Putamente libre - Feminismo Artesanal

Publicado el Formato Imagen

Y MARGARITA ROSA DE FRANCISCO… ¿QUÉ PITOS TOCA DENTRO DEL FEMINISMO?

Entrega I

Esta divertida pregunta me la hizo una seguidora de femenino Artesanal, aunque a mí me causo risa, la verdad es que ella se encontraba muy molesta, según ella, por el tono mandón de feminista de verdades absolutas que viò en algunos trinos qué causaron tanto bululú escritos por Margarita Rosa de Francisco días atrás:

“Si quieren ser realmente feministas, empiecen por correrle cuadras al matrimonio.» –  » El matrimonio es uno de los pilares del patriarcado, y esa locura de convertirlo en sacramento, y esa angustia de la soltería, y ese ‘ encimado’ amor que nada tiene que ver con ese contrato ruin, y ese haberme casado dos veces. La próxima vez me caso al escondido.»

Y continúa el trino con esta frase » Al escondido de mí misma.»

Reconozco que estos trinos se pueden leer imaginando un tono de líder espiritual que está mostrando el camino único a la verdad suprema. Noté que con estas declaraciones se armó todo un espectáculo en las redes sociales, muy divertido, por cierto, inició por Twitter, pero, ya sabemos cómo son las redes sociales, de esto se habló en cuanto espacio virtual se pudo por casi tres días.E inclusive yo, hice un hilo no porque pensara que Margarita Rosa de Francisco necesitara que alguna otra mujer validara su voz o, la defendiera de una horda inquisidora, lo hice, pensando en todas las mujeres que tienen la sensación que para ser feministas hay que alejarse del   compromiso de sociedad conyugal y que, la soledad   es una exigencia y requisito en la vida de una “verdadera feminista”. Sea lo que sea que signifique eso de verdadera feminista. También lo hice para usar nuevamente mi voz a favor de la agenda y agencia propia de las mujeres y lo hice desde mi realidad: Lo hice como comunicadora en formación, como ama de casa, como esposa, como madre, como eterna puta por sospecha, como Ácrata y ante todo como feminista. Lo hice reflexionando en  cientos de veces que, por más de una década he tenido que responderles a todas las mujeres que me han dicho que el feminismo vino a acabar con todo, incluso con el derecho a la familia y al desarrollo sexual y afectivo dentro del paradigma establecido como una decisión íntima no impuesta.

No exagero cuando les digo que cientos de veces he tenido que explicar   durante más de una década que el feminismo no vino  a acabar con todo.  Que, el feminismo vino a replantearlo todo y ¡por supuesto!  que vino a replantear la sociedad conyugal y la manera en que construimos familia. No obstante, de ninguna manera el feminismo es una dictadura que le dice a las mujeres que hacer o dejar de hacer con su propia vida.

He estado en contra de ese feminismo que pretende quitarle agenda y agencia propia a las mujeres con la excusa sobre actuada de que algunas mujeres no saben lo que hacen con su propia vida. Declarado esto, tengo la necesidad de contarles que guardo una profunda admiración por el proceso de vida que ha decidido experimentar Margarita Rosa de Francisco dentro del feminismo.

Una gran diva colombiana, una mujer pensante que superado los 50 años decide tejerse y destejerse diariamente, y contra todo lo estipulado para una mujer espectacular atrapada en el estereotipo de lo que se supone  debe ser un  icono de belleza.

Admiro que asume el reto de ponerse frente al espejo del feminismo y animarse a confrontarse en su reflejo.

A la pregunta ¿Qué pitos toca Margarita Rosa de Francisco en el feminismo?

Respondo: Los mismos pitos que deberían tocar todas las mujeres del mundo en el feminismo, los pitos del cuestionamiento, los pitos de la confrontación, los pitos de los dilemas, los pitos de la contrariedad, los pitos del desacierto, los pitos del desacuerdo, los pitos de la piedad, los pitos de la compasión, los pitos de la empatía, los pitos de la sororidad, los pitos de la Libertad.Yo veo un honesto deseo de aportar a la realidad de las mujeres en cada una de las reflexiones que expone Margarita Rosa de Francisco, y por supuesto que no siempre estoy de acuerdo. De hecho, hasta el día de hoy la mayoría de veces no he estado de acuerdo. Aún así, me encanta que teniendo la voz potente de mujer libre que tiene se esté animando sumergirse dentro del feminismo y a arriesgarse a hablar de lo que ella descubre día a día en su trasegar feminista.Ella, hasta ahora, aun no es un icono feminista, ella no tiene muchos años hablando de feminismo y sé por lo poco pero  bastante sustancial que, he podido compartir con ella mediante reflexiones virtualmente,  que ella, no tiene intención alguna de ser la pastora de un gran templo feminista donde todas las mujeres seamos sus discípulas amadas, serviles y obedientes.

Dejémonos de hipocresías que todas absolutamente todas, en la búsqueda del feminismo en nuestra vida hemos hecho afirmaciones absolutistas bastante desatinadas. Todas en algún momento hemos sido mandonas con otras mujeres sin proponérnoslo, sin desearlo y con muy buena intención.

 

esta idea la desarrollo en  la  segunda entrega de estas reflexiones.

 

Comentarios