Utopeando │@soyjuanctorres

Publicado el Juan Carlos Torres

Siempre nos estamos peleando

descarga-1

Dicen que no hay peor enemigo del colombiano que otro colombiano. Siempre nos estamos peleando, culpándonos de todo, somos carentes de sentido de unidad hasta en las cosas más triviales. Ni la selección Colombia, ni un reinado nos une porque apelamos al regionalismo, a las preferencias personales y al agravio.

Sólo llevamos doscientos años de historia y no hemos dejado de pelear: santanderistas con bolivarianos, centralistas con federalistas, conservadores con liberales, guerrillas con paramilitares, santistas con uribistas, los del “sí” con los “no”; entre barras de fútbol, entre clases sociales; nos enemistamos por pensar diferente. No hemos aprendido a convivir aún, ¡que no necesitemos doscientos años más!

Una sociedad civilizada, de esas que llaman del primer mundo, en instantes como los actuales, donde rememoramos el miedo por el terror de los 90´, respondería unida, rodeando a sus instituciones, defendiendo sus derechos y protegiendo la vida de los suyos. Izaría la bandera de la solidaridad.

Nosotros en cambio, no hemos dejado de culparnos los unos a los otros de cada infortunio, de sacar provecho político, de irrespetar el dolor ajeno, de satisfacer nuestros egos, de capitalizar la incertidumbre alimentada por el miedo, y de desvelar el odio refrendando la abyecta proclividad a ser violentos como los que decimos despreciar; desde las trincheras de escritorios, teclados y esquinas de barrio se urden señalamientos mutuos y censuras que nos sumergen, sin darnos cuenta, en un camino sin salida, como el que proponen los que buscan sembrar el terror.

Y ha sido tal el grado de confusión y vileza que, en provecho de la desgracia, hemos desarrollado la habilidad de endosar responsabilidades, fungir de jueces y de versados investigadores, antes que desarrollar el sentido de pertenencia por lo nuestro, por nuestras instituciones, nuestras autoridades y nuestros derechos; porque nos olvidamos que son nuestros; de todos, incluso de los que piensan diferente y están sentados con nosotros en la misma mesa y comparten el mismo dolor.

Mientras nos desgastamos odiándonos, buscando culpables por doquier de las causas y consecuencias del terror y miedo que hoy nos embarga, por ahí están los verdaderos responsables burlándose tal vez de nuestra irracionalidad. Olvidamos que nuestras diferencias en las adversidades como en el éxito, son las que nos condenan al subdesarrollo en todos los órdenes de la sociedad. Tal vez no veremos una marcha contra los violentos donde quepamos todos, porque somos una sociedad fragmentada en colores políticos, declarada irreconciliable y polarizada por los egos de pocos.

Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa, ahora no es el momento de resaltar los errores de las autoridades ni de hacer proselitismo político con la tragedia, ya habrá tiempo para todo lo demás; ahora es el tiempo de la unidad, no podemos permitir otra vez el arraigo del terror y la incertidumbre; y para ello debemos respaldar los esfuerzos de quienes están al frente intentando resguardar nuestra integridad y anteponiendo sus vidas por las de nosotros.

El enemigo no es el Estado ni la Policía, no somos nosotros, es la delincuencia, es el terrorismo, la ignorancia y la desigualdad; las grandes naciones europeas y aún la nipona resurgieron de sus cenizas después de la devastación y de la guerra fratricida, porque entendieron que la unidad era el camino, debemos aprender de sus aciertos.

Twitter: @soyjuanctorres

www.soyjuanctorres.com

 Fotografía cortesía de Contagio Radio.

Comentarios