LA CASA ENCENDIDA

Publicado el Marco Antonio Valencia

POPAYAN: TODO UN TEATRO IRREAL

TODO ES UN TEATRO IRREAL

Por Hernán Bonilla (antropólogo y escritor)

En el presente de la ciudad en que vivimos hay un teatro irreal que la gente llama –he allí su irrealidad– Guillermo León Valencia. También hay un aeropuerto y una Casa Museo con ese nombre y, aunque sí existen y no hay equívoco en ello, el primero se llamó Machángara, el nombre propio de quien, según se dice, fue querida del cacique que gobernó estas tierras, antes de la llegada del extremeño.

El Morro de Tulcan, desapareció durante algunos años para ser llamado, sin pudor alguno, “Cerro de Belalcázar”. Sobre esa pirámide ceremonial se ha cometido un delito de lesa civilización.

Comentarios