El Río

Publicado el Blog El Río

«La noción de recurso hídrico debe ir hacia una de seguridad hídrica», Claudia Vásquez, directora TNC Colombia

El recurso hídrico en Colombia se ha visto afectado por la deforestación, la degradación del suelo y la contaminación directa a las fuentes de agua. Estas son algunas de las estrategias que se están desarrollando desde The Nature Conservancy Colombia para la restauración y protección de este recurso vital. En una entrevista Claudia Vásquez, su directora, nos cuenta. 

Claudia Vásquez, directora de TNC Colombia. / Foto: cortesía.

Durante siglos, la naturaleza ha sustentado el desarrollo de Colombia, al tiempo que contribuye de manera importante a la economía local y mundial. Las dinámicas modernas, en las que las comunidades indígenas conviven con una extensa cultura ganadera y grandes y caóticas ciudades está trazando un nuevo camino y una nueva era de conservación de su riqueza natural.

Problemas como la deforestación, la degradación del suelo y la contaminación de fuentes de agua a causa de prácticas ganaderas insostenibles, agricultura a gran escala, el desarrollo de infraestructura y la minería están amenazando la gran biodiversidad del país. A esto se le suman los impactos cada vez mayores del cambio climático sobre los ecosistemas. Por eso, The Nature Conservancy (TNC) -ONG presente en el país desde 1987-  está trabajando con diferentes actores y socios locales a lo largo del país para proteger las tierras y, en especial, el agua. En diálogo con su directora, Caludia Vásquez, presentamos un balance en materia de fuentes hídricas del país y la articulación de proyectos como los Fondos de Agua para su protección.

¿Cuáles son las líneas de trabajo en las que están actualmente?

Primero, proteger los ríos y la seguridad hídrica, y construir ciudades saludables a través de los Fondo de Agua que financian la conservación de tierras esenciales para la calidad y la cantidad del agua. Segundo, detener la deforestación, restaurar los pastizales y hacer frente al cambio climático utilizando prácticas agrícolas sostenibles y acuerdos de conservación. Y tercero, promover el desarrollo sostenible apoyando a los tomadores de decisiones con herramientas científicas con el fin de proteger la naturaleza de los impactos de la construcción de grandes proyectos de infraestructura.

¿Cuál es el papel de TNC en la conservación del agua?

TNC el tema del recurso hídrico es absolutamente fundamental, porque es uno de los pilares del trabajo que hacemos. Somos una ONG que trabaja prioritariamente en conservación. En aquellos ecosistemas de los cuales desprenden servicios ecosistémicos que son indispensables para la vida del ser humano y para la vida de los mismos ecosistemas. Claramente las fuentes hídricas son uno de los aspectos más importantes para nosotros, ya que tenemos claro que en la noción de recurso hídrico debe ir más hacia una de seguridad hídrica. El agua tiene que permitirnos cultivar, tener industria, buena salud… entonces estamos trabajando sobre un enfoque mucho más integrado hacia la protección de las cuencas hidrográficas en el país.

¿Cómo están llevando a cabo ese trabajo?

Estamos trabajando de una manera muy enfática en entender cómo poder trabajar la conservación, pero desde los diferentes sectores y con los diferentes actores. Creo que TNC ha entendido que estamos ante un diagnostico complejo, sabemos que la tasa de degradación de las cuencas hidrográficas es superior a los esfuerzos que hacemos en recuperación y protección de estas, y sabemos también que hay una oferta hidrográfica que va disminuyendo, mientras la demanda aumenta. De hecho, para el 2030 se estima que al menos el 27% de la población que vive en ciudades está en alto riesgo del desabastecimiento total de agua. También sabemos que hay un sector agrícola que es un alto consumidor del recurso hídrico, y es justamente donde pensamos se deben hacer los mayores esfuerzos para garantizar una seguridad hídrica.

¿Qué mecanismos están usando para buscar una seguridad hídrica en el país?

Ante este diagnóstico TNC está trabajando en instrumento que hemos llamado Coalición Agua para Colombia, que básicamente es un esfuerzo colectivo coordinado por TNC en el cual tenemos actores de diferentes sectores, públicos y privados, y lo que buscamos es contribuir a la mejora de la capacidad de mitigación y adaptación al cambio climático en Colombia mediante el fortalecimiento de la seguridad hídrica en las diferentes zonas del país.

