Las palabras y las cosas

Publicado el Diego Aretz

«Tenemos un mundo donde hay muchas fronteras, incluso diría que hay más fronteras entre los humanos que antes.» Serge Kakudji

Se presenta este año en Bogotá una de las Operas más exitosas de todos los tiempos; La Flauta Mágica, en el teatro Colón, una opera de Mozart, en una versión disruptiva y multicultural, presentamos una conversación con el contratenor Congoleño Serge Kakudji, invitado especial.

Muchas gracias por la entrevista. La primera pregunta es cómo se encuentra en Colombia, si ha disfrutado de este país, que ha visto de este país y quizás, sí puede comparar, que sabía de Colombia antes de venir ?

Estoy muy feliz de estar aquí en Colombia, y particularmente con la producción de Kitambo. Cada vez que me hablaban de Colombia, me dicen que es un país un poco complicado cuando uno es negro, pero según mi experiencia personal (y solamente personal), los encuentros con los Colombianos fueron muy buenos, es una gente muy amable, muy simpática. Entonces, me parece que es muy simpático acá.
Cuando camina, hay esas miradas que uno puede sentir y aquí, todos las miradas que he sentido fueron muy positivas y muy amigables. Entonces, tengo una muy buena impresión, y me encantaría quedarse más pero tengo obligaciones artísticas, pero volverá. 

Una de las cosas que podemos disfrutar en los conciertos, no se si fue el primero en Colombia, es que eres muy emocionado con su historia. Muchas personas no entendían el francés en ese espacio, pero su manera de conectar, de cantar, de contar historias a través de encantar y su historia personal. Cierto que, de alguna manera, lo que usted hace es defender una historia, pero también siento que usted tiene un mensaje que es muy humano, que puede también ser algo político. La pregunta es ¿qué quiere comunicar con su música ?

Primero, gracias por su aprecio de lo que no llamo el concierto sino el viaje emocional. Como persona que viva en una realidad humana, determinada. Para la interpretación, puede parecer política, como por ejemplo cuando hablé ayer de cómo el arte y la cultura fueron consideradas como no esenciales en la época de la pandemia. En el centro de este arte, de todas esas vivencias, intento como artista de buscar emociones para compartirlas con el público. Por ejemplo, estamos confrontados al calentamiento climático : buscando las emociones en mis composiciones para hablar de este tema. Entonces, sacó las emociones dentro del público porque lo que esta transmite el público es también importante.  

Me pregunto en un momento tan difícil en la actualidad : la guerra en Ucrania,  pensábamos que la guerra nuclear había pasado … y vemos que todo es posible. ¿Qué piensas de tu rol como artista, y como humanista ? 

En lo que respecta a la guerra en Ucrania, pienso que ninguna guerra es deseable y que toda guerra es condenable. Pero sobre eso, como artista, siempre digo que el sol nunca rechaza iluminar un pueblo. Entonces, como artista, tengo que encontrar el término medio. Pienso que todo lo que interpreto tiene que exprimir la paz en las emociones. Por eso, no puedo excluir personas, porque en este caso, no puedo invitarlas a dirigirse hacia la paz. Así, pienso que la paz va en el sentido de todo el mundo, como el sol va en el sentido de todos. Pero dentro de eso, es claro que todas las guerras son condenables, todo el mundo debería vivir en paz y yo, como artistas, tengo que buscar las emociones a fin de traer la paz a través de mi voz y mi interpretación.

¿Por qué la palabra “viaje” es una palabra tan importante para usted  ?

 Esa palabra es muy importante para mi por diversas razones. Primero, mi vida como artista consiste en viajar de países a otros para hacer mis conciertos. Segundo, es importante emocionalmente porque cuando una persona viene a un concierto, me gusta preparar y crear otro universo para viajar emocionalmente juntos con el público. Y para poder viajar emocionalmente juntos, tengo que ser el más justo en la interpretación. Esta precisión emocional necesita ser lo más humilde posible. Entonces, tengo que prepararme a ser lo más humilde posible porque estoy al servicio de esas emociones.

En el proyecto que está haciendo en Colombia con Kitambo, el componente de la migración, que es una situación muy compleja e importante aquí, me lleva a preguntarte ¿Cómo puede leerle ? Las historias de estos migrantes y particularmente cuando nos compartiste de esa historia tuya entre tu país y Europa y esa relación

Hablamos a menudo del tema de la migración cuando son personas negras, pero cuando son personas blancas, decimos que son expatriados. Para mí, las migraciones son viajes, intercambios de culturas, de emociones. Sobre el proyecto por el cual estoy aquí, producido por Kitambo, que es La flauta mágica de Mozart, es importante decir que Mozart nació y vivió en Europa. En el proyecto, los artistas tienen muchas raíces porque Colombia es muy grande : en el país, hay raíces africanas. Entonces, yo soy de África, Mozart es de Europa, y los artistas con quien trabajo tienen muchas raíces de Colombia. Dentro de todo eso, el viaje emocional es muy importante, o sea no es solamente el viaje físico. Entonces, el viaje es muy importante : hay mi viaje, el de Mozart con Europa, el de los artistas acá en Colombia. Es un placer absoluto para mi reunir todo eso para viajar juntos, tanto con los artistas como con el público. Por eso, esa producción de La Flauta mágica es muy importante para mí y también para todos los artistas que trabajan sobre eso.

