El Río

Publicado el El Espectador, Dejusticia y Patrimonio Natural

Seguimos ensuciando la poca agua dulce que tenemos

Las autoridades de la capital solo tratan el 20% de las aguas contaminadas que terminan en el río de Bogotá.  Como ciudadanos somos responsables directos del daño ambiental de la cuenca.
 
Quebrada Las Delicias-Cerros Orientales de Bogotá /Foto: Natalia Gónima
Quebrada Las Delicias-Cerros Orientales de Bogotá / Foto: Natalia Gónima

Según datos de la ONU en los países en vía de desarrollo el 90% de las aguas contaminadas que producen todos los ciudadanos (aguas servidas) y el 70% de los desperdicios industriales fluyen hacia los cuerpos de agua sin ser tratados, amenazando la salud, la seguridad de los alimentos y el acceso al agua potable.

Este es el caso de Bogotá, la capital colombiana. Una ciudad donde sus 7.5 millones de habitantes utilizan su río como alcantarilla y que, en su mayoría, ignora que el agua dulce del mundo ya es escasa. Desconocen que tan solo el 2.5% del agua en el planeta es agua dulce y que de ese líquido solo el 1% se encuentra en lagos, ríos y humedales.

Hoy la Capital trata el 20% de sus aguas residuales en la Planta de Tratamiento Salitre. Una de las razones que tuvo el Consejo de Estado para exigir al distrito destinar alrededor de $6 billones para recuperar el río Bogotá y limpiar en su totalidad las aguas contaminadas antes de ser vertidas a sus aguas.

Y es que cada año, según estadísticas de la ONU sobre el agua, mueren más personas por las consecuencias de agua insalubre que por las muertes violentas incluyendo las guerras. Colombia es un país rico en recursos naturales, pero de nada vale si no los reconocemos y los protegemos ¿Qué hace falta para que empecemos a valorar el agua?

Canal Río Negro.Cra 64 con calle 80 / Natalia Gónima
Canal Río Negro.Cra 64 con calle 80 / Natalia Gónima

Lecturas recomendadas para conocer más sobre los desechos que terminan en el río:

Residuos y desechos que llegan al río Bogotá producen arsénico

Así lo determina un estudio realizado por la Universidad Nacional en el río Bogotá, uno de los ambientes más contaminados de Colombia.

‘Veneno químico’ en el río Bogotá

Investigadores hallaron rastros de pesticidas prohibidos en el país desde 1993, en peces a la altura del municipio de Suesca.

Comentarios