Líneas de arena

Publicado el Dixon Acosta Medellín (@dixonmedellin)

; (tatuajes y cómo la ortografía puede salvar vidas)

Project Semicolon / Proyecto  Punto y Coma
Project Semicolon / Proyecto Punto y Coma

Un tatuaje puede ser una moda pasajera o una decisión vital para una persona, como un signo ortográfico que se transforma en salvavidas, literalmente hablando. Por eso el texto de hoy no acabará en punto final, sino con punto y coma;

Recuerdo que de niño habían unos tatuajes de color pastel que realmente eran unos adhesivos para la piel, con personajes de comics, que venían como regalo en cajas de dulces o caramelos. Uno se los pegaba, los lucía durante unos días y luego cuando uno quería o el adulto de turno lo ordenaba, fuera padre o profesor, simplemente un chorro de agua se llevaba la imagen;

Creo que se deberían rescatar esos viejos tatuajes, pues son los mejores para indecisos, inconstantes y diletantes como el que esto escribe. La persona los luce y si luego no le gusta su imagen o peor aun lo que representa ya no es algo con lo que se identifica, simplemente le aplica un poco de agua y el dibujo se va. Sin embargo, esa idea va contra  el fundamente filosófico del tatuaje, pues la imagen escogida debe ser algo perdurable que uno lleve en la piel para siempre. La tinta con sangre entra;

Un arte que tiene al cuerpo como lienzo y a un artista cuyos pinceles parecen los instrumentos de un consultorio de odontología. Respeto lo de los tatuajes, porque cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que le dé la gana, siempre y cuando sea mayor de edad y ejecute una decisión libre no producto de la crueldad y el odio como los números de serie de los prisioneros de los campos de concentración, grabados con la misma insensibilidad con la que se marcan las reses del ganado;

En la reciente Copa América de fútbol en Chile me impresionó aparte del bajo nivel de juego, la profusión de jugadores tatuados, algunos que lucían desde imágenes bonitas hasta diseños exagerados, confusos cuando no grotescos. Pero en fin, entre gustos no hay disgustos. Observo que la moda es tatuarse en las muñecas y antebrazos los nombres de seres queridos, que besan en la celebración de un gol, por ejemplo, el gran James que lleva el nombre de su hija Salomé;

James y el tatuaje con el nombre de su hija Salomé

Quizás el mejor consejo que uno puede dar a los y las jóvenes que se inician en el mundo del tatuaje es no grabarse el nombre de su primer novia (o), pues existe una gran posibilidad estadística que ese no sea el nombre definitivo de sus vidas y luego llega el arrepentimiento y un costoso borrado con láser. Así como si desean tatuarse nombres o frases en otros idiomas como el chino, el japonés o el árabe, deberían apoyarse en un traductor oficial, para que luego los hablantes de esas lenguas no se burlen por fallas gramaticales. Incluso en nuestro querido español, no sobra que el tatuador, aparte de artista sea amante de la ortografía;

Por estos días encontré un tatuaje con la simple forma de un punto y coma (;) y descubrí que se trata de todo un movimiento que simboliza el triunfo de la vida sobre la muerte, pues algunas de las personas que se tatúan tal signo ortográfico han intentado suicidarse, pero superaron ese momento agónico y escogieron la vida. Es una bella metáfora de parar, darse un respiro y seguir adelante. Es un tatuaje que tiene un gran significado, pues como dice la canción a pesar de todo, este mundo es todavía hermoso. La iniciativa denominada en inglés Project Semicolon (Proyecto Punto y Coma) desea salvar vidas.  Aquí va su enlace: http://www.projectsemicolon.com/ ;

Volviendo al tema general de los tatuajes, debo confesar que en mi caso, siempre he querido hacerme un tatuaje, en alguna parte discreta del cuerpo:

HECHO EN COLOMBIA

Un día de estos;

Dixon Acosta Medellín

En Twitter tatuado como: @dixonmedellin

Comentarios