Unidad Investigativa

Publicado el Alberto Donadio

Un rosarista ilustre

CAMILO TORRES Y TENORIO: creación del paradigma cuántico en el Memorial de Agravios

Por: MAURICIO LUNA BISBAL[1] y BEATRIZ EUGENIA LUNA DE ALIAGA[2]

Leer, en cualquier época y con mayor razón en la actualidad, el Memorial de Agravios, escrito por Camilo Torres y Tenorio, el 20 de noviembre de 1809[3], tiene especialmente dos ventajas, entre muchas otras: la primera  disfrutar de un documento de alta excelencia en todo sentido. El idioma, la sindéresis, la sintaxis, la ortografía, la lógica aplastante, la argumentación, el vigor de las ideas y el coraje infinito. En sentido contrario: pierde interés lo que no tiene esos atributos de elegancia, profundidad, sobriedad y contundencia. Adicionalmente, se identifica la plena vigencia de los planteamientos del prócer, los cuales, constituyeron para esa época y constituyen en estos tiempos, un paradigma cuántico social, jurídico, político y económico: a través de un mínimo de agitación o excitación, se accede a un nivel superior de organización social, sin necesidad de confrontaciones bélicas ni de destrucciones colectivas.

Leer el Memorial de Agravios es vibrar con el anhelo de la dignidad y libertad de nuestra nacionalidad, además de tener como pilares: la igualdad, la justicia, la fraternidad y la prosperidad.

Un Rosarista ilustre, Camilo José de Torres Tenorio, más conocido como Camilo Torres y Tenorio, erudito e iluminado, 200 años después de su fusilamiento[4], sigue orientando y fortaleciendo con sus palabras y decisión, la ruta trascendente de su nación.

Torres y Tenorio es la expresión más alta del poder de la palabra; de esa palabra sabia y prudente del jurista evolucionado quien se aleja de la guerra y se acerca a la preparación para el manejo de lo público.

Eso fue lo que pidió Torres y Tenorio al imperio español: preparación, estudio y administración. España, hundida en sus guerras y confrontaciones, no lo oyó y pagó caro su miopía y desafecto.

Con este famoso Memorial de Agravios en la mano podemos, tanto cuestionarnos cuanto analizar y reflexionar, sobre muchos temas y problemáticas de la realidad nacional e internacional. Así, por ejemplo, nos referimos sólo a diez aspectos:

1.- El federalismo propuesto por Camilo Torres; 2.- La enseñanza de la Historia; 3.- La construcción del arquetipo para la solución civilizada de los conflictos sociales; 4.- La creación del paradigma Cuántico; 5.- Campañas políticas sin financiación; 6.- Administración Pública en la Amazonia y Orinoquia; 7.- Fabricación de armas; 8.- Paraísos Fiscales; 9.- Alfabetización espiritual y 10.- La eliminación de las regalías derivadas de la propiedad intelectual sobre descubrimientos científicos medicinales.

1.- El federalismo propuesto por Camilo Torres

Algunos de los principales cuestionamientos entorno a este punto son:

          El federalismo ¿habría fortalecido las regiones y habría evitado las guerras civiles, la guerrilla y el narcotráfico?

          El federalismo ¿habría anulado el poder infinito del caudillismo muy presente en nuestra historia y lo habría sustituido por una administración eficiente?

          El federalismo ¿habría desarrollado de manera armónica y en sana competencia todas las regiones de este país?

          El federalismo ¿habría evitado el fenómeno del desplazamiento y el despojo de tierras?

          El federalismo ¿habría evitado la pérdida de Panamá?

          El federalismo ¿habría evitado la minería ilegal?

          El federalismo ¿habría evitado el abismo entre lo urbano y lo rural?

          El federalismo ¿habría nivelado la distribución del ingreso?

En fin, abundan las preguntas y sus respuestas son difíciles pues no hay estadísticas confiables acerca de lo que no sucedió, pero pudo haber sucedido.

