Si yo fuera

Publicado el José Ricardo Mejía Jaramillo

¡Larga vida a mi compañero de pupitre!

Por Oscar Sánchez Giraldo

Compañero de Pupitre

Quiero unirme al homenaje que varios amigos desean rendirle a Guillermo Escobar Mejía con ocasión de su aniversario no sé cuánto. Yo conocí a J. Guillermo (así era su presentación) en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia. Juntos, y en compañía de otros amigos y compañeros, unos idos y otros que están presentes en la memoria virtual del recuerdo, trasegamos durante cinco años el conocimiento de los estudios que habíamos emprendido, en jornadas extenuantes que muchas veces rendían hasta algún amanecer.

Fue mi gran amigo y creo que, aun cuando el sendero de la vida nos haya puesto en destinos diferentes, sigue siéndolo, en una especie de amistad no presencial que se mantiene en la memoria de momentos inolvidables como las noches de bohemia, de borracheras a veces insensatas que padecimos, del compartir el ejercicio profesional en oficinas comunes, en divagar sobre la naturaleza, la sociedad, sobre dios y el alma humana, sobre la suerte de los pueblos y de la gente. y en fin, sobre el futuro que no alcanzábamos a vislumbrar o que muchas veces había pasado ya sin darnos cuenta. Es el padrino de uno de mis hijos.

Pienso que esa amistad estuvo presidida por los tres elementos que la caracterizan: la semejanza, en cuanto que nos identificábamos desde el punto de vista conceptual y teórico en lo que atañe al ser social y al deber ser del Derecho, en nuestra disciplina intelectual y en las preferencias en la literatura y el arte; la reciprocidad, que no tenía por objeto el dar para recibir, sino en entregar; y ante todo la confianza, que es la base primordial de una verdadera amistad.

En fin, larga vida al gran Guillermo.

Comentarios