El Mal Economista

Publicado el EME

Por un ministerio de Cultura

Por: Javier Ardila Suarez

 

Recordando el otro día al memorable personaje del difunto Jaime Garzón, Godofredo Cínico Caspa, me acordé de un segmento donde, palabras más palabras menos, decía “y que es esa vaina de un ministerio de cultura, por favor, diganme a ver que gana el país de un campesino poeta o un albañil actor?, diganme, estimadas Damas de la patria, para que sirve eso caray”. Y es que tengo la corazonada de que sí en efecto nos pusieran a responder esta pregunta, y con la mano en el corazón no con una cámara en la frente, una buena parte de los Colombianos compartirán la opinión del antes mencionado personaje de Humor.

 

Claro que esto no es algo de extrañarse, en la vida normal de un Colombiano su relación con el ministerio de Cultura se limita en la mayoría de los casos a asistir a algunos festivales artísticos, ver unas cuantas producciones fílmicas subsidiadas con la nueva ley de cine. Y con suerte si vive en una casa vieja de pronto se la declaran patrimonio. Ah momento, me iba olvidando de todos aquellos tan memorables montajes de inauguración y clausura, Shamán a bordo, que de vez en cuando engalanan un evento de talla mundial, imposible olvidarlos.

 

Pues bueno, yo no vengo a decirles que tenemos que hacer más festivales, ni más películas, ni conciertos ni bailes y mucho menos que contraten un Shamán para amenizar las alocuciones presidenciales no, no y no, lo que quiero decirles es que el ministerio de Cultura es una de las carteras que más desaprovecha su capacidad para beneficiar al país.

 

Y pues no hay que ir muy lejos para encontrar la razón. Por ejemplo que le dice la gente a una persona a la que ven botando basura en al calle? Que le falta que? Cultura. Qué dicen ustedes cuando ven una persona metiéndose sin pagar a transmilenio? le falta cultura. Cuando lo atracan a usted en medio de 30 espectadores en el centro y todos se hacen los locos que dice ud? Que falta cultura ciudadana. Ahora, y esta es la parte más importante, que dice el ministerio de la Cultura cuando le dicen que le falta cultura a la ciudadanía? Jazz al parque y si quieren más Ópera al parque también se le tiene. Si me estoy haciendo entender?. Si bien no estoy diciendo que sus labores habituales sean menos valiosas, si me parece que el enfoque que ha tenido esta cartera ha sufrido de una miopía considerable.  Es cierto que tradicionalmente la tarea de crear ciudadanos se le dejó a otras carteras como interior y educación, pero dada la situación actual acaso es mucho pedir, que el ministerio de cultura invierta en crear ciudadanos?. Más cuando es evidente que entre generación y generación vamos es en un proceso de retroceso en nuestra cohesión social. Tan sólo basta preguntarle a una persona mayor sobre la juventud y le dirá algo como “miedo me dan”.

 

Entonces que sugiero yo?, en concreto pido políticas al estilo Mockus en la cabeza del mando del ministerio de cultura. Una buena parte de la insatisfacción del diario vivir de la mayoría de los Colombianos se vería aliviada con un poco de cultura ciudadana. Por poner un ejemplo que tal si a la par que se gastan millones en estudios de tranvías por la séptima se usa algún dinero en enseñar que el país es de todos y hay que cuidarlo. Que las leyes de tránsito no son una pendejada. Y como dijo él mismo Mockus cuando instalo la hora zanahoria, que tal si aprendiéramos que no todo vale y que una ni mil noches de rumba ni un celular valen más que una sola vida Humana?. La cultura ciudadana es la piedra fundamental sobre la que se construyen las naciones exitosas por lo que debería ser la piedra angular de tal ministerio, más aún en un país que busca la paz como el nuestro.

 

Entonces en conclusión, y en palabras castizas de un economista, que tal, mis señores estadistas, si también le invertimos al capital social? Porque no arrancamos otra locomotora orientada a que la ciudadanía aprenda a ser eso, ciudadanos. Y no les estoy poniendo a gastar plata en pendejadas, como diría Godofredo. Para los economistas es claro que todo capital es multiplicador de la riqueza y si tenemos cara para hablar en cifras castizas de cómo aumentaría el PIB en el pos conflicto porque no somos capaces de decir lo mismo para el caso de un aumento del capital social. Puede que en el corto plazo no sean medidas del todo agradables pero en el largo plazo seguramente crearán un país mucho más amañador y próspero.

 

 

Comentarios