Lo cierto es lo contrario y sobre esto sí hay cifras y consenso:

          El centralismo no ha fortalecido las regiones y no ha evitado las guerras civiles, ni la guerrilla ni el narcotráfico.

          El centralismo, lejos de anular el poder infinito del caudillismo, lo ha fortalecido sin lograr una administración eficiente y equitativa.

          El centralismo no  ha desarrollado de manera armónica ni con sana competencia todas las regiones del país. Hay sobrepoblación en la parte montañosa y abandono en los Llanos orientales, con lo cual se facilitó el cultivo y tráfico de droga. Aún hoy en día varias regiones del país permanecen en el olvido y en una segregación que afecta los derechos humanos de varios compatriotas y otros habitantes. Como ejemplo, se encuentran algunas regiones en los departamentos de La Guajira y Chocó.

          El centralismo facilitó el desplazamiento y el despojo de tierras pues todo restablecimiento de derechos se hace lento y tortuoso. En algunas oportunidades las órdenes importantes y principales decisiones de la autoridad llegan desde la capital y no de la autoridad local e inmediata. Además, como manifestaba Torres y Tenorio, al referirse a los problemas de gobernar a la distancia desde España, sin conocer las realidades que se presentaban en América, muchas veces las leyes que se emiten desde el Congreso de la República no guardan armonía con lo que sucede en las regiones o no son de fácil aplicación en lo local.

          El centralismo facilitó la pérdida de Panamá, región abandonada y con gran resentimiento hacia la capital.

          El centralismo, con su demora y obstáculo para una acción rápida y con criterio propio de la autoridad cercana, dejó coger mucha ventaja a la minería ilegal, con sus consecuencias devastadoras: la contaminación de las fuentes hídricas, el aumento de la  violencia y la vulneración de los derechos humanos de las comunidades.

          El centralismo ha profundizado el abismo entre lo urbano y lo rural. La desigualdad entre las grandes ciudades y el campo se refleja en temas como el acceso a la educación y a la salud. Por eso, por ejemplo, muy pocos espíritus evolucionados perciben la gravedad en el consumo de agua en cantidades exorbitantes para la perforación, extracción y explotación de petróleo, con inmenso perjuicio a los nativos y fauna silvestre de las zonas selváticas de la Orinoquia y Amazonia.

          El centralismo no ha nivelado la distribución del ingreso, ni en lo urbano ni en lo rural. Colombia es uno de los primeros deshonrosos lugares con la mayor desigualdad en la distribución del ingreso.

Hay otros aspectos que podrían ser mecanismos descentralizadores tales como la elección popular de alcaldes y gobernadores. A pesar de esta buena intención electoral, la falta de autoestima regional ha hecho que muchos de los elegidos popularmente no pasen de ser unos forajidos asaltantes del erario público y saqueadores de las regalías petroleras, sin mayor vinculación y afecto por los departamentos y municipios representados.

El Memorial de Agravios es el desarrollo de la autoestima americana sin confrontación bélica; es la manifestación abierta de un potencial intelectual para autogobernarse sin estar sometidos a una discriminación torpe e injusta pues haber nacido en América es «acaso ¿un patrimonio de ignominia?»[5], según palabras de nuestro prócer.

Torres y Tenorio, en su proyecto de reforma constitucional, introdujo una fórmula sencilla y práctica de administración eficiente sin falso caudillismo: un triunvirato para la cabeza de la rama ejecutiva, con tres presidentes titulares, lo cual fue rechazado en el Congreso de las Provincias Unidas, reunido en Villa de Leyva en septiembre de 1817, por razones de estrategia bélica.

