El Mal Economista

Publicado el harry ramos

El Tridente Colombiano

Tal como la BBC del Real Madrid o la MSN del Barcelona, Colombia también necesita un tridente que le permita hacer frente a los retos en un futuro cercano

Por: Harry Ramos

En la actualidad, los comentarios deportivos de la televisión, la radio y la calle incluyen con frecuencia un término que denota trabajo en equipo y poder: los tridentes. Un tridente es la unión de 3 delanteros con características particulares que trabajan en equipo para lograr la hazaña de marcar un gol. Los tres jugadores juegan de manera distinta y en algunos momentos se complementan en pos de lograr la victoria para su equipo. Tal como la BBC del Real Madrid o la MSN del Barcelona, Colombia también necesita un tridente que le permita hacer frente a los retos en un futuro cercano.

El gobierno de Santos enfrenta una nación en condiciones económicas, políticas y sociales adversas. La promesa de la paz se diluye en bajas tasas de popularidad mientras miedos del pasado se hacen cada vez más reales en el país, altas tasas de inflación, desempleo y la temida enfermedad holandesa. Al parecer Colombia requiere con urgencia de un tridente que le permita recuperarse en la tabla de posiciones y volver a la competencia por el desarrollo económico que en algún momento disputamos.

 El tridente debería conformarse por el Gobierno, la Empresa Privada y las Universidades del país.  La articulación de estas tres instituciones permitirían sin duda alguna hacer frente a un futuro con múltiples retos.  Los problemas Colombianos no pueden ser solucionados con respuestas locales a las demandas sociales. Históricamente hemos apagado incendios y usado pañitos de agua tibia  para nuestros problemas.  Este comportamiento ha  llevado al país a tener dos mundos paralelos: uno de un crecimiento acelerado y otro de profunda desigualdad con índices de pobreza preocupantes, por lo cual, la solución a los problemas de Colombia no se encontrará con la participación de solo un agente de la sociedad.

 La Universidad tiene mentes brillantes que crean conocimiento y realizan investigaciones interdisciplinarias en pos de solucionar los problemas colombianos. Por su parte, la empresa privada cuenta  con años de experiencia en administración de recursos de manera eficiente y su participación en ejecución de políticas  podría  darle continuidad a las decisiones políticas, dado que no dependen de un gobierno de turno.  Por último, el gobierno tiene un músculo financiero que al no responder a intereses privados permite realizar grandes inversiones de dinero en pos del bienestar social. La articulación de estas dinámicas tan particulares orquestadas por una buena administración y con un control rigurosos de los recursos permitirían que el país tuviera verdaderas respuestas a los problemas sociales.

 Por ejemplo; un problema que podría solucionar el tridente colombiano es la problemática nutricional de la infancia en la Guajira. La academia puede dar luces de cuales serían los mejores mecanismos para luchar contra la desnutrición infantil  con la planeación de un programa integral a las familias afectadas. La empresa privada puede realizar la distribución de los recursos, en tanto no responderán a dinámicas politiqueras de la región, garantizando en alguna medida la implementación de los programas. Por último, el gobierno tiene el dinero para financiar dicha solución y los organismos de control que permitirían cuidar los recursos públicos.

 Este mundo utópico en donde estos tres agentes de la sociedad trabajan conjuntamente para traer soluciones al país solo se puede dar cuando todos tengan claro que el bienestar social prima sobre el bienestar individual. Colombia tiene la necesidad de pensar en colectivo y no en individual. Las necesidades que demandan nuestro entorno no solo le competen al Estado, sino que también debe ser preocupación de la Empresa Privada y la Academia. La implementación de políticas que involucren a nuestro tridente puede traer mejores resultados en el partido contra la pobreza, la desnutrición y la violencia, entre otros grandes rivales de los colombianos.

@Harrye29 @MalEconomista 

 

Comentarios