El Hilo de Ariadna

Publicado el Berta Lucia Estrada Estrada

EL AGENTE NARANJA

A la hora del alba
en el último segundo naranja
allí, donde el sol copula con la luna,
el aire se fracturó,
el naranja del horizonte
dio paso a multitudes de tonos amarillos,
rojos, azules, morados
mi cuerpo,
transportado por una fuerza titánica,
se elevó en el aire,
voló dejando tras de sí
los retazos de mi pierna izquierda,
el polvo se apoderó de mis pulmones,
mis ojos se extraviaron en una nube de detritos,
sentí como la tea, otrora mi cuerpo,
viajaba a la velocidad de la luz
y caía en el fondo de un abismo,
en el averno de la inconsciencia humana

Estaba a mil vidas del mundo que era el mío
¿Cómo regresar?
¿Acaso existía el regreso?
¿Qué caminos se toman en el aire,
cuándo siempre se ha vivido con los pies en la tierra,
en el lodo, en las arenas movedizas?

Berta Lucía Estrada Estrada

Comentarios