El Magazín

Publicado el elmagazin

Reggae desde la ciudad dulce (Emergentes XX)


Katherinne Castañeda
@K4TH3CC

Jammin Sound nació en la ciudad dulce, como se le conoce a Floridablanca –municipio de Santander– en 2012. Es una banda de reggae con influencias de la música isleña, el dance hall y la música colombiana.

La agrupación está compuesta por diez integrantes, pasando por instrumentos de viento como la melódica, el saxofón, trompeta, batería, cajón peruano, teclado, cuerdas y coros. Jammin Sound tiene su comienzo en una sesión de ensayos. Ha intervenido en varios festivales regionales, además ha fomentado la participación de otras agrupaciones en sus eventos.

Por otro lado, aunque Santander tiene una riqueza musical muy grande, el reggae no es común entre los géneros que suelen encontrarse en la región. Quizá una de las razones por las que no hay muchas bandas de este tipo es porque es muy difícil encontrar espacios o recibir el pago adecuado para una agrupación que sobrepasa las siete personas.

Tener una banda numerosa implica ventajas y desventajas, pero por lo general es una desventaja. Algunos de los obstáculos a los que se enfrentan las emergentes son la problemática de tener que pagar para poder tocar, no recibir ninguna remuneración porque los organizadores de los espacios se escudan en que les están haciendo un favor a los músicos, cuando ellos se benefician de la asistencia del público.

Lamentablemente en Colombia ser independiente es muy difícil. Existen lugares que cobran a los artistas desde $200 mil hasta $1’800.000 por prestarles el espacio. Lo paradójico es que el artista termina tocando para pagar la cuota que impone el dueño del establecimiento. Ojalá los artistas terminaran por denunciar este tipo de injusticias. Y que los que apoyan la música encontraran formas de aliarse para que todos ganen y sea una banda autosostenible.

Pese a las dificultades que implica tener un grupo grande, Jammin Sound está comprometida con lo social. Muchos de los temas están dedicados a la política, lo ambiental, la infancia y los derechos humanos. Los jóvenes dicen manifestar sus inconformidades a través de sus canciones. Incluso tienen un tema llamado Guerra y paz sobre el conflicto y el proceso de paz.

El guitarrista del grupo, Edward Navarro, afirma que lo que ellos hacen con la música es llevar un mensaje. “La paz no se construye en La Habana, la construimos cada uno de nosotros haciendo música. Colombia debería tener otra cara para mostrar, la cara de la música. Jammin Sound es música para sentirse bien”.

Son muchas las influencias que emergen del sonido de Jammin Sound. Según otro de los integrantes, Édison Rodríguez, la banda prefiere el reggae latinoamericano. “Los instrumentos de viento generan otro tipo de armonía, la percusión es diferente. Es totalmente distinto a la música anglo”.

Ellos consideran que el reggae es una forma de vida y es un instrumento para generar conciencia. Los ritmos tranquilos de su música transportan a estados de felicidad y alegría, así buscan llegar a los espectadores.

“El reggae es muy espiritual, te permite decir lo que muchas veces otros géneros no te dejan expresar”, agrega Rodríguez.
Tierra y alma será su próximo trabajo discográfico, en el que llevan trabajando casi tres años. Estará compuesto por diez canciones y esperan lanzarlo a principios de 2016.

Comentarios