República de colores

Publicado el colordecolombia

Postal costumbrista de la subienda de pescado en el Atrato #NuevasPlumas

Edi Moya, un joven literato chocoano, describe  cómo se vive la abundancia de bocachico y dentón en la cotidianidad de los habitantes de Quibdó.

Edi Moya

Por Edi Moya, abogado y hombre de letras tomar. 

“A quince el cuarto, a quince”. Se oye, a lado y lado, en el mercado. O sea, en la carrera Primera, desde CODECHOCÓ hasta el cruce del edificio de la Fiscalía en Quibdó.

La subienda siempre zarandea al pueblo: se habla de pescado en oficinas, billares, discotecas, universidades, en taguaras, en cualquier metedero. El pescado ha sido la liga medular del Chocó, incluso, primero que el famoso queso, llamado «costeño» en la región.

Se come como sea: en tapa’o, frito, sudado, frito y después sudado, ahumado, en fin.

Bien sea charre o quicharo, pemás o beringo, guacuco o rojizo, se les merca también limón y banano para acompañar. El cuarto, que son doce, lo compran a la lata. Pero es el cuarto de bocachico que postean a quince mil; el dentón, por historia, siempre ha sido más caro. Eso, quizá, por su escasez respecto del otro.

En cuestión de gustos se divide casi por igual la escogencia. Hay individuos que distinguen, ya teniéndolo en su boca, si es bocachico o dentón. Ávidos comensales que disfrutan de cualquier pescado, así como se oye, de cualquier.

El pescado provocó un bajón del precio de la carne. Los doce mil que valía la libra, quedaron en diez.

Con el alza de carne, huevo, plátano y queso, en días pasados, el pescado se convierte en un salvavidas, al menos momentáneo. ¡Y es que está barato! En las fritangas de casa, a la gente le toca de a dos pescados, y queda en la bandeja por si alguien va a llevar o si decide merendarse un tercero, por qué no.

Con la subienda la gente goza, pero también hay tensión entre los que venden: una que otra trifulca pequeña o gestos de desagrado entre la captación de posibles compradores.

Igual, hay pa’todo el mundo. Mi próxima fritanga es este domingo, a cada quien se le va a tirar: dos bocachicos, un cucharón de arroz, tres patacones (de plátano), ensalada, y limón, de a dos tapas.

Quibdó, Chocó, 28/1/22

Comentarios