Líneas de arena

Publicado el Dixon Acosta Medellín (@dixonmedellin)

Robby el robot, de actor a ícono pop.

Nota preliminar: Este artículo se publica en simultánea con el Sitio de Ciencia-Ficción de España, que puede consultarse aquí:https://www.ciencia-ficcion.com/bienvenida.html

Hoy hablaremos de uno de los robots más famosos de la historia de la cultura popular del mundo. Robby, el robot, quien comenzó su carrera como actor en Hollywood en 1956, con una de las películas que le dio relevancia a la ciencia-ficción en el cine, “El Planeta Prohibido”, pues el género había sido confinado a la llamada serie B, es decir producciones de bajo presupuesto, así varias de esas cintas fueran obras destacables.

La importancia de esta película, es que se trató de la primera apuesta para crear filmes exitosos de ciencia-ficción, con inversión en la parte técnica, de efectos visuales, color y sonido. Es la primera obra en la cual, los estudios cinematográficos, se toman en serio la producción de una historia de estas características y la presencia de Robby, es muestra de ello.

En los créditos de la película, aparte de Walter Pidgeon, Leslie Nielsen y Anne Francis, se anuncia el debut de Robby, el Robot, con letras mayúsculas y efectivamente fue una de las claves del éxito de la cinta. Aunque el afiche promocional que aquí incluimos se ha convertido en una de las imágenes fetiches de la ciencia-ficción audiovisual, la verdad es que dista mucho del personaje, porque en el poster da la impresión de un personaje malvado, que difiere del carácter amable y servicial del robot. De hecho, esa imagen, como una especie de monstruo cargando a una mujer, no se da en la película, pero seguro se convirtió en gancho publicitario, pues aludía al imaginario colectivo sobre King Kong y los que han derivado del cuento “La Bella y la Bestia”.

La película fue revolucionaria en muchos sentidos, aparte de lo mencionado, fue la primera en tener una banda sonora con instrumentos electrónicos, la primera en que aparece una actriz vestida con minifalda, lo que escandalizó a muchos en aquella época, siendo incluso censurada en la España franquista, por considerarla obscena. Resulta interesante que la historia de la película está inspirada en “La Tempestad” de William Shakespeare y Robby sería una interpretación de Ariel, aquel espíritu de carácter travieso y juguetón. Aunque en este caso fuera un juicioso robot que respetaba muy bien las leyes de la robótica de Isaac Asimov.

Robby, el robot, ante el éxito de la cinta, tuvo oportunidad de ser protagonista de otro filme llamado “El niño invisible” de 1957 y desde ahí, ha venido apareciendo en diversas películas o series de televisión, más como una celebridad que interpretando un papel determinado. Es frecuente confundirlo con otro famoso robot, el que acompañaba los “Perdidos en el Espacio”, esa especie de familia Robinson extraviada en otro planeta. Posiblemente para despejar las dudas, Robby fue invitado a un capítulo de la serie.

Ahora bien, más que un autómata mecánico, Robby, era un gran traje, diseñado para que un actor lo pudiera accionar desde su interior, el cual después de pasar por ventas y subastas, pertenece a un coleccionista privado, aunque hay varias réplicas, como el que aparece en el museo de Seattle. Se dice que Frankie Darro, un actor/doble contratado para operar el traje, fue despedido por llegar ebrio un día de rodaje de “El Planeta Prohibido”. El creador de Robby fue Robert Kinoshita, diseñador de la MGM, quien además sería el responsable de los robots de series como “Perdidos en el Espacio”, de allí quizás su semejanza. Su construcción habría costado unos US$125.000 dólares en su momento, más de un millón en la actualidad.

Robby ha trascendido a su profesión de actor, a su condición de criatura artificial, a su realidad de vestido especial, para convertirse en un ícono de la cultura popular, apareciendo en series tan disímiles como “La Dimensión Desconocida”, “La familia Addams”, “El agente de CIPOL”, “Colombo”, “La Mujer Maravilla”, “Mork & Mindy”, o haciendo “cameos” en filmes como “Gremlins”, “Las chicas de la Tierra son fáciles” o algún capítulo de la “Guerra de las Galaxias”. Pero además fue invitado especial para la apertura de una histórica exposición artística llamada “Este es el Mañana” que se toma como el lanzamiento del llamado “Pop Art”.

Es muy diciente que en algunas páginas especializadas de cine, como IMDB, le reconocen a Robby, fecha de nacimiento (1 de julio de 1955 en los Estudios Metro-Goldwyn-Mayer, California) y seguramente será de los pocos actores que no tendrá fecha de defunción, eso ya es de por sí una proeza. Larga vida (con seguridad) al gran Robby.

Dixon Acosta Medellín

En Twitter, cuando tengo algo de tiempo libre aparezco como @dixonmedellin

Comentarios