Es claro que si tenemos tres presidentes al mismo tiempo y para un mismo período,  habrá más conocimiento y acción por parte de esta rama del poder y habrá menos vanidades y desafueros personales porque es más difícil sentirse providencial cuando se comparten funciones y se trabaja en equipo dentro de un mismo nivel que cuando el prurito jerárquico hace sentirse infalibles a ciertos personajes empeñados en pasar a la historia y no en dejar que la historia pase por ellos en reconocimiento a sus labores.

2.- La enseñanza de la Historia

La lectura y disfrute del Memorial de Agravios nos conduce al cuestionamiento de la enseñanza de la Historia.

En Colombia se estudian de manera principal, tanto en los colegios públicos y privados cuanto en las universidades, los gobiernos por los períodos presidenciales y los nombres de los presidentes. Rara vez se hace en nivel escolar un análisis por materias: evolución de la medicina; de la ingeniería; de la jurisprudencia; de la agricultura; de la minería; de la navegación fluvial o marítima; del trasporte terrestre, aéreo o por ferrocarril; de las exportaciones; de las importaciones; de las comunicaciones telegráficas, telefónicas o digitales, para sólo mencionar unos pocos ejemplos.

Se tiene entonces un estudio caudillista del desarrollo del país lo cual lejos de favorecer un conocimiento integral de los distintos sectores, generalmente induce un enfoque personalista y centralizado en la grandeza y proezas del gobernante de turno y no en el resultado de un proceso de maduración por parte de un equipo de trabajo el cual muchas veces, por apetitos burocráticos y electorales, se altera o fractura por amiguismos y compromisos poco sanos dentro de una concepción de profesionalismo y vocación en la administración pública.

3.- La construcción del arquetipo para la solución civilizada de los conflictos sociales

Debido a ese centralismo y a esa concepción mesiánica, providencialista y personalista de nuestra historia, creemos que la solución está en crear el arquetipo del «héroe» derivado de la guerra y de la confrontación bélica. Por esto, la máxima condecoración nacional evoca la batalla final en la lucha emancipadora: la Cruz de Boyacá.

Es natural entonces que muchos colombianos quieran ser héroes y que lo quieran ser al mismo tiempo. Ese síndrome del arquetipo bélico se ve reflejado de manera ininterrumpida en nuestro decurso histórico. Todos quieren inscribir su nombre en la larga lista de presidentes y pocos quieren poner su hombro en la larga lista de las conquistas sociales.

El arquetipo relacionado con la Cruz de Boyacá ha de reservarse para gestas militares y solo para ellas. Ahora es necesario crear un arquetipo diferente: el de la solución civilizada de los conflictos sociales, y así  dignificar la lucha para combatir, por ejemplo, la desnutrición infantil, la mortalidad infantil, la atención geriátrica, la violencia intrafamiliar, la interesada y nociva financiación de las campañas políticas por grupos económicos o al margen de la ley.

4.- La creación del paradigma cuántico

Torres y Tenorio, gran visionario, al rechazar la guerra y pedir preparación para administrar esta tierra americana por los criollos o españoles – americanos, esbozó un paradigma cuántico que es la fusión de la jurisprudencia con la modernísima física cuántica.

De haber escuchado a Torres y Tenorio, la historia habría sido muy distinta y la paz habría sido nuestra constante cultural, con indicadores sociales muy positivos.

No debemos olvidar las lecciones de todos los tiempos: los pueblos progresan a pesar de los caudillos. Grecia y Roma acabaron sus hegemonías por sus dirigentes guerreristas y emperadores. Alemania e Italia fueron destruidas por sus líderes militares. Al igual que Irak y Siria, para no hablar de otros países. Las guerras no producen frutos positivos, sino frustraciones. La naturaleza con sus árboles no ofrenda pólvora, sino alimento vital.

5.- Campañas políticas sin financiación

Torres y Tenorio, preocupado y ocupado en la administración pública, desde luego no sería partidario de la financiación de las campañas políticas por parte de grupos económicos y mucho menos por parte de grupos ilegales.

