El Magazín

Archivo junio 2014

Publicado el elmagazin

El fatídico penalti

baggio2.jpgCon razón les dicen locos Los penaltis pueden decidir la gloria de un futbolista o su condena. Unos dicen que es asunto de suerte, otros, que son una ciencia. Cientos de investigaciones han arrojado sus respectivas conclusiones. Sin embargo, en el momento de le ejecución las tensiones y los miedos... Ver post completo.

Publicado el elmagazin

Obdulio Varela, el fantasma del Maracaná

maracanazo.jpgFernando Araújo Vélez “Cumplidos, si nos hacen cuatro o menos”. La frase del directivo fue una cuchillada para Obdulio Varela, que lo miró, lo sopesó, lo odió, pues odiarlo era una manera de odiar a las 200 mil personas que afuera, en las tribunas del Maracaná, gritaban como poseídos... Ver post completo.

Publicado el elmagazin

Nobby Stiles, el precursor de Luis Suárez

stiles.jpg  Fernando Araújo Vélez  Antes de salir a la cancha, luego de los últimos conceptos, de las rondas de motivación, de los himnos y demás, Alf Ramsey llamaba aparte a Nobby Stiles. Le pasaba un brazo sobre los hombros, y al oído, muy en secreto, le decía a quién tenía que hacerle el... Ver post completo.

Publicado el elmagazin

Ecos del Maracanazo: Barbosa, el arquero maldito

ArqueroMaldito1.jpgEl dolor futbolístico más grande que ha sufrido Brasil en su historia fue la derrota de su selección en 1950 ante Uruguay en Río de Janeiro. Ese día, 16 de julio de 1950, varios de los jugadores que obtuvieron la copa Jules Rimet en 1970, juraron, siendo niños, tomar venganza. Ver post completo.
Publicado el elmagazin

Picasso a la luz de los científicos

23186941.jpgJuan David Torres Duarte Tras una serie de estudios con rayos infrarrojos, un hombre sentado —con tres anillos en la mano y un bigote copioso— apareció debajo del lienzo ‘La habitación azul’ del artista español. ¿Por qué tuvo que reutilizar un lienzo? Repaso a su vida en París y al... Ver post completo.

Publicado el elmagazin

Klose, el nombre de la desconfianza

klose.jpgFernando Araújo Vélez  Su destino fue el gol, y su salvación, desde que llegó a Kusel, Alemania, de Polonia y Francia, y no sabía una sola palabra de alemán. No tenía con quién hablar, y se la pasaba soñando con balones y triunfos y celebraciones y copas. Un día, en la escuela, el muchachito... Ver post completo.