Mercadeando

Publicado el Dagoberto Páramo Morales

«Agáchate»

En medio de la tradicional informalidad que ha caracterizado a buena parte de los mercados más populares del país y que ha tocado a grandes capas de la población como forma de resolver su supervivencia, puede verse en muchos rincones de las ciudades un río humano de vendedores desgañitándose por convencer a cuanto transeúnte pasa frente a sus angustias.

Casi bajo nuestros pies, con manteles y “exhibidores” improvisados, emergen de la imaginación de estos vendedores todo tipo de expresiones populares y tradicionales vocablos para persuadir a quienes a duras penas pueden moverse entre el calor y el agite que se produce en cada rincón popular donde haya suficiente espacio para extender la mercancía.

Literalmente tirados en el piso puede apreciarse toda suerte de productos que se expenden al menudeo y donde se llevan a cabo las más ancestrales prácticas comerciales que nos han caracterizado como raza diversa en lo particularmente cultural y lo estrictamente étnico. Pueden verse: zapatos, libros usados, peines, cepillos, radios, cremas, menjurjes, relojes de cuerda, martillos, manillas, materas, ganchos para la ropa, puntillas, candados, tapas para la olla, encendedores y cuanta chuchería se le ocurre al vendedor de la calle, de la acera.

Aunque a muchos les incomode por aquello de la invasión del “espacio público”, estas áreas comunes se han convertido en la mejor vitrina de exhibición de estos colombianos quienes dedicados al rebusque muestran los productos que se empeñan en vender como sea, incluso en contra de las disposiciones oficiales y desafiando no solo a las autoridades, sino al tiempo, a la inclemencia. No importa el sol bajo el cual sudan de manera copiosa, ni tampoco la lluvia de la que huyen mientras los aguaceros arrecian, o el frío que cala los huesos. Siempre están ahí, dispuestos a encontrar el sustento propio y el de sus familias a cambio de hacer los más “sensacionales descuentos”, recurriendo al regateo como forma de asegurar la transacción comercial y dejando siempre la sensación de entrega total, de dedicación exclusiva. Pidiendo precios elevados para luego irlos bajando a medida que el cliente pide con insistencia la consabida “rebajita” y con ello encontrar los mejores precios.

Hay que ver la audacia y la imaginación que despliegan estos hombres y mujeres para llamar la atención de los peatones quienes a duras penas pueden desplazarse entre cuanto cacharro se exhibe en la calle, en la acera, en la esquina, frente al semáforo. Detrás de sus rostros cansados y a veces tristes y apesadumbrados aunque siempre “alegres”, puede percibirse la convicción que de sus palabras se desprende en su continua puja de precios, procurando demostrar que comprenden a sus potenciales consumidores, que desarrollan impulsivas estrategias para conquistar compradores, pero sobre todo, que se preocupan por conservar a sus, por momentos, esquivos clientes.

Se ha popularizado tanto esta costumbre comercial que ya no es extraño en algunas ciudades del país escuchar entre jóvenes y adultos que el producto fue comprado en el “agáchate”, casi como comparándolo con el local legalmente establecido, con el centro comercial, con el punto de venta exclusivo de alguna marca reconocida. El “agáchate”, por haberse metido en lo más profundo del alma nacional, ya hace parte del inventario cultural del que tanto nos sentimos orgullosos pero del que poco conocemos o evitamos conocer. Es una expresión más de esa forma de abordar no solamente las deficiencias económicas que acechan a  la mayor parte de la población, sino sobre todo, es una práctica comercial que hay que contabilizar cada vez que desde el marketing pretendamos abordar nuestra propia realidad mercantil.

 

 

PD: Ya está disponible el programa en mi canal de YouTube “Marketing y Sociedad”: “¿Qué tan útil es el modelo del Ciclo de Vida del Producto?”. Después de analizar las cuatro etapas del Ciclo de Vida del producto (introducción, crecimiento, madurez, declive), se hace una rigurosa reflexión sobre las verdaderas posibilidades de aplicar sus planteamientos teóricos. 

https://www.youtube.com/watch?v=J0ryGwonOeA

[email protected]

https://dagobertoparamo.cotem

 

Comentarios