Distrito Sonoro

Publicado el ayeemeyberg

Tattoo Music Fest 2015: Aventuras machistas en el Mundo Rock

tattoo music fest

Fecha: 19 de Julio de 2015

Lugar: Royal Center, Bogotá, D.C.

Hora de los hechos: 6:00 p.m.- 11:30 p.m.

Consideraciones Iniciales: 

El Tattoo Music Fest 2015 fue un evento de gran originalidad en el cual se le dio espacio a corrientes artísticas y estéticas no c0nvencionales y en el que de manera especial se visibilizaron el arte del tatuaje y la movida comercial que alrededor de éste se desarrolla. En este evento se dieron cita amantes de una moda llamativa cimentada en el tatuaje,  el rock y la irreverencia y no dudaron al dar rienda suelta a sus mejores pintas.

La música no faltó  y brilló con fuerza de la mano de una buena programación de  talentos locales  con gran potencial. Diversas corrientes del rock pesado sonorizaron el festival con gran poder  y sin duda sobresalieron del resto de actividades del festival.

El Tattoo Music Fest  es una apuesta valiosa para una escena urbana que se fortalece cada día y además da muestra de la iniciativa emprendedora de su equipo organizador, que evidencia el aprendizaje y determinación al adelantar sus proyectos, que además se convierten en plataformas de circulación para artistas locales y nacionales.

Acá una muestra de la banda Surviving in a World que dejó un muy buen sabor en el público por su fuerza y excelente acople.

Puntos (muy) Débiles:

  1. El lugar (Royal Center) : No es la primera vez que se «sufre» un evento en el Royal Center. Lo dicho;  es el lugar con la peor acústica de la ciudad. Hacer un evento de música en este espacio no es sólo la peor idea del mundo, es además una afrenta al público que paga una entrada con la ilusión de disfrutar de sus bandas favoritas. Por si fuera poco, el Royal Center es un lugar cerrado con escasa ventilación, el único «aire» que se respiró durante toda la jornada fue el del humo de cigarrillo de numeras personas sin ningún respeto por los demás que consideraban muy «cool» fumar en espacios cerrados o en la entrada del recinto como si el humo no fuera a entrar al lugar. Eso, sí, (jajaja) fueron las primeras en gritar con gran convencimiento «fuck cáncer» cuando el vocalista del Koyi K Utho presentó el nuevo álbum de la banda, hecho en homenaje a su madre, quien falleció por esta enfermedad.
  2. La logística general del evento: El evento duraba dos días. Cada día se abrían puertas desde las 11:00 am  hasta más allá de la media noche. ¡¡Y NO SE PODÍA SALIR, PORQUE NO DEJABAN VOLVER A ENTRAR AÚN CUANDO TUVIERAS LA MANILLA!! ¿¿A QUIÉN SE LE OCURRE SEMEJANTE SOMETIMIENTO AL PÚBLICO ASISTENTE?? Es entendible que quieran tener un control sobre ingresos y tiquetería, pero si no van a dejar entrar a nadie que haya dejado el recinto, por lo menos preocúpense porque el lugar tenga espacios de descanso donde sentarse, puntos de hidratación, y puntos de venta de comida que no sean sólo perros calientes con embutidos radioactivos y salsas de pésima calidad y gaseosas. Es casi que criminal con los asistentes, condenarlos a comida perjudicial para la salud o a muerte por inanición.
  3. Manejo de Tiempos y Programación: Si se tomaron el trabajo de construir y difundir la programación del evento, el mínimo esperado era que se respetaran los tiempos, horarios y orden estipulados. Pero bueno, por el contrario, la programación se corrió casi una hora, y el orden no se respetó. Se suponía que harían la «recepción» de trabajos de tatuadores a las 7:00pm  antes de la banda Surviving in a world, y que a las 9 p.m. harían la premiación para darle  paso a las 10:00 pm a Koyi K Utho y finalmente Supuration con aparición especial de la Mujer Vampiro. Como si fuera de poca gravedad, Koyi K Utho terminó tocando casi a las 11 p.m. después de una premiación de tatuajes ETERNA que se hizo sin tener en cuenta al público. No contó con pantallas, no contó con amplificación, ni siquiera se mostró el material que estaba siendo evaluado al público presente, que además ni siquiera tenía dónde sentarse mientras esperaba a ver si algún día lograba ver a Koyi K Utho.

Las Aventuras Machistas del Tatto0 Music Fest 2015:

  1. Categorización machista para la premiación a tatuadores y tatuadoras: Resulta que a los organizadores se les ocurrió la «genial» idea de categorizar los trabajos de los y las tatuadoras para la respectiva premiación de la siguiente forma: color, sombra, oriental, libre, neo -tradicional y mejor tatuadora. (jajaja) que manera tan condescendiente de premiar a las tatuadoras ¿no?, pobrecitas, no se pueden enfrentar con los tatuadores del evento. Que pesar avergonzarlas pues su escaso nivel, se vería aplastado al competir con ellos.-nótese tono irónico-
  2. KOYI K UTHO y sus comentarios machistas:Esta fue la parte más dura y decepcionante de la noche. Cientos de mujeres esperábamos con ansias al presentación de la banda, fieles y con mucha energía muchas chicas alentaban a su banda favorita con gritos y aplausos. No es que hubiera mucho público, seguramente el cansancio había cobrado su cuenta y mucha gente había dejado el lugar. El caso es que aproximadamente 4 comentarios de la banda terminaron de desmoralizarme y quizá a algunas cuantas más con consciencia de género. Acá unos de los que se grabaron en mi memoria. Así sucedió: La banda estaba al parecer muy decepcionada y molesta con el público porque no oían gritos y aplausos «suficientemente fuertes» por lo que arremetieron con: «¿Qué pasa hijueputa, sólo vinieron hembras o qué?»; inmediatamente los hombres del público saltaron y se rieron a carcajadas, que vergüenza que los compararan con mujeres, ¿no?, Avanzado el show, las mujeres seguíamos liderando en el público, lo cual le parecía increíble a vocalista de la banda,¿ a quién se le ocurría que Koyi K Utho era una banda para mujeres?, preámbulo para la segunda arremetida del vocalista: «No puedo creer que las nenitas de acá les estén ganando,¡ a ver! ¿qué pasa?»; Señor don Ze Ro, no sólo podemos gritar más fuerte en un concierto de ustedes, conozco también varias mujeres que le ganan con creces a usted cuando de guturales se trata. Mire a ver si toma unas clasesitas con Melissa Cross, o se hace unas colaboracioncitas con Angela Gossow o Alissa White-Gluz, quizá pueda entrernarse a ver si logra una mejor proyección vocal y deja de tener guturales ahogados, quizá le quede más fácil entrenarse con Karina Ortega de Sacred Goat.  Como si no le pareciera suficiente al señor, seguía indignadísimo con su público femenino a lo que exclamó «Se vinieron todos en falda… ¿qué pasaaaa?» Pues sí señor, por más decepcionante que le parezca, la mayoría de personas en el público estaban en falda, en falda con piernas fuertes y recién tatuadas, en piernas fuertes saltando para alentar su banda, en faldas todas las mujeres que compraron su álbum nuevo y que quizá coleccionan su discografía entera. Cuídese la lengua, no vaya ser que toda su fanaticada femenina se canse de apoyarlos para ayudarlos a conseguir su tan ansiado público masculino y fuerte. Quizá eso les ayude con sus ventas. Esperemos que en Rock al Parque por lo menos tengan en cuenta que es un festival público, abierto y democrático y se ahorren sus comentarios misóginos y excluyentes.

Comentarios