El Magazín

Publicado el elmagazin

HATOGRANDE (EMERGENTES XVI)

Por: Mónica María Castrillón Castro

 En Antioquia, a las extensiones considerables de terreno con vocación agrícola y ganadera, se les conocía anteriormente como hatos. Uno de los municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá se llamó Hatogrande, hoy llamado y conocido también como Girardota.  En este municipio se criaron todos los integrantes que conforman actualmente la agrupación musical, que lleva por nombre Hatogrande, dedicada a recrear las músicas de tradición popular de Colombia y Latinoamérica.

 Hatogrande surgió en el año 2008 como iniciativa de Víctor Hugo Castro Alzate, en el piano, y Carlos Andrés Zapata Gil, en las cuerdas tradicionales, quienes decidieron invitar a Eliana Piedrahíta para que cantara. Empezaron tocando algunos temas tradicionales de la música colombiana y asistieron a un par de festivales de aquella época.

 En el año 2009, ingresó William Felipe Palacio Villa en la percusión, voz, vientos andinos y, principalmente, en el clarinete; por esta época también se sumó al proyecto su amigo y compositor antioqueño, Fred Danilo Palacio Villa, hermano de William, cuya colaboración resultó muy importante para la agrupación.  Fred Danilo Palacio había egresado de la Escuela Popular de Arte, más conocida como la EPA, institución que actualmente ya no existe.

 En el año 2010 sienten la necesidad de enriquecer la sonoridad, salirse un poco de los instrumentos tradicionales y deciden invitar a John Edison García Castro, conocido cariñosamente como “el chato”, quien cumplía con lo que ellos buscaban, afinidad desde lo personal, pues era uno de sus buenos amigos y además, tocaba el bajo eléctrico. La agrupación tarda entonces dos años en consolidarse.

 Posterior a su conformación, deciden grabar su primer disco, llamado Estampas, cuyas obras son todas de Fred Danilo Palacio, y el cual es posible gracias a una beca de creación artística de la Alcaldía de Medellín.

 Hatogrande realiza un recorrido por el acervo musical latinoamericano; ilustra la transición de las músicas tradicionales y populares, entre el campo y la ciudad, entre el ayer y el ahora, entre la luz y la sombra.  Refleja un ambiente cálido, romántico, acogedor y dulce, que contrasta, a su vez, con los momentos de rabia, dolor y angustia, lo que genera un viaje lleno de sensaciones, alimentado además por la versatilidad instrumental y puesta en escena.  No es una apología a la antioqueñidad ni a la colombianidad, pese a tener muchos elementos tradicionales. No es este el concepto que quieren dar a conocer, comenta William Palacio.

 Cuenta la historia propia que no hay que rescatar porque está viva, es música de todos.  Un ruiseñor, el agua al caer, el abrir de una rosa, el silbar del viento, también la tradición de los pueblos llena de melancolía y nostalgia, amor y desamor, jolgorio y goce,  sus jergas, texturas y colores, azul de litoral, verde de llano y selva, polvo en las urbes, tráfico, muerte y desplazamiento, son los lugares que hacen parte de las músicas y las estampas de Hatogrande.

 El grupo graba un segundo trabajo llamado Con-cierto tiple, como un proyecto derivado de una propuesta académica e investigativa que gira alrededor del  instrumento nacional colombiano, el tiple, y el cual es posible, también, gracias a otra beca de creación artística de la Alcaldía de Medellín.  En dicho trabajo participó otra cantante, pues Eliana Piedrahíta se retiró por razones personales y profesionales.  Sin embargo, en la actualidad tampoco está la cantante que grabó en este segundo disco.

 Los integrantes del grupo actualmente son: William Felipe Palacio Villa en la percusión, el clarinete, los vientos andinos y la voz; Carlos Andrés Zapata Gil en la bandola, el tiple, la guitarra y el cuatro; Manuela Castro Alzate en la voz principal;John Edison García Castro en el bajo y los vientos y Víctor Hugo Castro Alzate en el piano y la melódica.

 William Palacio es egresado del programa de licenciatura en música de la Universidad de Antioquia, con énfasis en clarinete; Carlos Andrés Zapata Gil es egresado del mismo programa y universidad, pero con énfasis en plectros o cuerdas tradicionales; por su parte, Víctor Hugo Castro y John Edison García son estudiantes del mismo programa y universidad, con énfasis en piano y contrabajo respectivamente.  Manuela Castro Alzate, hermana de Víctor Castro, es egresada de la Escuela Superior Tecnológica de Artes Débora Arango, del programa de música con énfasis en canto. Ella desde hace tiempo quería pertenecer al grupo, pero inició su proceso musical después que ellos, por lo cual se tomó el tiempo para estudiar y audicionar cuando viera la oportunidad de pertenecer al mismo. Fue entonces cuando la llamaron de contingencia para un concierto, y así se quedó con ellos.

Los integrantes de Hatogrande tuvieron influencias de los ritmos tradicionales colombianos y latinoamericanos; en su adolescencia pertenecieron a estudiantinas y hacían folclor. Todo esto, partiendo de los referentes musicales familiares, que se escuchaban en vivo y en la radio, como es tradicional en las familias antioqueñas, principalmente asentadas en los pueblos. Su gusto también nace de la exploración de los diversos instrumentos y músicas del mundo. Aunque les gustaban los ritmos, no los diferenciaban, sin embargo en su paso por la casa de la cultura de Girardota y el pertenecer a las distintas agrupaciones, les ayudó a definir parte de su actual quehacer musical.

Hay que resaltar que otros géneros también alimentan lo que hace la agrupación, pues resulta siendo una síntesis de lo que los ha influenciado a todos, en su paso por la academia y en su vida personal, por lo cual también se encuentran algunos elementos del rock y del jazz.  El formato implica, por ejemplo, que no todos los instrumentos sean colombianos y lo que hacen son aires que recrean la tradición, mas no son los típicos temas convencionales o de antaño, tampoco son una estudiantina, así tengan elementos presentes. Por esto mismo, han perdido el afán de categorizarse o clasificarse dentro de un solo género, pues resultan siendo creaciones a su propio estilo.

 Hatogrande desarrolla una propuesta coherente y sólida, con una excelente calidad interpretativa, coherente con las nuevas estéticas y propuestas de las músicas populares y tradicionales. El trabajo de la agrupación ha sido reconocido en importantes escenarios nacionales, regionales y locales y se proyecta en otras latitudes. Actualmente proyecta su trabajo en los  diferentes certámenes y escenarios de la región y del país, así  como en el contexto internacional. Para finales del año 2015, será lanzada su tercera producción discográfica llamada “Esquina Sur”, un CD doble que abarca parte de lo que han realizado, con otras versiones y composiciones nuevas de algunos de sus integrantes.

Entre el 15 de junio y el 2 de julio del presente año, representaron a Colombia en Francia en el  marco de una convocatoria del ministerio de Cultura, de becas de circulación internacional y en modalidad de cofinanciación, para lo cual realizaron conciertos para conseguir recursos.  La invitación fue realizada por parte de la Meloteca, una institución radicada en la ciudad de París, la cual trabaja en la circulación y dinamización de las músicas del mundo.  Este, su primer viaje al exterior como agrupación, fue una experiencia bonita y enriquecedora, donde pudieron hacer el preestreno de su tercer disco, el cual lanzarán próximamente en Colombia.  Las presentaciones fueron emotivas, “fue como un alivio para nosotros llevarles un pedazo del país allá” comenta Carlos Andrés Zapata.

Comentarios