Líneas de arena

Publicado el Dixon Acosta Medellín (@dixonmedellin)

Isaías Peña Gutiérrez o el taller de la palabra.

Isaías Peña Gutiérrez

Nota preliminar: Esta nota elogiosa ha sido publicada hoy día, con mi nombre de pila en El Correo del Golfo, el primer medio en español de Oriente Medio. Se puede leer aquí: https://www.elcorreo.ae/opinion/dixon-moya/isaias-pena-gutierrez-taller-palabra/20220814083908148451.html

Ser autor de escritos puede ser meritorio, pero ser creador de escritores es un logro incomparable. A eso se ha dedicado, durante media vida el polifacético Isaías Peña Gutiérrez, fundador de una sigla que para los aspirantes a escritores en Colombia, resulta fundamental, el TEUC, es decir, el Taller de Escritores de la Universidad Central, una sigla que ya es una saga. Al gran Isaías, va dedicada esta nota, quien ya goza de la jubilación, según me cuenta el profesor Miguel Ángel Córdoba, otro feliz recién pensionado.

Isaías Peña Gutiérrez nació en Saladoblanco (Departamento del Huila) y su infancia la pasó entre Pitalito (Huila) y Leticia (Amazonas). Quizás por ello, no sea extraño que Isaías sea uno de los mayores especialistas de La Vorágine, la novela emblemática de su paisano, José Eustasio Rivera, uno de los mitos fundacionales de la moderna literatura colombiana. Su interés por las letras surgió, cuando veía a su padre leer en las noches a la luz de las velas y ese niño dedujo que la lectura debía ser una actividad apasionante para justificar semejante esfuerzo. Así fue como un joven de “tierra caliente”, comarca definida por el calor, la humedad, la luz tropical y las pasiones, como la definía el gran Álvaro Mutis, empezó devorando cuentos y novelas.

Como muchos literatos, Isaías Peña estudió derecho pero luego se torció o mejor, rectificó el camino y estudió literatura hispanoamericana en el Instituto Caro y Cuervo y en la Universidad Pedagógica. Entre otras actividades ha sido profesor universitario, columnista literario en periódicos como El Tiempo, El Espectador, El Siglo y Vanguardia. Para dar ejemplo a sus futuros estudiantes, desde 1967 fue destacado en el Concurso Nacional de Cuento Revista Nova, así como en sucesivos certámenes literarios. Ha publicado libros de ensayo, que son considerados esenciales como “Manual de literatura latinoamericana” (1987), “Escribir para respirar. Latinoamérica: ensayos y entrevistas” (1998), “El universo de la creación narrativa” (2010), entre otros.

Universidad Central en Bogotá

Isaías Peña se vinculó a la Universidad Central en Bogotá en 1975, fundando en 1981 el Taller de Escritores (TEUC), por allí han pasado miles de estudiantes, algunos autores reconocidos hoy día, editores y eternos aspirantes a escribientes, como quien esto garrapatea. Sea el momento de recordar que la Universidad Central, es una institución privada, fundada por profesores en 1966 en Bogotá, que siempre se ha preocupado por la cultura y el deporte y ha tenido una evolución impresionante en su infraestructura sin renunciar a su esencia humanista. Recuerdo su campaña de adquirir clásicos edificios de teatro y cine en Bogotá, para restaurarlos y mantenerlos en pie.

En buena hora, los directivos de la Universidad Central reconociendo el aporte de Isaías a la literatura colombiana, le encargaron al Maestro Isaías la dirección del Departamento de Humanidades y Letras desde 1997. Logros asociados al quehacer literario de Isaías, han sido mantener la revista Hojas Universitarias o realizar seminarios internacionales en Bogotá, con premios Nobel como J. M. Coetze o Alice Munro. Una de las grandes satisfacciones de Isaías es coleccionar, los premios literarios que sus estudiantes han obtenido en certámenes nacionales o internacionales y no han sido pocos.

En lo personal, fui uno de los tantos estudiantes que pasó por el TEUC, en concreto en 1993, y guardo los mejores recuerdos, además porque compartí con dos queridos amigos, la poeta Sandra Uribe Pérez y el maestro de ajedrez y letras Gerardo Cardona, la experiencia en el Taller cimentó nuestra amistad a tres bandas. Ese es uno de los aportes del TEUC a los aspirantes a escritores, la experiencia compartida con los otros. El taller nunca podrá dar el talento, pero aporta el conocimiento, la disciplina de la lectura y algo muy importante, la humildad a la hora de reconocer que lo tuyo no es lo mejor del mundo, pero también la esperanza cuando observas que tampoco es lo peor.

Tengo el honor de aparecer incluido en el libro “Escritores que cuentan: 35 años del TEUC (1981 – 2016)”, con mi nombre literario Dixon Acosta Medellín. Este libro publicado en 2018 del cual Isaías es editor, recoge a los graduados que han sido premiados en diferentes concursos de cuento, aparecen nombres, aparte de mi querida Sandra Uribe, el novelista Jorge Franco o el periodista Fernando Cano Busquets. En mi caso, aporto un mini cuento de ciencia-ficción doméstica, género que intento cultivar. No es porque aparezca ese modesto texto, pero ojalá los lectores aficionados al relato corto, puedan leer el libro, hay cuentos memorables en esa colección.

Al comienzo decía que a Isaías ya lo pensionaron en la universidad, aunque sigue cuidando el Taller que lleva con el profesor Óscar Godoy Barbosa, de lo que nunca podrá pensionarse es de la pasión por la escritura y la lectura, porque ese cuento no tiene fin. De lo que tampoco podrá jubilarse es del cariño sincero de sus estudiantes, querido mentor de letras.

Dixon Acosta Medellín

En Twitter en horas no laborales me encuentran como @dixonmedellin

Comentarios