En el último año, el Nobel de literatura fue un hombre africano y pude entrevistarlo al principio del año. Al mismo tiempo, la vicepresidente de Colombia es, por primera vez, una mujer negra y muy defensora de los derechos de las comunidades negras en Colombia. Muchas investigaciones dicen que para el 2100, la mayoría de la humanidad será negra, y hay una vuelta. Si África es nuestra madre, es como si nos ganáramos un cierto respeto de nuevo para nuestra tierra madre. Entonces, quiero preguntarte ¿cómo ves esa situación ?

Me gusta mucho hablar de África como la tierra madre, porque es ese aspecto que me guía cuando estoy frente a una situación de racismo. El hombre negro aparecía antes el hombre blanco, el hombre blanco es muy reciente. Entonces, cuando estoy frente a una situación de racismo, me digo que es como hoy con la tecnología : mis padres son viejos, y no están acostumbrados al teléfono, Whatsapp, … entonces los hijos muestran cómo funciona, pero cuando faltamos, no están enojados. Por eso, sobre la Africa madre, cuando veo ese tipo de racismo, yo me digo que son hijos, y que aunque deberían conocer y entender, no puedo estar enojado. No siempre es fácil pensar así, porque a veces, el racismo puede ser violento, pero es una parte de lo que me guía entre la Africa madre, y sus hijos que pueden a veces hacer cualquier cosa.

La Flauta mágica estuvo en su momento muy relacionada con ideas que eran muy revolucionarios en su momento en Europa. En esta obra, Mozart intenta defender y celebrar la diversidad. Entonces, me gustaría conocer su opinión sobre esta lectura.

Cuando vemos la diversidad en la época de Mozart, y cuando vemos hoy en día la diversidad, me hace decir que no hay nadde nuevo en la tierra. Solamente tenemos que adaptarnos cuando el movimiento llega.

Para volver a La Flauta mágica, la diversidad está naturalmente en el corazón del proyecto. Primero, podemos ver los artistas que están de varias ciudades de Colombia, y no solamente de una.

Quiero preguntarte sobre la identidad. De una historia muy distinta a la tuya, de un ser humano a un ser humano, quería que olvidarás que soy una periodista : cómo construyes una identidad en un mundo tan complejo donde aparecían muchas fronteras pero otras desprecien y, al mismo tiempo, eso produce muchos viajes pero también muchos desarraigos  ? Cómo construir su identidad en este mundo ?

Primero, muchas gracias por esa pregunta porque es vital. Tenemos un mundo donde hay muchas fronteras, incluso diría que hay más fronteras entre los humanos que antes. Vivo mucho esa realidad porque voy con ese aporte emocional, encontramos siempre un muro. A veces, no sabemos de qué manera pasar a través de ese muro sin violencia. Ahí, buscamos los medios por instinto. Pienso resolver el problema con la simpatía, pero la otra persona pienso que soy débil a causa de la simpatía, no lo dice con palabras sino con su manera de comportarse. Es muy difícil, a veces la gente se enfada incluso cuando se lo das. Entonces, tenemos que entender dentro de todo eso cómo vivir con esa realidad. Construyo mi identidad haciendo que mientras que tenga la fuerza de dar, no voy a pararme. Claro, no sabemos a qué precio, pero como artista que da emociones, construyo mi identidad como un pacto con mis emociones, para siempre dar. Siento mucho eso cuando estoy en escena como en la vida. Eso es una parte de las cosas que me guían, y que me mantienen de pie.

Llevas relativamente poco en Colombia. Sin embargo, quería terminar esta entrevista preguntando qué ha sentido. No quiero preguntar que ha pensado, porque creo que sentir es otra manera de pensar también, y estoy seguro que sabe cómo sentir.

No sé cómo haces, pero solamente tienes preguntas vitales. Me parece, con esas preguntas, que habló con yo, pero en voz alta, es como una terapia.

Siento aquí muchas emociones, ver todos esos artistas muy jóvenes con quien he trabajado y que tienen mucho talento. Lo que conmoverme es buscar cómo ayudarlos a encontrar rápidamente sus espacios en el mundo de la ópera. En medio de todo eso, permaneció un ser humano con muchas emociones, y pienso que siempre estoy en un lugar donde tengo que estar, siempre hay una razón. Por eso, recibo siempre lo que soy capaz de recibir, y la naturaleza me ayuda mucho con eso. Por ejemplo, deberíamos vernos a las 4 pero nos vemos más tarde, pero quizás nos deberíamos ver ahora, en este momento. No es un azar porque ha sacado emociones que me sentó bien, te doy las gracias por eso.

 

La Flauta Mágica

Lugar: Teatro Colón de Bogotá (Calle 10 # 5 – 32. La Candelaria)
Fechas: 20, 21 y 22 de diciembre, a las 7:30 p.m.
Boletas: Desde $40.000 a $110.000 en las taquillas del Teatro Colón o TuBoleta

Comentarios