LA CASA ENCENDIDA

Publicado el Marco Antonio Valencia

OSCURO Y MÁGICO

Por: Fernando Dorado (politólogo)

¿Cómo percibirían los indígenas nativos las procesiones de Semana Santa en Popayán? ¿Qué era ese ritual? Les parecía raro, oscuro y mágico, porque no coincidía con los equinoccios, y porque lo hacían de noche y en secreto. Y aunque alumbraban con pequeñas teas, nada quemaban. Desfilaban por las calles cargando sus dioses durante los días más lluviosos del año. Murmuraban cantos sórdidos, que podrían ser conjuros contra ellos. No imaginaban que los españoles atenuaban su miedo ante la insondable e inescrutable América, con un rito que los compenetraba con su madre Tierra y su historia. Si lo hubieran sospechado, habrían sonreído.

 

Comentarios