El Magazín

Publicado el elmagazin

«Nada de esto es un sueño»

Exposición de fotografías de Juan Rulfo. Universidad de Los Andes. Fotografía: Joana Toro
Exposición de fotografías de Juan Rulfo. Universidad de Los Andes. Fotografía: Joana Toro

Paseo por la Exposición de fotografías de Juan Rulfo. (Universidad de los Andes, 7 septiembre-7 octubre 2010)

Aquiles Cuervo *

Se pueden apreciar en este momento en Bogotá, por primera vez, 115 fotografías del escritor mexicano Juan Rulfo. Son sólo una breve (pero sustanciosa) parte de su inmensa obra como fotógrafo (más de 7000 tomas). 

Una tarde de septiembre caminaba distraído por el centro de la ciudad. No se oían ladrar a los perros. Llevaba a cuestas ciertos recuerdos y ciertos aires melancólicos que siempre me hacen evocar unas montañas y unos rostros cubistas grabados en piedras épicas y olvidos sagrados. Entonces recordé la exposición de Juan Rulfo y me dirigí hacia allá. Pasé toda la tarde en ese refugio intempestivo, rodeado de “músicos, ferrocarriles, feligreses, arrieros, jinetes, puentes, incendios, templos, arrieros, navegantes…”
Y vi ciertos ojos (los de María Felix), y vi ciertas manos (arrieros en el camino) y vi inciertos Faunos (Alicia en los Alcahuetes) y tantas ruinas….
Y vi ante todo, caminantes y caminos. Ante todo miradas extraviadas y de extrañamiento.

"Barra de adobe" de Juan Rulfo. Fotografía: Joana Toro.
Exposición de fotografías de Juan Rulfo. Universidad de Los Andes. "Barra de adobe" de Juan Rulfo. Fotografía: Joana Toro.

Y fueron haciéndose todos espectros. Espectros que “no oyen ladrar a los perros”…

Y vi ante todo, una mirada. La mirada del fotógrafo que se instala sutilmente en los paisajes sin interrumpir ninguna ceremonia. Sin alterar ninguna erupción…

Y vi ante todo,  todos los silencios de Rulfo, que siempre son multitud…

“Nada de esto es sueño” es el título de una de las fotografías, una imagen que prefigura de alguna forma los sueños y las vigilias de David Lynch. Metáfora de la libertad como un combate permanente contra nuestros propios sentidos e imagen eterna de la espera, es decir, de la muerte. Para mí, la exposición es un paisaje de sombras animadas. Es una linterna mágica suspendida en el tiempo. Es un viaje sin technicolor a través de los relieves de las almas más recónditas. Un viaje lleno de faros que no alumbran a nadie. Un viaje donde los viajeros ululan entre la vigilia y el sueño y, nosotros, también retratados por la composición de las imágenes y por la luz (o las sombras) que interponemos entre los espacios vacíos de los corredores de la sala, sólo podemos movernos hacia el adentro de esos destellos de vida, firmados por Rulfo…

Exposición de fotografías de Juan Rulfo. Universidad de Los Andes. "Campesino con yuta" de Juan Rulfo. Fotografía: Joana Toro.
Exposición de fotografías de Juan Rulfo. Universidad de Los Andes. "Campesino con yuta" de Juan Rulfo. Fotografía: Joana Toro.

Así, viendo las fotos de Juan Rulfo, uno sale a la calle y si es viernes al final de la tarde y ya suenan los viejos sones del Goce Pagano, a la vuelta del Edificio donde están expuestas estas fotografías memorables, puede uno seguir sus sentidos y decirse, como Rulfo, después de todo “quedará alguna esperanza”…y volverse así un espectro casual de otras miradas, de otros paisajes, de otros yos pasados…

Y mientras me alejaba, pensaba en Luis Cernuda y en sus poemas, “variaciones con tema mexicano”…pero llegó a mí sólo un fragmento imperfecto de otro de sus poemas, “el viajero”:

“…si ahora

Tu sueño al fin coincide

Con tu verdad, no pienses

Que esta verdad es frágil,

Más aún que aquel sueño”…

Y ya bien decía Rulfo, “nada de esto es sueño”…

————————————————————————————————————
(*) Colaborador, extraña el viejo Magazín Dominical y acostumbra a contar las horas frente al reloj de la Iglesia de las Nieves en Bogotá. Escribe cuentos en diversas revistas latinoamericanas. Su primer libro de cuentos (a publicarse algún día) se titula: “Marañones del Chocó”.

Comentarios