El Hilo de Ariadna

Publicado el Berta Lucia Estrada Estrada

CUANDO LOS PRELADOS MALDICEN, UNA OFENSA MÁS DE LA IGLESIA CATÓLICA

vaticano

En días pasados el Vicario de Asuntos Económicos de la Arquidiócesis de Manizales, el Presbítero Octavio Barrientos, ante la condena a la Iglesia por el caso de pederastia de uno de sus curas no encontró otra forma de eludir la grave situación que la de ponerse de víctima y maldecir a la justicia y al abogado defensor de dos niños violados por uno de sus curas. [1].

Ofensa es…

Ofensa es la terrible máquina de la Inquisición.

Ofensa es la cacería de brujas instaurada por la Iglesia.

Ofensa son las Cruzadas.

Ofensa son los miles, posiblemente millones, de niños violados por curas pederastas.

Ofensa es haber protegido a cientos de curas pederastas y simplemente haberlos cambiado de parroquia.

Ofensa es haber protegido a un depredador como Marcial Maciel, entre tantos otros.

Ofensa es perseguir a los homosexuales.

Ofensa es negarles a los homosexuales la posibilidad de tener una familia.

Ofensa es perseguir a las mujeres, condenarlas al ostracismo e impedirles que tengan los mismos privilegios que sus homólogos masculinos ; sobre todo en el seno mismo de la Iglesia.

Ofensa es haber negado durante siglos la educación de las mujeres.

Ofensa es haber relegado a la mujer a la cocina y al cuidado de los hijos ; como si esa fuera su única labor en la familia y como si el cuidado de los hijos no fuese también una obligación del padre.

Ofensa es hacer de la virginidad de la mujer un camino a seguir.

Ofensa es promulgar la sumisión y devoción de las mujeres como única posibilidad de salvación eterna.

Ofensa es la misoginia y machismo de la Iglesia.

Ofensa es olvidar que somos seres sexuados y mamíferos.

Ofensa es condenar el aborto.

Ofensa es condenar la planificación familiar.

Ofensa es prohibir el uso del condón en países africanos donde el sida es casi que una peste.

Ofensa es prohibir las relaciones sexuales libres y consensuadas.

Ofensa es excluir de la Iglesia a los divorciados.

Ofensa es negar sepultura a los suicidas.

Ofensa son los lazos non sanctos entre el Vaticano y la mafia; léase Banco del Vaticano.

Ofensa es que el Banco del Vaticano tenga el segundo tesoro más importante del mundo.

Ofensa es que el Banco del Vaticano sea accionista de Zara.

Ofensa es el fausto del Vaticano.

Ofensa es que la Iglesia sea la propietaria de los mejores edificios en todo el mundo, la mayoría de ellos habitados por cuatro o cinco religiosos.

Ofensa es que la mayoría de edificios del centro histórico de Lima sean propiedad de la Iglesia que se niega a restaurarlos y los tiene como viviendas insalubres donde los más pobres viven en condiciones de hacinamiento, disputándose un mendrugo de pan con las ratas.

Ofensa es tener todavía la figura de un papa como si se tratase de un rey medieval ; o en el mejor de los casos como si se tratase de emular a Luis XIV, conocido como el rey sol.

Ofensa es el papel que jugó la iglesia en la II Guerra Mundial.

Ofensa es haber apoyado las dictaduras del Cono Sur y La Violencia partidista en Colombia.

Ofensa es haber estado del lado de Mariano Ospina Pérez o de otros políticos de extrema derecha que tienen un largo historial de abusos de poder y de violación de los Derechos Humanos;  y seguir apoyándolos como pasó con el plebiscito cuando se pusieron de parte del NO.

Ofensa es haber alimentado el racismo durante siglos. Fray Bartolomé de las Casas fue uno de los que promulgó la trata de esclavos proveniente de África.

Ofensa es que haya tan pocos cardenales negros y ningún papa negro.

Y podría seguir y no terminaría…

La Iglesia Católica y su ideología de extrema derecha son una ofensa.

  1. http://www.semana.com/nacion/articulo/polemica-en-manizales-sacerdote-maldijo-a-abogado-que-defendio-caso-de-pederastia/538138

Comentarios