Putamente libre - Feminismo Artesanal

Publicado el Mar CandelaFormato Vídeo

Reflexiones desordenadas sobre la educación en Colombia

Los retos de la educación
Alejandro Gaviria , la Javeriana y el conocimiento hecho piel
El jueves 26 de octubre del 2023 tuve la gran oportunidad de presenciar un evento que cuestionó el sistema educativo de manera frontal. El exministro de educación, académico y político Dr. Alejandro Gaviria de la mano de tres académicas, la Dra. María Alejandra Tejada, directora del ministerio de ciencias, la Dra. Astrid Bibiana Rodríguez, ministra del deporte y La doctora Luz Karime Abadía decana de la facultad de ciencias económicas y administrativas hicieron unos acercamientos a las reflexiones sobre las falencias en el sistema educativo de Colombia de la mano de quienes serán futuros educadores en Colombia.

La conversación
Con el siguiente  diálogo concluyó el encuentro de hoy cara a cara con uno de los hombres que a mi juicio está dando una batalla intelectual interesante en contra del fanatismo y en búsqueda de respuestas sensatas a las problemáticas fundamentales de la sociedad civil en derecho.
Y así fue :
Mar Candela:No me respondieron las tres preguntas que hice:¿Qué vamos a hacer con colciencias? ¿Qué vamos a hacer con el ministerio de educación? ¿Qué harán estas nuevas generaciones de educadores con las personas que vienen atrás en sus procesos de aprendizaje?
Alejandro Gaviria: Mar Candela para responder esas tres preguntas íbamos  a necesitar dos horas.
Abrazando la búsqueda
Esta es la historia: en el marco del periodismo para el desarrollo humano, decidí cubrir este evento, fuí acompañada de una joven de 20 años, estudiante de comunicación social y periodismo, quien me colaboró como asistente de producción Laura Almeciga. Estuvo absolutamente reflexiva con cada diálogo, su cara de emoción me llenó de esperanza en esta nueva era de pensadores.
Atendimos a todas Las observaciones.
A mí me impactó poderosamente la postura de la doctora luz Karime Abadía, fue absolutamente motivante porque me recordó de dónde vine y mis 22 años de lucha contra un sistema excluyente e hipócrita que con las leyes de papel y la mediocridad de la ejecución de la ley niegan los derechos básicos en este caso puntual estoy hablando del derecho a la educación que no tendría por qué ser un privilegio de clase ni cognitivo.
He leído y escuchado a Alejandro gaviria sin fanatismo  muchas veces desde la diferencia, también  con profunda esperanza.
Todas las personas que participaron  en el  panel concuerdan con  la idea  de que necesitamos una transformación profunda en las estructuras jerárquicas del sistema educativo, sin embargo, cuando les compartí mi historia como un acto político que enuncia y denuncia una realidad desde la piel y pregunté ¿Qué vamos a hacer?
Recibí felicitaciones observaciones , opiniones e infortunadamente  escuché a una decana hablar de «discapacidad»  al referirse a la neuro divergencia .
No todas las personas neurodivergentes estamos discapacitadas.
Tenemos capacidades amplias que complementan la diversidad humana y ayudan a ampliar la visión del mundo.
Las personas neurodivergentes sólo tenemos la necesidad de herramientas diversas para el aprendizaje y no necesitamos ser descritas como discapacitadas  ya que eso no es una  generalidad de toda la población  neurodivergente y promueve el estigma social .
  Fue muy triste para mí escuchar a una mujer en las estructuras de poder de una universidad legendaria a estas alturas de la historia de la humanidad denominar a las personas neurodivergentes como discapacitadas.
Rescato este  acercamiento a la crítica del sistema y la sensibilidad genuina de quienes dieron este diálogo.
Cuando narro  mi historia no espero felicitaciones, ni aplausos, espero contundencia en las propuestas.
Estoy convencida de que ninguna persona debe pasar la vida en la pobreza y en la ignorancia escasamente sobreviviendo sin poder tener una existencia plena.
No quiero ser espectadora de la realidad.
Lo que necesito es sacudir  a la acción concreta, en este momento en Colombia hay cientos de niños que no pueden estudiar por falta de oportunidades reales para su educación, una nación de ignorantes es presa fácil de la corrupción y de la injusticia.
Les comparto esta historia con el ánimo de que nos comprometamos a exigir respuestas concretas para  las necesidades educativas de este país.
El conocimiento debe hacerse piel, de lo contrario no podrá nunca la educación quebrar a la corrupción.
 Colofón :El día que el conocimiento nos atraviese las entrañas de la realidad y nos haga sentir fuego en el cuerpo, ese día tendremos una Colombia distinta. Necesitamos respuestas concretas del ministerio de educación y de colciencias a la realidad educativa, no podemos quedarnos en conversaciones filosóficas exclusivamente porque la filosofía es vacía cuando no está acompañada de la vida. Este fue mi aporte a la conversación.

Comentarios