El Magazín

Publicado el elmagazin

Literatura y diversidad (A propósito del 12 de octubre)

marcha arhuaca

Foto por: Paola Pirela

Por: Camila Melo 

Somos ciudadanos del mundo, quizás nos hemos alejado de lo esencial, de nuestras tradiciones  debido al constante bombardeo de mensajes en diferentes medios: comunicación, redes sociales, la academia, los consumos culturales, la religión. La globalización ha ampliado nuestro espectro, fronteras que antes parecían instaurar límites inamovibles, ahora parecen frágiles e invisibles, dándonos acceso a cuestionar realidades lejanas. Es a partir de esta realidad contemporánea que es vital reflexionar la manera en que esa capacidad de percibirnos como seres globales, quizás ha deformado el acercamiento o interés por lo propio, por nuestros raizales, por nuestro patrimonio cultural.


Ante procesos educativos donde priman factores como la cobertura antes que la calidad, se ha querido estandarizar lo que se debe o no debe saber, y nunca se ha pensado en la recuperación de nuestros conocimientos ancestrales, no sólo para las minorías en caso de los indígenas, afros y romaníes, sino para nosotros mismos. Por esta razón, La historia de nuestro joven continente es fundamental para enfocar y enrutar a nuestros niños en un contexto sobre sus orígenes. Parte de nuestra herencia ancestral puede ser ajena en la educación tradicional, por eso es interesante que sea a través de mitos y leyendas que niños y jóvenes exploren estos territorios desconocidos, que conozcan de dónde provienen muchas de nuestras tradiciones, hábitos y la forma en que se organizan nuestras sociedades contemporáneas.

Hablar de etnias, es resurgir sobre lo esencial. Nuestros pueblos amerindios dotaron de fuerza muchos de nuestros procesos históricos y a partir de actos de resistencia civil, social y cultural, lograron que nuestros países conservaran lo innato y lo propio, a pesar de los múltiples aportes de los españoles y su conquista.  La literatura es un camino fraterno y honesto para que podamos explorar a través de las páginas cómo se gestaron los procesos de civilización, para comprender cómo se han estructurado las dinámicas en nuestras sociedades actuales, pero lo más importante para reconocer nuestra identidad como ciudadanos que abrazan lo global, enunciados desde lo local.

Comentarios