entredosfilos

Publicado el jorgesaenz

Tímido crecimiento de la economía

Este jueves se sabrá si la economía cerró el año pasado en terreno negativo o si logró superar el escollo de la crisis y se mantuvo por encima de la línea positiva. El Gobierno y el Banco de la República se mantienen optimistas, pero por debajo de la fiesta que ha armado Fedesarrollo.

 

Recientemente el banco central informó que la economía de 2009 habría crecido entre 0,1 por ciento y 0,2 por ciento. Ahora el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga desde las paradisíacas playas de Cancún (México) ha indicado que el PIB (producto interno bruto) del año pasado fue tímidamente positivo en 0,2 por ciento.

Como somos tan conformistas ahora sí miramos a los vecinos -menos a Perú- y sacamos pecho para decir que la economía presentó un registro positivo. Y que contribuyó a ese pobre resultado: la inversión estatal a través de las obras públicas que fue muy dinámica, no fue así la construcción de vivienda que es verdadera generadora de mano de obra; harto que necesita la economía una constante generación de empleo.

Seguramente este jueves, el Gobierno saldrá a decir que ante la fuerte crisis mundial ‘hemos salido favorecidos’ porque crecimos.  y Dirá la autoridad económica que las políticas contracíclicas arrojaron todo el resultado esperado. Si bien es cierto que a juzgar por los resultados no nos fue tan mal, la esperanza de conseguir mejores  resultados en el lunar de este gobierno: el desempleo, se marchitan cada vez.

Este año esperamos crecer 2,5 por ciento; Perú esta por encima del 5 por ciento y nosotros nos hemos quedado por la mitad. Se habla de Perú porque es una economía muy parecida a la nuestra. Lejos están Chile y Brasil, lo mismo que México.

Si cuando crecimos a niveles superiores al 5 por ciento en promedio, no se generaron los suficientes puestos de trabajo como lo requiere la economía, que podemos esperar de los próximos años cuando apenas estamos pensando en crecer apenas un 2,5 por ciento. Hay que tener en cuenta que muchos analistas privados y algunos académicos se han mostrado inseguros en mantener esa proyección y algunos están pensando en revisarla a la baja.

Comentarios