El gran deterioro de la democracia colombiana en los últimos 50 años se debe precisamente a esta intromisión económica en las justas electorales. La cosa pública se volvió cosa privada y así, es imposible que haya una administración eficiente y de trascendencia social.

No es sano que haya dineros públicos o privados en las campañas políticas. Estas se pueden financiar de otra manera: por ejemplo venta de información en todas las áreas de interés político, a través de libros, revistas, artículos, estudios, conceptos, entrevistas e informes. El público comprará  lo que le interese y el Estado podrá divulgar por internet, televisión, radio y medios masivos las propuestas de cada partido o movimiento político.

Incluso se puede pensar en unas curules rotativas para que los legisladores asistan a los debates cuando sean conocedores especializados en los temas pertinentes. Cada  partido manejará esta rotación. El sistema de curules permanentes y casi que vitalicias es contrario al concepto de una administración eficiente. La labor legislativa ha de ser una actividad creativa y no una oportunidad privilegiada para lograr millonarias pensiones de unos parlamentarios que no conocen muchos de los temas sobre los cuales deciden y varias veces están ausentes en los debates, en un país en el cual todavía se mueren muchos niños por desnutrición, hambre y enfermedades tropicales.

6.- Administración Pública en la Amazonia y Orinoquia

La administración pública requiere una intensa preparación en la Amazonia y la Orinoquia no solo por ser territorios olvidados, sino porque debido a la ausencia de Estado, ha sido terreno fácil para toda clase de actividades ilegales, tanto para el tráfico de drogas y armas, con todas sus consecuencias, cuanto para la compra de tierras por encima de los límites de ley, por parte de poderosos grupos económicos nacionales y extranjeros.

El riesgo es patente y ya ha sido advertido por varias personas conocedoras del tema: Colombia puede sufrir una fractura territorial, tal como sucedió con Panamá. Torres  y Tenorio propondría un trabajo intenso para preparar estas regiones en la administración pública, con asistencia masiva de sus habitantes. La preparación en la administración pública es la plataforma para la Paz.

7.-Fabricación de armas

Hoy, 200 años después de su fusilamiento, y en un concierto internacional acentuado por la facilidad de las comunicaciones y el desarrollo vertiginoso del trasporte aéreo, Torres y Tenorio habría propuesto algo original, hasta el momento ni esbozado ni discutido ni logrado, a pesar de dos guerras mundiales y la explosión de dos bombas atómicas: el monopolio en la fabricación de armas a cargo exclusivo y excluyente de la Organización de las Naciones Unidas.

La actual crisis de Siria, con el drama de los desplazados y el sinnúmero de migrantes muertos de todas las edades, ahogados en las aguas del Mediterráneo en búsqueda angustiosa de la libertad, cuyo gobierno se sostiene con el apoyo de Rusia, su proveedor de armamento bélico,  nos fuerza para calificar de inadmisible la conducta del comerciante sin escrúpulos, quien en su afán mercantilista no repara en el masivo dolor humano derivado de la incontrolable cifra creciente de víctimas de este conflicto.

El enriquecimiento de uranio en Irán y las amenazas demenciales del jefe norcoreano, imponen este tipo de medidas de control planetario pues lo que está en juego es la supervivencia del planeta y la de todos sus habitantes. No puede haber eficiente administración ante la amenaza de destrucción masiva y peor aún si se mezcla pólvora con atavismos y deformaciones religiosas.

8.- Paraísos Fiscales

Estos regímenes en buena parte son engendros de corrupción con dineros provenientes de la delincuencia administrativa de sinnúmero de gobiernos, de las comisiones por compra innecesaria de armamento, del  tráfico de drogas, de la trata de personas, de la evasión fiscal y de otras muchas figuras punibles.

En ningún Estado de Derecho, concebido con principios respetuosos de la dignidad humana, cabe la figura de estos nocivos sistemas con dineros mal habidos y escondidos.

