Unidad Investigativa

Publicado el Alberto Donadio

Dictadores africanos

Publicamos del doctor Mauricio Luna Bisbal:

ÁFRICA : UN PROBLEMA DE EUROPA.

 
                                                   Mauricio Luna Bisbal
                                                    criminólogo cuántico
 
                                                                             «El presente se ve solo de                                                                                         perfil.
                                                                              El pasado es lo que tenemos                                                                                  de frente»
                                                                                ( Renato Minore ) 
 
 
-¿Cuántos dictadores tiene actualmente África?
-¿Cuántos dictadores llevan más de 5 años, más de 10 años, más de 15 años, más de 20 o más de 30 años en el Poder?
-¿Cuántos millones de dólares para la compra de armamento han destinado estos dictadores?
Estas tres preguntas básicas o elementales nos sirven para entender la emigración de la población más humilde de África hacia Europa por la vía náutica y mortal del Mediterráneo. Centenares de embarcaciones cargadas con sobrepeso por sus numerosos  ocupantes, las cuales se hunden en el mar apagando así la vida de familias enteras:  padres, madres e hijos quienes asumieron el riesgo de partir para superar la miseria, logrando apenas una muerte dolorosa, angustiosa y prematura.
A pesar de que en otros continentes como Asia y América también ha habido y hay regímenes dictatoriales, lo cierto es que África representa el continente con un arquetipo militarista más profundo y arraigado en el inconsciente colectivo de su población y cultura.
La pregunta oportuna: ¿ Qué se puede hacer para remover y superar ese arquetipo militarista arrasador en el inconsciente colectivo?
Desde luego la respuesta es compleja porque también es complejo el proceso de formación de ese arquetipo. Los frutos de este esfuerzo demorarán años en obtenerse pero es sano presentarlos desde ya como una aspiración humanitaria así las reformas sociales demoren 50 ( cincuenta), 100 (cien) , doscientos (200) o 500 (quinientos) años. Ya lo dijo el gran pensador español, José Ortega y Gasset: » Las sociedades son tardígradas».
 Estos son algunos de los pasos hoy utópicos pero útiles para este propósito  en beneficio de futuras generaciones, los cuales son de aplicación general y planetaria:
-No rendir tributo ni de patriotismo ni de heroísmo a cuanto militar se atraviesa en el camino de la historia, por simple vanidad personal y fuerza bruta de las armas bajo sus órdenes.
-Pactar internacionalmente una tregua de 10 años prorrogables para suspender la producción, compra y venta de todo tipo de armas en todos los países del planeta.
-Pactar internacionalmente una tregua de 10 años prorrogables para suspender la figura presidencial masculina en todos los países del planeta. Ensayar la figura presidencial femenina como tributo a la fuente gestante de la vida.
-Pactar internacionalmente una tregua de 10 años prorrogables para reducir a la mitad la figura parlamentaria de la pensión de jubilación y así destinar la otra mitad a programas de salud, nutrición y educación para proteger a la niñez menos favorecida.
-Pactar internacionalmente una tregua de 10 años prorrogables para reducir a la mitad los sueldos y pensiones de los funcionarios de la rama ejecutiva, de la rama judicial, del sector privado, del servicio diplomático y consular, y así destinar la otra mitad a programas de salud, nutrición y educación para proteger a la niñez menos favorecida.
-Pactar globalmente durante 10 años una gobernanza femenina de todos los organismos internacionales.
-Entender que la manera adecuada para generar empleo es el apoyo a la educación de la niñez y juventud pues de estas futuras generaciones y sólo de ellas brotarán las nuevas ideas para la creación de empresas nuevas y diferentes a las actuales, con gran capacidad laboral de mano y de «cerebro» de obra.
La situación más que asfixiante y agónica de muchos países africanos también puede mejorar si se conocen las cifras del manejo político, económico y jurídico de los gobiernos militaristas dictatoriales. Para ello también es importante conocer con equilibrio el balance bélico en la historia de la humanidad; en especial, desde luego, el referente a la llamada segunda guerra mundial, por ser el de mayores estragos. A todos los estudiantes de colegio, institutos técnicos y universidades se les debe enseñar las consecuencias de la guerra en todas las actividades personales, familiares, sociales  e institucionales para que se den cuenta de la irracionalidad y brutalidad de los enfrentamientos bélicos pues la generación que hace la guerra, no es la misma encargada de las reparaciones e indemnizaciones. Los costos de la guerra siempre se trasladan a las próximas e inocentes generaciones de jóvenes ciudadanos.

Comentarios