qué pueden hacer?, ¿cuáles son sus especialidades?, ¿por qué la gente los debe tener en cuenta?, ¿cómo los van a clasificar?, ¿qué los hace sentir incómodos? y, ¿cuáles son las claves de sus éxitos?

Como puede verse, el marketing personal coadyuva para que quienes lo quieran practicar sepan quiénes son, qué quieren, para dónde van, pero sobre todo cómo llegar allá sin perder su esencia, su ser, sin automatizarse ni robotizar sus pensamientos y menos su propia autenticidad, es decir su marca, su huella estampada en cada recorrido terrenal.

 

PD: Ya está disponible nuestro programa de esta semana en mi canal de YouTube “Marketing y Sociedad”: “Diagrama de la cebolla del marketing”. Apoyados en múltiples investigaciones en diferentes sectores y en distintos países, presentamos un diagrama de planeación de marketing que de forma lógica guía a quien quiera aplicar los postulados del marketing y a obtener sus beneficios

https://www.youtube.com/watch?v=GIZzLPrpOX8

[email protected]

Home

 

 

Comentarios