El Río

Publicado el Blog El Río

¡Todos al agua!

OPINIÓN

agua flickr Flicker: Antonio Camelo

Serios y desapasionados artículos se han escrito en el último mes sobre la crisis del agua y el manejo sostenible de páramos y ecosistemas estratégicos. Al lector le queda claro que la crisis que vivimos no es causada por el cambio climático y fenómenos como El Niño exclusivamente, sino esencialmente por el mal uso que se le da a este preciado recurso en las regiones más pobladas del país donde la oferta es limitada.

Por: MÓNICA SANZ*

Es alentadora la noticia del reciente fallo de la Corte Constitucional sobre el Plan Nacional de Desarrollo que como lo expone Cesar Rodríguez, “es mucho más que la acertada prohibición de la minería en los páramos”. El lector entiende que se quiere enfatizar en la importancia que tiene la concertación con las autoridades y comunidades locales que son las que mejor identifican sus problemáticas. En esta misma línea, el editorial del Espectador sobre los páramos hace un llamado a construir diálogos y acciones efectivas con los pobladores locales, sin los cuales las soluciones planteadas desde  las Cortes no pueden llevarse a cabo ya que ocasionarían mayores conflictos y actividades clandestinas.

Es paradójico descubrir que en un país que está ad portas de entrar en la era del posconflicto donde se necesitarán grandes esfuerzos de construcción colectiva respaldadas por políticas incluyentes, no se están llevando a cabo ejercicios locales que ayuden a la construcción de esa nueva perspectiva. El tema ambiental no se escapa a esta regla. Los debates, que son necesarios, se hacen en las altas esferas de la academia pero difícilmente tienen eco en el plano local.

A raíz de la sequía que vivimos desde hace meses, la gente pide la involucren y la orienten en medidas concretas para un adecuado manejo del agua. Es increíble que a nivel institucional carezcamos de personas expertas en manejo de metodologías participativas y que todavía existan trabajadores públicos que confundan la participación con la simple socialización.

No es de extrañar que la degradación ambiental esté llegando a niveles tan preocupantes si no hay empoderamiento. Desde las altas esferas se redactan leyes, se debaten y se imparten órdenes pero no existe el liderazgo para convocar y llevar a cabo el cambio adecuado que necesita el país.  Es el momento de volver a proponer la necesidad de crear una Agencia del Agua que contrario a lo que algunos plantean, no debilite sino fortalezca el papel del Ministerio, llevando a cabo un trabajo de liderazgo, coordinación y orientación en la implementación de las políticas del agua que existen desde hace años en los distintos niveles.

Son muchas las iniciativas valiosas que grupos y ONGs desarrollan y que necesitan llevar a gran escala y que se quedan como tímidas realizaciones por falta de apoyo estatal. También son muchos los dineros que se pierden en repetir esfuerzos y proyectos. La sociedad quiere apoyar pero no tiene quién facilite y catalice los esfuerzos. Hay que actuar ya! Hoy morimos de sed…mañana por exceso de lluvias.

*Directora Inpresc – Inclusión, Prevención, Resolución de Conflictos

Comentarios