Por: Milena Agudelo 

Aún no salgo del estado tan contradictorio en el que me dejaste.

Quizás nuestro encuentro furtivo fue una manera que tuvo la vida de mostrarme otras formas de sentir y amar, de dejarme ver esa parte que desconocía de mí, y que a pesar de las decepciones amorosas, pueden surgir cuando menos lo esperas.

Puedo decir que he amado, y mucho, pero nunca sentí pasión.

Una palabra sobrevalorada y realmente poco realista en tiempos donde la vida va muy deprisa y las emociones son tomadas a la ligera.

Creí que amar era suficiente, pero cuando te vi, comprendí que el deseo y la lujuria causan estragos cuando se activan al mismo tiempo. Me despertaste tantas cosas que causaron confusión en mi mente, en mi cuerpo y en mi corazón.

Ese encuentro a escondidas cambió mi visión como mujer.  Entendí que no está mal tomar la iniciativa cuando alguien te mueve el piso; no está mal olvidarse de las etiquetas para darle rienda suelta al deseo; y mucho menos, está mal que dos personas se olviden de todo para ser uno solo en una primera noche.

Avatar de Adriana Patricia Giraldo Duarte

Comparte tu opinión

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas

Loading…


Todos los Blogueros

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.