Dentro de la Coalición Agua para Colombia estamos trabajando en diferentes pilares, que han sido identificados por todos los actores como aquellos pilares fundamentales para poder lograr una seguridad hídrica. Hacemos como unas reuniones periódicas en las cuales vamos sacando unos planes de acción muy concretos y vamos avanzando con los diferentes actores: sector público, privado, con autoridades regionales, con la academia, con ONG locales para tratar de dar una mayor coherencia a las decisiones que se tomen alrededor de las cuencas hidrográficas.

Hay varias cosas que ya se han implementado. Lo primero que hemos hecho es fortalecer los Fondos de Agua, unas herramientas o mecanismos que normalmente se inscriben alrededor de una cuenca hidrográfica determinada y buscan que los diferentes actores sobre esa cuenca se pongan de acuerdo sobre unas decisiones y cómo se van a financiar esas intervenciones. Entonces estoy hablando de qué tipos de intervenciones hay que hacer para que pueda haber un mejor abastecimiento de agua, y que eso claramente ayuda mucho a podernos adaptar para mitigar los riesgos al cambio climático.

¿En cuáles Fondos de Agua trabajan actualmente?

Actualmente trabajamos en siete fondos de agua que ya existen en Colombia. Son cerca de 19.200 hectáreas conservadas y más de 30 socios con los que buscamos la reducción del riesgo hídrico para casi 18 millones de personas. En estos contamos también con alrededor de 3.135 familias en proyectos de conservación río arriba.

Los Fondos de Agua son mecanismos que funcionan bien en el país. El ministerio de Ambiente se ha propuesto poder crear estas plataformas colaborativas alrededor de otras cuencas hidrográficas y estamos en ese proceso de apoyar al en el cumplimiento de estas metas, porque los fondos de agua a la larga son un mecanismo de gobernanza. Son una plataforma en la cual diferentes actores se ponen de acuerdo y estamos apuntándole a aquellas que el mismo gobierno se ha trazados como cuencas y regiones del país prioritarias para garantizar la seguridad hídrica. Son prácticamente los Santanderes (Bucaramanga y Cúcuta), Manizales (en el río Chinchiná), la parte alta del río cauca (Cali y valle del cauca), Medellín (sobretodo a nivel urbano) y varios de Bogotá, que funcionaban desde el punto de vista de la cuenca alta, conservación de los páramos, pero con la gobernación de Cundinamarca y la alcaldía de Bogotá, hemos llegado a la conclusión que no tiene mucho sentido hacer tantos esfuerzos para proteger el páramo si después dañamos el recurso hídrico en la producción industrial, agropecuaria, si hay desperdicios, un mal uso del agua en Bogotá como una región, porque ya noe s suficiente verla solo como una ciudad. Este empezaría a hacer intervenciones en Bogotá a través de los humedales, por ejemplo.

¿Se espera participar en nuevos Fondos de Agua a futuro?

estamos trabajando en la implementación de otros dos fondos de agua con actores como Ecopetrol, eso es algo muy práctico que hemos hecho con ellos. Ecopetrol nos apoya en el funcionamiento de la Coalición para que podamos crear un fondo de agua alrededor de Villavicencio, por ejemplo, donde hay un tema de tensión hídrica bastante importante y temas de muy poca adaptación al cambio climático. Y Ecopetrol a través, en parte, de sus recursos de compensaciones por pérdida de biodiversidad ha decidido invertir esos recursos en la creación del Fondo de Agua para la capital del Meta, por ejemplo.

Otra cosa que hemos hecho a través de la coalición es que la Comisión reguladora del Agua emitió una nueva disposición de unas inversiones ambientales monetarias adicionales que las empresas de acueducto y alcantarillado pueden implementar en sus campos para que haya mayores inversiones en infraestructura verde. Con esto me refiero a todas las inversiones de restauración, de reforestación, de conversación que es necesario hacer alrededor de una cuenca hidrográfica para que haya una buena gestión del recurso hídrico y que, además, por supuesto, genera muchos beneficios y disminuye riesgos para las comunidades.

Esta es una disposición que surgió gracias al trabajo de la coalición, en socializar y construir de manera conjunta esta nueva regulación que entra en aplicación en junio de este año, y que creemos que va a permitir que los acueductos también puedan hacer inversiones en infraestructura verde, y no necesariamente en infraestructura gris, porque muchas veces la construcción de un tubo no es la respuesta a riesgos hidrográficos, sino que más bien conviene poder invertir en una restauración o reforestación de una cuenca, o en compra de predios por parte de los acueductos para que puedan conservar de manera permanente algunos territorios que son esenciales para la producción de agua.