Una eficaz administración del planeta choca contra estos atajos ilegales que a la larga terminan postrando a los países que vivieron esa ilusión engañosa. Así aconteció en Grecia en fecha reciente al igual que en Panamá.

9.- Alfabetización espiritual

En Colombia se calcula de manera incompleta que el número de víctimas del conflicto armado alcanza la cifra de 500.000 muertos y más de 5’000.000 de desplazados. El humanista Torres y Tenorio propondría una alfabetización espiritual consistente en algo muy sencillo para abrir la sensibilidad de todos los colombianos hacia el respeto incondicional de la vida ajena: cada ciudadano deberá presenciar un parto natural para observar la naturaleza majestuosa, la delicadeza y fragilidad de los bebés recién nacidos. Esto fortalecería los lazos de unión, igualdad y fraternidad entre todos. Esta es una vacuna contra el placer de matar con cuya sangre se embriagan quienes carecen de amor por sí mismos y por los demás.

El comienzo es el amor, el paso siguiente es el amor y el paso final es el amor. La presencia en el parto es la llama para encender esa luz de amor y tolerancia, carente de bajas pasiones. Necesitamos esta alfabetización espiritual antes de pensar en la prestación de cualquier servicio militar obligatorio.

10.- La eliminación de las regalías derivadas de la propiedad intelectual sobre descubrimientos científicos medicinales

Desde luego, nuestro prócer también se habría opuesto al monopolio de fabricación de drogas medicinales, en favor de determinado laboratorio farmacéutico.                                                                                                                             En la actualidad el gobierno de Colombia negó al laboratorio suizo Novartis cualquier fundamento legal para oponerse a la producción como genérico de la droga denominada Glivec y aplicada exitosamente en la lucha contra el cáncer, protegiendo así los derechos fundamentales y el interés público en materia de salud.

¿Qué habría hecho Torres y Tenorio para conciliar el derecho a la sana investigación del laboratorio y el derecho a la vida de los pacientes? La respuesta es muy sencilla bajo un manejo de un paradigma cuántico para que el progreso no quede secuestrado ni por el capitalismo salvaje ni por la indolencia estatal ante la investigación científica.

Torres y Tenorio habría dicho al laboratorio: siga investigando y aportando remedios a la sociedad pues esa labor es muy útil, pero en vez de precios inalcanzables a cargo de pacientes de escasos recursos, el Estado dará apoyo económico a la investigación científica y  por otra parte permitirá la producción de cuanta medicina genérica sea útil para la humanidad.

La India, con base en una cultura muy evolucionada, permite ampliamente la producción genérica de todas las medicinas pues el ánimo de lucro no está por encima del ánimo vital.

En relación con la India y su evolución espiritual en torno al tema de las vacunas y medicamentos, llama la atención la cultura ecuménica de Torres y Tenorio, quien denunciaba en su Memorial de Agravios cómo buena parte de la riqueza americana, especialmente en materia de oro y plata, terminaba en el Indostán, región superpoblada del planeta pues en esa época comprendía los siguientes territorios: India, Pakistán, Blangadés, Sri Lanka, Las Maldivas, Bután y Nepal[6].

Parece entonces que esta superpoblación cambia el panorama de salud pública. Incluso para las farmacéuticas puede ser mejor negocio vender a bajo precio para millones de personas que vender a alto precio a muy pocos adinerados. Lo anterior es válido a menos que las farmacéuticas también hayan incursionado en el negocio de las funerarias.

En conclusión, continúan vigentes los planteamientos de Torres y Tenorio. Ojalá en las conversaciones en La Habana y en todos los espacios del país, principalmente en los educativos, se apropien del espíritu y la letra de este magno documento: el Memorial de Agravios, para lograr una armonía social y paz duradera.

