Putamente libre - Feminismo Artesanal

Publicado el Mar Candela

Las Feministas con palabra de papel, el mujerismo y los hombres

Así comenzó este cuento reflexivo

El jueves que pasó me reuní con un amigo a quien respeto y admiro intelectual y políticamente mientras “echamos carreta y parchamos”

le propuse un diálogo público que aceptó siempre y cuando  no habláramos de feminismo porque “Las feministas no quieren oír a los hombres hablar de feminismo”

Hoy dedico estas letras a mi amigo quien me hizo reflexionar  profundo sobre el tema.

Lo que no quiero yo como Feminista es que un hombre me de cátedra sobre cómo debo ser “una correcta feminista”

–  ¡Eso lo considero inaceptable!

Que piensen y hablen sobre Feminismo me parece positivo para la construcción social y el desarrollo humano.

Claramente el Feminismo no es sinónimo de mujerismo y si No comprendemos este fenómeno del mujerismo dañará fuertemente las causas del feminismo.

¿Qué es el mujerismo?

 

Es la política de respaldar a las mujeres solamente para ganar espacios sin importar las lealtades políticas de ellas.

Desde feminismo Artesanal se ha tejido y destejido pensamientos recurrentes a lo largo del tiempo que hemos caminado.

En este feminismo que un día “Se me ocurrió” sin muchas ambiciones y después se convirtió en mi familia extendida, en mi herramienta de apoderamiento propio y de otras hacemos camino al andar y no seremos mujeristas.

Aquí voy con mis reflexiones desordenadas sobre la participación de los hombres en el feminismo y el mujerismo que contamina la resistencia justa contra el patriarcado:              

¿Los hombres pueden ser feministas?  ¿Pueden sentarse públicamente a hablar de feminismo sin que una mujer esté en la mesa? ¿Todas las mujeres podemos apoderarnos sin el punto de apoyo de los hombres?                      

¿Los hombres son innecesarios en los actos concretos de la acción feminista? ¿Son imprescindibles para avanzar en la defensa de los derechos de las mujeres?

¿Trabajar los procesos de apoderamiento femenino única y exclusivamente con otras mujeres es garantía de eficiencia?

Las respuestas desde mi esquina:     

No solo los hombres pueden ser feministas si no, que es lógico que lo sean.    ¿Porqué es lógico? «Por qué tienen mamá o, hijas” ,»Porque los libera de esa masculinidad tóxica que les recarga toda responsabilidad material» , «Porque pueden llorar en público gracias al feminismo» lo dicen algunas notas propagandistas tratando de convencer a los machos de hacerse feministas.

 El “Argumento” que   hombres tienen que ser feministas porque están rodeados de mujeres, porque van a tener una vida sexual heterosexual más agradable con mujeres saludables psicológicamente, porque lloran en público o, no tienen que pagar cuentas completas es una estupidez .                               

Ellos tendrían que ser feministas porque es justo y necesario para un mundo más amable más saludable psicológicamente y materialmente.

Tendrían que ser feministas porque el feminismo abre espacios a sociedades que le dan prioridad al desarrollo humano .

El mujerismo y los hombres

¿Pueden hablar de feminismo sin una mujer sentada en el debate? 

            reflexiones desordenadas

¡Por supuesto!  el ideal sería que involucraran a mujeres, sin embargo ;ellos también pueden tener sus propios diálogos feministas .

Lo incorrecto es que discutan sobre todos los temas del feminismo porque existen temas que nos competen solamente a nosotras.

Estar en una discusión feminista con hombres y mujeres intercambiando ideas No garantiza que la discusión sea profunda .

El feminismo es diverso y las mujeres caminamos en lineamientos distintos dentro del mismo debido a esto;  en un debate sobre feminismo donde participan dos mujeres y dos hombres no hay  garantía de calidad temática en el diálogo persé .

¿Podemos apoderarnos sin el punto de apoyo de los hombres?                               Hay diferentes realidades individuales que no nos permiten a todas salir adelante sin el respaldo de ellos eso es lo micro en lo macro que es el partidismo dónde se producen las leyes y se defienden los derechos ganados muchísimo menos es viable debido a que aún ellos son mayoría en los partidos.

El tema es muy amplio.

Tenemos que reconocer que históricamente en todos los escenarios los hemos necesitado para avanzar en nuestro apoderamiento individual y colectivo.

¿ Son los hombres prescindibles o imprescindibles para el proyecto político del feminismo?                                                 ¡Depende!

Un macho orgulloso de su machismo sin injerencia real en la vida de las mujeres y ningún papel político que afecte nuestra causa. Un macho corriente con solo ínfulas obvio que es prescindible además que es un estorbo por otra parte un hombre de oídos abiertos, avergonzado por su machismo, un hombre justo que cree en la necesidad de transformaciones genuinas en la construcción social es un hombre que suma.

Existen mujeres que se autodenominan antifeministas y restan a la causa.

Tengamos muy presente que en la historia de la emancipación de las mujeres en todos los países tuvimos que acudir a la buena consciencia de varios de ellos .

Ellos eran los dueños del poder. Ciertamente no fue por simple buena voluntad eso de abrirnos espacio político.

Es claro que fuimos nosotras las que llegamos a sus oficinas y a sus partidos a buscarnos la libertad política y en derechos.

Fue nuestra voluntad buscar la emancipación y adquirir derechos para dejar de ser «como mulas con dueño» sin embargo ; fue necesario que ellos escucharan para que lográramos persuadirlos del gran valor de nuestra presencia en la democracia participativa de ese modo   terminamos negociando.

