Putamente libre - Feminismo Artesanal

Publicado el

Los pitos de Margarita Rosa de Francisco en el Feminismo

  1. fundamental que las feministas herederas de todos los movimientos feministas, es decir, nosotras las feministas posmodernistas aprendamos a tener tolerancia y empatía con los procesos de las mujeres que están iniciando estas búsquedas, es absolutamente ridículo pensar que por cualquier desatino sobre feminismo que Margarita haga, cientos de mujeres van a empezar a obedecer sus «preceptos».Yo estoy segura de que ella no estaba imponiendo ningún precepto feminista, opinó con tono mandón, con ese mismo tono mandón que en algún momento Simone de Beauvoir nos ha hablado en diferentes párrafos de diferentes libros escritos. Además, ya estamos grandes para entender que nadie nos puede mandar a hacer ò a dejar de hacer, a ser ò , dejar de ser.  Ya que, comprendemos perfectamente que las mujeres somos putamente libres.
  2. Por otra parte, Margarita se encontró con una reflexión legendaria sobre el matrimonio . Una reflexión feminista de antaño, hecha hace aproximadamente 80  años atrás Lou Andreas Salomé ya estaba hablando de esto y, más adelante Simone De Beauvoir retoma el tema. Simone de Beauvoir nos puso a pensar a todas las mujeres en esto durante las décadas 60 y 70    me atrevo a decir que hasta los años 80 tuvieron gran potencia las reflexiones sobre el amor, el matrimonio y la afectividad de las mujeres que hizo Simone de Beauvoir. Hoy se habla desde la mirada crítica sobre la propuesta hecha por De Beauvoir. Ya que,   muchas de las feministas posmodernistas no hemos logrado identificarnos absolutamente en todo el discurso de  De Beauvoir. Me incomoda ver que a veces las feministas nos comportamos implacables con las otras mujeres que están levantando su voz para enunciar sus descubrimientos, criticamos todo el tiempo a los machos de siempre que andan infantilizando a las mujeres porque nos creen algo  así,  como un colectivo  de muñecas descerebradas  incapaces  de razonar y tomar sus propias decisiones,  de reflexionar,  pensar y filosofar en nombre propio,  sin necesidad  de que otras personas nos influencien,  y no digo esto precisamente  por las palabras de  Margarita Rosa  donde  señala que para ser feministas hay que huirle cuadras al matrimonio. Pienso que… Margarita viene llegando al feminismo y hasta ahora está haciendo sus propios descubrimientos y, sacando sus propias conclusiones, estoy convencida que no hizo un trino del modo que ninguna de nosotras jamás haya hecho uno con referente a diferentes temas.
  3. Tampoco me refiero al tono mandón y a la idea de que tenemos una verdad incuestionable e irreprochable; debido a  las palabras de Margarita.
  4. No va  a Margarita mi reproche, va  a todas las feministas que creen que ella no puede hablar nada sobre feminismo porque no ha sido feminista por décadas, a las  que, como los machos llegan a rotular, y ha estigmatizar con pretensiones de lapidación  a cada mujer que “mete las patas” en la conceptualización feminista, como si nunca se hubieran equivocado en sus creencias feministas.Anécdota  y conclusiòn .
  5. Escribiendo esta nota recuerdo cuando una feminista reconocida me miró a los ojos y me dijo que por ser ama de casa, por no tener ni el bachillerato y no haber sido víctima directa de la violencia de género yo no debería hablar, según ella porque yo, no tenía autoridad.
  6. Recuerdo que me dijo eso sin saber absolutamente nada de mí, nunca nos habíamos visto en la vida.
  7. Me causa una profunda rabia darme cuenta que después de años, hablo de la fecha en que me sucedió esto, después de 12 años, entre nosotras las feministas, la historia no ha cambiado. Andamos con un feminismometro  midiéndole la temperatura feminista a todas las mujeres que nos rodean
  8. Conclusión 
  9. Soy una feminista casada, he construido junto a mi esposo un matrimonio posmodernista replanteado desde el feminismo, y sé que el feminismo vino a replantearlo todo  y, también sé que como Margarita cientos de mujeres han renegado del matrimonio, y consideran que el verdadero feminismo es huirle al matrimonio.No voy a salir a divorciarme porque muchas mujeres consideran que el matrimonio es antifeminista  y,  tampoco voy a caer en una guerra infantil entre “buenas y malas feministas”.
  10. Yo como feminista que desteje su realidad todos los días. Entiendo que, cada mujer está en su proceso y que el asunto del matrimonio es un asunto íntimo, que cada una hará lo que bien le parezca según su conveniencia como feminista, y ante todo como mujer libre que tiene agenda y agencia propia.Yo estoy como espectadora del proceso de vida filosófico que dentro del feminismo ha querido asumir Margarita para sí misma, y quiero ver cómo es la influencia de ella en la realidad de muchas mujeres, y no me voy a pegar de nimiedades
  11. Cuando estemos de acuerdo desde ahí vamos a tejer y destejer la realidad y cuando estemos en desacuerdo desde ahí, también vamos a tejer y destejer el cambio, la vida y la libertad. Lo haremos sin olvidarnos que somos compañeras que luchan contra el patriarcado, aunque tengamos visiones distintas de lo que es esta lucha.

Comentarios