Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

Palabras a mi yo-sombra

0eef880a62c96d1b5ec01ad05c5f85b9-life-is-short-magical-photography

Por: Valeria Inés Barbero Obaid

Hoy voy a escucharte.

Quiero bucear en tu fondo insondable.

Quiero llegar al nudo del sollozo,

pájaro acurrucado

escondido en un puño.

 

Lo sé: quieres protegerme.

Bajo la voz glacial y la expresión adusta,

hay una niña frágil

que sólo quiere llorar,

hasta que el cansancio

se cuelgue de sus párpados

y llegue el sueño, como un bálsamo fiel.

 

¿Qué quieres?

 

Una Casa,

un Hogar,

un Refugio.

 

Un altar de memorias tangibles

donde invocar…:

la tierra que me vio nacer;

los primeros amores;

mi madre, omnipresente;

el río infinito;

los viajes (redenciones de mi yo-luz,

búsquedas y hallazgos fabulosos,

puertas a nuevos mundos).

Quiero aromas de la infancia

presentes en mi vida.

Quiero la madreselva del verano implacable,

Y aquel jazmín intenso

que encantaba a mi abuela.

 

¿Y entonces? ¿Qué te invoca?

 

Me invocan los olores inconfundibles,

oscuros, putrefactos,

que a veces me desvelan.

Me invocan largos tránsitos

en espacios cerrados.

La ausencia de silencio,

que es ruido y crispación.

Me invoca la imposibilidad de reencontrarme

con aquella que fui,

con quien quisiera ser,

con otras versiones de mí misma,

silenciosas, pacientes, ocultas,

esperando poder salir

y hacerse ver.

Queriendo ver el sol,

buscando ser.

 

Quiero abrir puertas,

compartir una mesa

y el pan, y la música.

Quiero hacer mis elecciones

acertadas o no, pero mías.

Entretejer la telaraña de relaciones,

a veces leve,

a veces fuerte,

pero, al fin, entramado intrincado

del cual somos nudo y cuerda a la vez.

 

En el día de hoy, mi yo-sombra,

yo te acojo.

Te permito transitar mis silencios,

expandirte y diluirte:

inspiración profunda, pausada exhalación.

 

Yo te acojo y te digo:

No temas.

Tal vez no tengas hoy tu altar como lo quieres;

los objetos perfectos,

las fotos de los viajes presidiendo la sala,

los muebles renovados,

dibujos de mamá, con sus ojos inmensos,

acuarelas de río ni fragante jazmín.

 

De vez en cuando la vida

simplemente

no sigue el curso de nuestros pensamientos,

rectos como caminos,

estrechos como sendas.

Pero te digo, mi yo-sombra,

segunda piel, hermano fiel:

El altar más hermoso

de luz inmaculado,

allí donde está todo:

estrellas, luna, sol,

jazmín y madreselvas,

amores y nostalgias,

ese hogar luminoso

está dentro de mí, intacto.

 

Cada día que pasa

abro, yo misma, de par en par sus puertas.

Como una bocanada fresca

el aire me estremece,

y el sol calienta todo mi ser.

Cada día que pasa

pinto nuevos colores en las paredes nuevas.

Escojo otros paisajes,

ordeno testimonios, recuerdos y memorias.

 

Día a día,

amorosamente

diseño y construyo,

cultivo y ordeno

Mi Casa,

hogar inexpugnable

espacio donde mi yo-sombra y mi yo-luz

se encuentran al final.

 

Más de Lloronas de Abril en https://www.facebook.com/lloronasdeabril/

 

 

Comentarios