Mujer y caricaturista

Publicado el Nani

¿Matar o no al perro?

Por estos días en Madrid, se viven días conflictivos por la aparición del primer caso de Ébola en Europa, dicho así, suena a que hay que buscar culpables, y a otros en Estados Unidos les suena que España es una extensión de Africa, como si eso pudiera ofender a alguien. La gente no se da cuenta que todos los países están en el mismo planeta y que por ende, todos somos extensiones de todos, que las fronteras sólo existen en las cabezas de los humanos y no en la de los virus que ni cabeza tienen.

Se supone que España, un país del “primer mundo”, cuenta con los equipos suficientes como para repatriar a sus ciudadanos infectados con Ébola, y lo que escuchamos por estos días en las noticias es un compendio de despropósitos que parecen de comedia de televisión: Que los trajes de seguridad a unos les quedaban grandes y a otros pequeños, que el traslado de los enfermos desde el aeropuerto hasta el hospital se hizo con una escolta de 10 patrullas con las luces encendidas (debe ser que el virus le tiene miedo a la luz) que la enfermera que resultó infectada, estaba en el paro y fue llamada a hacer este servicio sin entrenamiento porque los enfermeros de planta respaldados por su sindicato no querían, que la enfermera a pesar de sentir que tenía un poquito de fiebre se fue a un salón de belleza a que le hicieran la depilación con cera (las dos mujeres que la atendieron están hoy en cuarentena) que si la enfermera dijo o no dijo esto o lo otro, que el consejero de sanidad, palabras textuales: “No tiene miedo de dimitir porque tiene la vida resuelta”, que el protocolo de seguridad prácticamente no existe. Estas y muchas otras cosas van saliendo a la luz, porque en medio del pánico la gente del gobierno le echa la culpa a los profesionales de salud, los de salud a los medios, los de los medios a Europa y los recortes, y en medio quedó el perro.

Excalibur, el perro de la enfermera infectada que terminó «pagando el pato», me van a perdonar los defensores de los animales, pero es una de las pocas cosas que se han hecho bien en medio de todo este desorden, y lo voy a explicar con varios razonamientos:

 

1-Visto está que desconocemos totalmente este virus y se baraja la posibilidad de que exista otro medio de contagio que todavía no se ha valorado.

2-No hay tratamiento para humanos, todo lo que se hace hasta ahora es ensayar y ensayar.  Se investiga contra reloj con escasos resultados.

3- No hay una prueba específica de Ébola para perros, alguno pedía que se le aplicara la de humanos. ¿Y si la prueba da negativa por ser de humanos, aunque el perro esté infectado? ¿Y si resulta que los perros son portadores sanos? Es decir que contagian pero no presentan síntomas.

4- No hay tiempo ni recursos para investigar ahora mismo el Ébola en los perros, prácticamente no los hay para hacerlo en humanos.

5-Cómo controlar los fluidos de un  perro que es por donde se supone que se hace el contagio, empecemos por la saliva, orina, caca, vómitos, sudor etc.

6-No hay un organismo en España que cuente con una habitación aislada para poder tener al perro en cuarentena y en estudio, España no tiene recursos actualmente.

7-Ni una sola de las asociaciones en defensa de los animales  que protestaron a puertas de casa de la enfermera quiso hacerse cargo del perro, porque realmente nadie sabe cómo hacerlo.

 

¿Y usted se haría responsable del perro? ¿Se lo llevaría a su casa?¿Lo cuidaría, pasaría por el riesgo de contraer Ébola?

De nuevo repito, lo siento, pero sacrificar al perro ha sido lo único coherente que se ha hecho por estos días en España.

Puedes seguir a Magola en: MAGOLA Octubre 11 raza

Comentarios