Biblioteca Virgilio Barco
Biblioteca Pública Virgilio Barco (vista aérea)

 

Hoy 21 de marzo,  día internacional de la poesía, dejo tres poemas que evocan la biblioteca, un entrañable sitio para quienes gustamos de la lectura. Jorge Luis Borges suponía que si el paraíso existía, debía ser una biblioteca. Los bogotanos somos afortunados al contar con refugios de libros tan evocadores como la Luis Ángel Arango, la Virgilio Barco (cuya imagen encabeza este texto), toda la red de bibliotecas públicas y otras escondidas pero igual de especiales como la de la Universidad Nacional, la Academia Diplomática o la pequeñita del barrio Paulo VI, que nos han proporcionado gratos momentos.

LA BIBLIOTECA

A la biblioteca Luis Ángel Arango.

 

Una biblioteca

se reconoce

por sus sonidos

y sus silencios.

Las pisadas

por los pasillos

los cuchicheos

y las risitas

de las niñas.

El pasar rápido

de las hojas

      al ojear.

El sonido de los

ojos al leer,

el silencio de las

bocas al callar.

*****

Los libros de la biblioteca

son como las mujeres públicas:

Se usan, se toman

se manosean, se ojean;

son deseados, pero no amados.

Son utilizados cuando

hay una gran necesidad,

cuando hay curiosidad,

siempre de afán y en voz baja

pero nunca se llevan a casa.

Y al final terminan

sucios, arrugados e incompletos.

*****

Te esperé en la biblioteca

durante tres libros, dos revistas

y un aviso que pedía silencio.

Como verás, durante mucho tiempo.

No llegaste, a pesar de desesperarte.

Así que no pude seguir con tu lectura.

Con la lectura lenta y compleja

de tus ojos, tus gestos y otros

deliciosos e intrincados capítulos.

Dixon Acosta Medellín

Nota: Estos poemas fueron publicados con los apellidos de pila de su autor hace algunos años en el suplemento literario del diario La Prensa.

En Twitter en ocasiones encuentro poesía como @dixonmedellin

Avatar de Dixon Acosta Medellín (@dixonmedellin)

Comparte tu opinión

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas

Loading…


Todos los Blogueros

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.