FUENTES 1) Academia Colombiana de Historia, Homenaje a los próceres. Discursos pronunciados en la celebración del sesquicentenario de la independencia nacional 1810-1960, Bogotá MXCLXI. 2) Forero Manuel José, De como un payanés llamado Camilo Torres se opuso con un pliego de papel a la Junta Central de Gobierno creada en las vecindades de Madrid, Academia Colombiana de Historia, Historia Extensa de Colombia, Tomo V, Ediciones Lerner,  Bogotá, 1966, páginas 143-156. 3) Forero Manuel José, El estudiante Payanés, Grito de Independencia en Colombia, Homenaje definitivo al Sesquicentenario, A los Mártires de la Patria, Ediciones Académicas, Tomo III, Rafael Montoya y Montoya, Editorial Bedout, Medellín 1960, páginas 372-393. 4) Jiménez Molinares, Gabriel, de la Academia de la Historia de Cartagena. Los mártires de Cartagena de 1816 ante el Consejo de Guerra y ante la Historia Edición Oficial. Tomo I, 1947, Imprenta Departamental. Obra premiada por el Gobierno de Bolívar, página 20. 5) Luna Bisbal, Mauricio. Derecho Penal Cuántico. Bienaventuranza Vs Culpabilidad. Segunda Edición, Ediciones Jurídicas Gustavo Ibánez y Colegio de Abogados Rosaristas, 2003. 6) Olano García Hernán Alejandro, El Acta de Confederación de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, páginas 29 a 42, Historia Constitucional de Colombia, Vidal Perdomo Jaime y Trujillo Muñoz Augusto, compiladores, Tomo I, segunda edición, Ediciones Academia Colombiana de Jurisprudencia, Bogotá, 2012. 7) Pombo Manuel Antonio y Guerra José Joaquín, Constituciones de Colombia, Acta de Federación de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, Tomo I, cuarta edición, Estudio Preliminar y Anexo por Restrepo Piedrahita  Carlos, Biblioteca Banco Popular, volumen 127, Bogotá, 1986, Talleres Gráficos Banco Popular. 8) Torres, Camilo, Memorial de Agravios (1809), Santa Fe, 20 de noviembre de 1809, páginas 11-30 en Revista de la Academia Colombiana de Jurisprudencia, Edición Bicentenario, Director: Augusto Trujillo Muñoz, Edición No 343-344, Julio de 2010, Bogotá, Colombia.

[1] Doctor en Jurisprudencia del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario (1972), especializado en Ciencias Penales, Criminológicas y Criminalísticas de la Universidad Externado de Colombia (1972) y Magíster en Ciencias Penales, Criminológicas y Criminalísticas de ésta misma Universidad (1977). Cuenta con una experiencia profesional de 44 años como abogado litigante, asesor y consultor. Ex conjuez de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

[2] Abogada del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario (2008). Candidata a Magíster en Derecho Constitucional de la Universidad de La Sabana. Cuenta con una experiencia profesional, principalmente en las áreas de Derechos Humanos, Derecho Constitucional y Derecho Penal.

[3] Torres, Camilo, Memorial de Agravios (1809), Santa Fe, 20 de noviembre de 1809, páginas 11-30 en Revista de la Academia Colombiana de Jurisprudencia, Edición Bicentenario, Director: Augusto Trujillo Muñoz, Edición No 343-344, Julio de 2010, Bogotá, Colombia.

[4] El fusilamiento ocurrió el 5 de octubre de 1816.

[5] Luna Bisbal, Mauricio. Derecho Penal Cuántico. Bienaventuranza Vs Culpabilidad. Segunda Edición, Ediciones Jurídicas Gustavo Ibánez y Colegio de Abogados Rosaristas, 2003, página 26.

[6] Torres, Camilo, Memorial de Agravios (1809), Santa Fe, 20 de noviembre de 1809, página 18 en Revista de la Academia Colombiana de Jurisprudencia, Edición Bicentenario, Director: Augusto Trujillo Muñoz, Edición No 343-344, Julio de 2010, Bogotá, Colombia.

Comentarios