Parsimonia

Publicado el Jarne

El milagro de 8 apellidos vascos

Ha sido la película más taquillera de la historia del cine español. Con 7,5 millones de espectadores en un país de 46 millones y una recaudación de 44, 5 millones de euros en los tiempos de la piratería, la crisis y todas las catástrofes que arrasan el cine patrio. Abordamos la historia de esta película que ha roto moldes y algunos tabús y de la que aseguramos que seguirá dando buenas noticias.

Primero hay que ponerles en contexto. La verdad es que el cine español no siempre ha contado con buena prensa en su propio país. Sea por, según algunos, su baja calidad, su preferencia por abordar siempre determinadas temáticas como la Guerra Civil o su marcada tendencia izquierdista, no ha gozado del favor mayoritario del público. Por las razones que fuere, nunca ha habido una buena industria nacional que fuera capaz de tener un circuito fuerte y que conecte con todos los espectadores más allá de algunos directores o películas.

¿Por qué ha roto esta tendencia 8 apellidos vascos? Porque es una película sobre los españoles que rompe muchos mitos con humor. Habla sobre la relación entre una chica del País Vasco (Clara Lago) y un andaluz de Sevilla, Dani Rovira. La película aborda los tópicos más comunes -lo gomelos que son los andaluces, lo que cuesta tener sexo en Euskadi- con buen humor. Tampoco crean que esquiva los temas más polémicos: ETA, el nacionalismo vasco o el español también reciben los estoques que les corresponden.

Lo de desmitificar ETA y el nacionalismo vasco era algo que ya se había hecho. Un programa en la televisión autonómica vasca, Vaya Semanita, ya había tratado con un humor los temas que se recogerán después en esta película: la mitificación de lo vasco, la imposibilidad de practicar sexo con más de una fémina por allí o del conflicto. Aquel programa sirvió para crear un ambiente más distendido en unos momentos en los que todavía ETA mataba; era ya débil pero daba los últimos zarpazos.

De aquellos lodos estos barros; uno de los guionistas de 8 apellidos vascos es uno de los redactores de Vaya Semanita. La dirección se la dejaron a Emilio Martínez Lázaro. Martínez Lázaro es un director que sabe conectar con el público y que ya había tenido dos taquillazos con El otro lado de la cama, que trataba las infidelidades entre dos parejas a ritmo de música española. Él, es Dani Rovira un humorista muy conocido gracias a Youtube y ella, Clara Lago, ha trabajado desde pequeña en el mundo del cine y la televisión.

Otra de las fuentes de donde bebe Ocho apellidos vascos es de la película francesa Bienvenido al norte, con un planteamiento muy similar. A un cartero del sur, por azares de la vida, lo destinan a la costas francesas del Atlántico. El cartero va con todos los prejuicios sobre el norte que tiene un hombre del sur: mal tiempo, falta de luz, gente seria y rígida y demás. La historia cuenta sus andanzas por allí. También existe una versión italiana, Bienvenidos al sur.

El formato es exportable y  Hollywood ya ha comprado los derechos de la película. Harán el remake a su manera, pero con la misma idea de fondo: reírse de los estereotipos y aliviar los demonios familiares. No estaría mal que en estos tiempos que se habla de reconciliación, paz y conocer al otro hubiera alguna iniciativa parecida en Colombia. El país tiene ganas de pasar página y se merece unas risas tras este largo llanto en el que lleva sumido tantos años.

En Twitter: @Jarnavic

Comentarios