El Mal Economista

Publicado el El Mal Economista (EME)

Desintermediación en la plaza de Paloquemao

El proceso de digitalización y la adopción masiva de la tecnología ha generado cambios estructurales en diferentes industrias de la economía. Aunque muchos se han visto beneficiados por este aumento de eficiencia, otros actores como los comerciantes de la Plaza de Mercado de Paloquemao podrán verse afectados por un proceso de desintermediación que dejaría a muchos sin empleo.

Foto tomada de Pixabay.com

Las restricciones obligatorias de confinamiento originadas por la pandemia han impulsado el crecimiento sustancial de soluciones tecnológicas en diferentes sectores de la economía. Aunque muchos negocios serán beneficiados por este tipo de plataformas, otros actores se verán menos favorecidos. Este puede llegar a ser el caso de los pequeños comerciantes de productos agropecuarios que se ubican en la Plaza de Mercado de Paloquemao y que podrán perder una cantidad considerable de sus mejores clientes frente a este tipo de plataformas digitales. Desde un punto de vista económico, este fenómeno se presenta como un proceso de desintermediación y es importante contemplar los efectos que puede generar en la sociedad.

Desde hace más de 48 años, la Plaza de Mercado de Paloquemao, ubicada en la capital del país, se ha consolidado como uno de los centros de abastecimiento más frecuentado por los bogotanos. Al llegar a la plaza, que se encuentra en constante movimiento desde las tres de la mañana, los consumidores pueden gozar de una amplia variedad de productos, desde frutas y verduras hasta flores, cárnicos, hierbas y mucho más. Al posicionarse como una de las plazas de mercado más importantes del país, Paloquemao reúne productos provenientes de las diferentes regiones del territorio colombiano, desde el durazno ‘rey negro’ de Boyacá hasta la famosa ‘oreja de perro’ del Tolima.

En la actualidad, una gran proporción de los hogares colombianos opta por comprar sus alimentos en minimercados y tiendas de barrio. No obstante, es evidente que las plazas de mercado como Paloquemao siguen siendo actores fundamentales para el abastecimiento de restaurantes y otros negocios ubicados en la ciudad de Bogotá, pues generalmente ofrecen precios más competitivos que el canal tradicional.

Al abordar este tema y comentar sobre el comercio en las plazas de mercado, Saul Correa, un comerciante huilense que lleva administrando un local en Paloquemao durante 18 años, mencionó que “los mejores clientes siempre han sido los jefes de compras de los restaurantes que llegan de cuatro a cinco de la mañana y pueden llevar hasta 500.000 pesos al día”. Teniendo en cuenta que un negocio como el de Saul genera ingresos diarios de aproximadamente 1.200.000 pesos, es claro que el sector restaurantero es un actor esencial para la rentabilidad de estos comerciantes.

No obstante, la relación simbiótica que se ha destacado entre los restaurantes bogotanos y los comerciantes de Paloquemao a lo largo de la historia se ha visto amenazada por la entrada de nuevos actores al ecosistema. El desarrollo tecnológico y la notoria adopción de nuevas herramientas digitales por parte de diferentes miembros de la sociedad colombiana han permitido el crecimiento de diferentes plataformas como Frubana, una startup colombiana que se fundó hace aproximadamente tres años. La empresa de tecnología, que ha levantado grandes montos de capital para apalancar su crecimiento acelerado, se dedica a conectar de manera directa a diferentes restaurantes con agricultores nacionales.

Puntualmente, de acuerdo a lo manifestado por Oscar Fabian Rodríguez, actual jefe de operaciones de Frubana en Colombia, alrededor del 80% de los restaurantes que utilizan los servicios de la plataforma son los tradicionales ‘corrientazos’ que antes de conocer a Frubana “se levantaban en la madrugada, iban directamente a la plaza y compraban en diferentes puntos que no les aseguraban calidad”. Igualmente, al tener en cuenta que actualmente la startup realiza más de 5.000 órdenes diarias y moviliza 2.200 toneladas de frutas, verduras, abarrotes y proteínas al mes, es evidente que la plataforma constituye una amenaza importante para el comercio de las plazas de mercado como Paloquemao.

Aunque en la actualidad el impacto de la operación de Frubana no se ha manifestado de manera contundente en Paloquemao, a través de ejemplos como el de Lorenzo Zuluaga resulta indiscutible que esta empresa tiene el potencial de ser un riesgo importante para los comerciantes de las plazas de mercado. Según comentarios realizados por Zuluaga, un bogotano con más de cinco años de experiencia en la industria de restaurantes, al tomar la decisión de utilizar los servicios de Frubana no solo se ha ahorrado tiempo sino también recursos, pues a partir de cierto monto “los domicilios son gratis y muchos productos cuestan entre 5% a 10% menos que en la plaza”.

El proceso mediante el cual nuevas tecnologías como Frubana logran eliminar a ciertos actores, como los comerciantes de Paloquemao, de la cadena de servicios puede ser entendido como un fenómeno de desintermediación. De acuerdo a Susskind & Susskind, profesores de Economía de la Universidad de Oxford, la desintermediación se da cuando la innovación tecnológica permite remplazar al intermediario tradicional con nuevas y mejores alternativas. De esta forma, es posible argumentar que actores como Frubana, que ofrecen precios más baratos y optimización de los procesos de compra, establecen un proceso de desintermediación que elimina la relevancia de los comerciantes de Paloquemao.

Es evidente que Frubana ofrece una propuesta de valor interesante para los diferentes restaurantes y agricultores que han decidido trabajar con ellos. La conexión ineficiente que se presenta entre el campo y los restaurantes resulta en una larga cadena de suministros que refleja menores ingresos para los agricultores y mayores costos para los consumidores finales. Por lo tanto, la reducción de estos costos de transacción presenta un impacto positivo sobre el bienestar de los actores involucrados, a excepción de los comerciantes de Paloquemao. Aunque no sea posible cuantificar el impacto que ha generado la presencia de plataformas alternativas como Frubana, es importante contemplar la posibilidad de que cada vez más restaurantes decidan digitalizar sus negocios y se abstengan de visitar las icónicas plazas de mercado como Paloquemao.

 

Comentarios