En el caso particular de Colombia recordemos que negociamos con el partido liberal el derecho al voto.

 

El derecho al voto acá en Colombia se logró porque en su momento mujeres estudiadas con herramientas de juicio se organizaron y hablaron con los liberales en una coyuntura horrible entre liberales y conservadores por eso fueron escuchadas por el liberalismo de antaño. Reconozco que las mujeres en la política históricamente hemos sido un negocio para los hombres en los partidos.

Para el liberalismo respaldar la participación política de las mujeres significó en ese momento histórico agrandar la posibilidad de votos para su partido.

Tampoco fue por «buenos» .

Nuestra emancipación nunca ha Sido posible sin negociar con ellos y jamás lo será.

¿Tendríamos que reprochar y criticar el negocio político entre ellos y ellas para otorgarle el voto a las mujeres?

No lo creo.

Nuestra especie de naturaleza negocia cada situación de la vida y era preferible una buena negociación que pasar no sé cuántos años en revueltas como a antepasadas de otros países sí les tocó.

Somos hábiles y lo hemos sido siempre .

Agradezco a todas y cada una de las mujeres que hicieron posible el voto en Colombia que de entrada fue para favorecer al partido liberal.

Gracias a esa movida ahora las mujeres pertenecemos a los partidos diversos y otras hacemos política apartidista.

El trabajo del feminismo únicamente entre mujeres No es garantía de respeto por el proceso de emancipación individual y colectivo .

El hecho de que seamos mujeres No nos deshumaniza y nos consagra como “seres de luz”.

Nosotras también podemos ser corruptas, tramposas y oportunistas como muchos de ellos lo son.  Porque formamos parte de la especie humana y por consecuencia tenemos los mismos rasgos característicos.

Podemos ser tan efectivas y justas como perversas e injustas.

Las partidistas feministas también pueden ser utilitarias con el feminismo y ponerlo al servicio de sus intereses mezquinos.

El feminismo nunca en la historia de su existencia ha trabajado en los procesos de replanteamiento existencial de los hombres porque era realmente imposible apenas podíamos cargar con nuestra realidad.

Las mujeres tuvimos que acudir a ellos para hacer nuestra resistencia y lograr ganar nuestros espacios a través de acuerdos y negociaciones políticas.

En la actualidad tenemos ganados varios territorios. Podemos como semejantes dar la pelea feminista junto a varios de ellos.

Los hombres siguen siendo mayoría en el poder político, social y económico.

Somos adultas no niñas. Tenemos que discernir con cuáles hombres Sí y con cuáles No negociar.

Las Feministas con palabra de papel         

                                                 

Como feminista estoy en contra del mujerismo y ofrezco disculpas porque alguna vez caí en la trampa de obedecer la consigna de «mujer vota mujer».

Deseo paridad política, pero sin mujerismo es nuestro deber dejar de brindarles apoyo a las mujeres por el simple hecho de ser mujeres sin revisar sus lealtades políticas , sin tener la certeza que se esforzarán por no vender los fundamentos del feminismo al mejor postor.

Ya hemos ganado  algunos espacios para la realización política ,social y económica.

Hemos visto los mismos rasgos de la personalidad de los machos de siempre en varias mujeres que hoy están en el poder e  iguales acciones de injusticia cometidas por  muchos de ellos.

Eso demuestra que el hecho que el feminismo se haga con solo mujeres no es garantía de algo.

Aborrezco a todas las mujeres que han manipulado a las colectivas feministas con eso de «Mujer vota mujer» y una vez han llegado al poder les guardan incondicionalidad a machos investidos solo porque forman parte de sus partidos.


Prefiero aliarme con hombres que se cuestionan sus privilegios, que se avergüenzan del machismo, que se arriesgan a pensar y debatir sobre Feminismo aún cuando algunas veces no sean asertivos en el modo que abordan los temas que estar  con mujeres feministas que matriculan nuestra causa  en partidos dónde hombres cuestionados por violencia machista ocupan cargos públicos, tienen respaldo para sus campañas proselitistas y hasta pueden saludar al papa como  si fueran unos santos .

A esas mujeres las considero traidoras con palabra de papel

 

Me quedo con hombres que sé que podrían llegar a faltarle a la ética feminista y no con mujeres que se suponen leales a las causas feministas y se faltonean.

Encuentro más sensato como nuestras antepasadas negociar y acordar «las reglas del juego» con un hombre así sea por conveniencias políticas mutuas.

Si un hombre se faltonea con el feminismo lo tomo como un acto de supervivencia social y política .

La emancipación de las mujeres supone quitar los privilegios testiculares y sé que para muchos ese es el fin de todo lo que conocen.

Comprendería la traición política de un hombre, aunque fuera imperdonable.

A ellas ,a las traficantes de derechos ,a las hipócritas que posan de feministas solo para sus intereses no las entiendo ni las excuso.

Es preferible experimentar la prevención política natural hacia los hombres que el dolor de sentirme traicionada por las feministas en el poder.

No respaldare nunca la lista de votación cerrada en el ejercicio proselitista.

Siempre defenderé mi derecho a saber por cuáles personas voto.

La idea de la lista cremallera me gusta, pero pública que tengamos la oportunidad de saber exactamente en quien estamos confiando .

El feminismo en mi vida se teje con todas las personas que quieran participar y con la certeza de que nadie que instrumentalice el feminismo tendrá mi silencio y complicidad

 Nota :Las ilustraciones son resultado de la IA

Comentarios