Tolima-Tolimán

Publicado el FabiolaH

Colombia no es Guatemala, pero…

Rodrigo nació en el Tolima, llegó a Guatemala hace más de 40 años y tiene 3 hijos guatemaltecos.  A lo largo de estas 4 décadas trabajó en restaurantes, hoteles y distribución de productos de consumo. Vivió la época más oscura de la guerra en Guatemala.

En Colombia y Guatemala el conflicto armado interno inició en 1960. El de Guatemala “terminó” el 29 de diciembre de 1996 con la Firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradera y  unos 200mil  muertos detrás.

Los hijos de Rodrigo no recuerdan mucho sobre la guerra, probablemente por ser citadinos (las batallas y masacres en comunidades ocurrieron principalmente en los departamentos) y también porque sus padres ocultaban mucha información. Había cosas que no podían decirse porque la policía y el ejército tenían informantes por todos lados y las desapariciones forzadas eran la guerra que se libraba en la ciudad.

El problema de “La Paz Firme y Duradera” es que incluyó amplios diálogos entre guerrilla y gobierno-ejército pero esos diálogos prácticamente no incluyeron a sus víctimas y tampoco a la sociedad. Con la firma de paz quedaron guardadas las masacres y atrocidades que cometieron tanto uno como otro bando, aunque según el Informe de la Recuperación de la Memoria Histórica, Guatemala: Nunca Más,  publicado 16 meses después de la firma de paz, el 90% de los crímenes y masacres  fueron cometidos por el Ejército de Guatemala o los grupos paramilitares dirigidos por el mismo ejército.

Una vez, mientras viajaba por el área montañosa de Las Verapaces para distribuir productos de limpieza en un pueblo donde llegaban pocos proveedores por miedo, a Rodrigo y su compañero de trabajo los detuvo un grupo de hombres armados, por su forma de hablar y la ropa que usaban supieron que no eran del gobierno. El líder del grupo les hizo muchas preguntas,  ¿A dónde van? ¿Para quién trabajan? ¿Por qué escogieron ir a vender a ese pueblo? Y luego pidieron que les mostraran los productos que llevaban. Eran shampoo, jabones,  rasuradoras,  etcétera. El mismo líder del grupo les pidió que les vendiera la mayor parte  de  lo que llevaban pero con un buen descuento. Los comerciantes aceptaron y cerraron el negocio.

En medio de esas montañas no hubo manera de que el ejército se enterara que el tolimense y su amigo habían hecho negocios con la guerrilla.  Pero la historia fue muy diferente en muchas comunidades indígenas donde se cometieron masacres que llegaron incluso a desaparecer aldeas completas cuando el ejército consideraba que la población apoyaba a la guerrilla y viceversa y de ahí salen decenas de historias de terror sobre asesinatos de hombres, mujeres, bebés, niños y ancianos.

Por algunas de estas masacres se realizó el juicio por genocidio al ex jefe de Estado, Efraín Ríos Montt, 17 años después de la firma de paz. Este juicio abrió de nuevo heridas que en realidad nunca habían sanado porque nunca se buscó sanarlas sino únicamente taparlas y mal tapadas.

A raíz del juicio por genocidio, la sociedad guatemalteca marcó aun más la división profunda entre la izquierda y la derecha, donde tanto los unos como los otros están seguros de ser representantes del bien sobre la tierra, los mega, plus, ultra salvadores, no solo del país sino de la humanidad completa y que los otros son la viva encarnación del mal, que caminan con sus envenenados tentáculos y quieren podrir todo lo que está a su alcance.  

18 años después de haber firmado la paz, los campos de batalla están ahora en los tribunales, columnas de opinión, redes sociales y hasta en los medios de comunicación.

La guerra en Guatemala tiene muchas diferencias con la de Colombia, pero guerra es guerra y no hay paz cuando las heridas no han sanado.

Colombia necesita paz, terminar por fin con esa guerra que tanto daño hace a todos. Afortunadamente tienen la gran oportunidad de ver en los errores ajenos,  lo que no debe hacerse antes de estampar su propia firma de Paz «Firme y Duradera».

Quiero paz para Colombia y sigo deseándola para Guatemala.

Twitter  @Tolima_Toliman

Comentarios