El Magazín

Publicado el elmagazin

El primogénito

'We need to talk about Kevin'
'We need to talk about Kevin'

Lorena Machado Fiorillo (*)

Hay una rata en el triturador de comidas dando vueltas, una pelota roja de plástico que no rueda cuando debe, un pediatra que dice que no existen indicios de problemas, están las paredes rayadas, el coche estático al lado de un obrero que maneja un taladro con el fin de que el bebé deje de llorar, de que se calle de una vez por todas, pero el lloriqueo se hace agudo, el exaspero sobrepasa el nivel normal de decibeles y ese bebé es el mismo que después se masturba frente a su madre sin rastro alguno de vergüenza. Su nombre es Kevin.

En los primeros minutos de ‘We need to talk about Kevin’ (‘Tenemos que hablar de Kevin’) se proyectan imágenes que duran poco, relámpagos de escenas a favor de la confusión, Tilda Swinton con el pelo largo, corto, de colores, Tilda Swinton en una agencia de viajes, en el hospital, en un carro manejando lo más rápido que puede, Tilda Swinton en silencio, mirándolo fijamente sin parpadear, corriendo desesperada, Tilda Swinton recibiendo un puño de una señora apenas sale del supermercado, embarazada, sumergiendo la cabeza en agua. Ese elemento del juego temporal resulta fascinante y le imprime a la narración unos saltos propicios mediante transiciones con sentido que constituyen uno de los mayores aciertos de la película.

‘We need to talk about Kevin’, de la escocesa Lynne Ramsay, pone a la actriz inglesa ganadora del Oscar Tilda Swinton en un papel absolutamente desgastante y frágil, mientras su personaje se desenvuelve en una historia que plantea la relación amor-odio entre un hijo y su madre, con escenas fuertes, con una música que no marca diferencia, casi sin diálogos, que reta justamente al reparto, a que las miradas hablen, a que la impotencia permee el entorno y haya a su vez una estela de temor en la que uno no sabe quién asesinará a quién a pesar de intuirlo, ni quién será capaz de lanzar la flecha, de enterrarla hasta lo más profundo y en vez de arrepentirse, alcanzar la gloria.

Basada en una novela, la cinta llega a obviar varios detalles del argumento y aunque quedan interrogantes sin resolver, permite contemplar el relato de manera lineal, produce un revoltijo de sensaciones que devienen en la mente de un niño que crece y se forma como psicópata, un Kevin hastiado, retraído, cruel, hipócrita, absorto en la idea de atacar a su mamá, de causarle sufrimiento y arrastrarla a la humillación pública, a la locura, a la dependencia, a la soledad. Como dijo el crítico del New York Times, A. O. Scott, “Ramsay, con implacable ingenuidad, crea un ambiente de terror profundo y una aguda sensación de anticipación, en la que nos permite pensar qué viene para luego impactarnos con todo el grado de nuestra ignorancia.”. La Academia, sin embargo, guardó silencio.

Reparto: Tilda Swinton, John C. Reilly, Ezra Miller.

——————————————————————–
(*) Periodista de El Espectador, es la coordinadora de El Magazín y publica una columna sobre cine cada sábado en la versión del iPad de El Espectador.

Comentarios