¿Cómo se está vinculando el sector agropecuario?

El sector agropecuario es un sector que no está regulado de una manera muy consistente y que debería participar de una manera más contundente en los esfuerzos que se hagan para conservar el recurso hídrico. Por eso, para involucrarlo nos faltaba también involucrar al ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural en la Coalición. En diálogos con el presidente Iván Duque, recientemente, se dio la instrucción para que Minagricultura hiciera parte de la Coalición.

Sin embargo, también trabajamos trabajamos en otro tipo de coaliciones. Por ejemplo, TNC trabaja fuertemente con Fedegán como gremio para lograr una reconversión a nivel nacional de la ganadería tradicional hacia una ganadería sostenible, y para poder incorporar unos sistemas silvopastoriles en el territorio. Ellos tienen in interés de integrarse a las prácticas de esta coalición agua para Colombia incorporando su experiencia y conocimiento con los sistemas silvopastoriles que están comenzando en los que aumentan la producción de carne, pero se tienen unos co-beneficios bien importantes justamente en conservación de las fuentes hídricas y también en adaptación al cambio climático. Hemos estado convocando a otras agremiaciones para que participen también en eso.

¿Cuál es la importancia de esta articulación multiactoral y multisectorial en torno al agua?

El hecho de que estén diferentes actores reunidos alrededor de una mesa para identificar cuáles son esos cuellos de botella para lograr una seguridad hídrica, desde la perspectiva de cada uno, ya es una ganancia muy grande.

Trabajamos en dimensiones distintas, financiera, de articulación con el sector privado para que mejore o cambie sus prácticas, de política pública para que el Estado intervenga en esta regulación justamente.

En estas mesas de trabajo salió un tema común a diferentes sectores, que no nos lo esperábamos. Por ejemplo, vimos que un sector petrolero, como Ecopetrol, comparte una preocupación con un sector industrial de producción de bebidas: la reglamentación que tiene el país sobre el reúso y reutilización del agua. Hay una reglamentación muy estricta, porque tiene unos riesgos relacionados con ese tratamiento del agua. Resultó que un sector petrolero y productor de bebidas coincidieron que tenían la misma preocupación. Entonces se logró que entre varios pudieran ponerse de acuerdo para identificar cuáles son las mejores prácticas en el marco de la ley del reúso del agua, y cuáles podrían ser algunas recomendaciones que le podrían hacer llegar al Minambiente para que considere si debe o no modificar su reglamentación en torno esto. En efecto ese diálogo ha resultado bien, porque en principio, a finales de este año, el ministerio de Ambiente va a publicar una nueva reglamentación de reúso y reutilización de agua que permita tener unas prácticas más adecuadas y sin riesgos para el medio ambiente y los seres humanos.

Además, hemos logrado hacer participar actores que no son necesariamente los que uno tradicionalmente pensaría. Uno no pensaría que otros sectores que no tengan esta dependencia directa del recurso hídrico quieran también participar en esta toma de decisiones conjunta para proteger mejor el recurso. Y creo que eso ha superado las expectativas que teníamos. Vimos que donde más quieren participar y colaborar con nosotros es en la producción de frutas que se convierten en pulpa de fruta para bebidas. Así comprendimos que podíamos trabajar con ellos no solo en la cuenca alta de una fuente hidrográfica, sino trabajar en mejores prácticas agrícolas para que tengan un consumo del agua más adecuado, y usen menos insecticidas y arboricidios, y que puedan tener una agricultura regenerativa menos en conflicto con la conservación.

¿Cuál es el objetivo de aquí en adelante?

Nosotros creemos que para lograr grandes objetivos de conservación tenemos que poder trabajar en unos modelos sistémicos y transformacionales de acciones colectivas. Claramente TNC aporta dentro de estos encuentros colectivos su ciencia, les dice a los diferentes actores qué es lo que se debe y lo que no se debe hacer. Les suministramos algunas soluciones que para nosotros son innovadoras, como poder analizar un paisaje de una forma más integrada. Les permitimos a los actores conocer en dónde científicamente hay que tener una estrategia de preservación y conservación pura y dura. Es decir, bosque tenemos sí o sí que conservar. O en donde tenemos que hacer unas intervenciones de restauración, por ejemplo, y en donde sí podemos tener unas estrategias o una producción sostenible porque sí es compatible con el territorio. Nosotros podemos darles ese apoyo a los diferentes actores de la coalición, darles ese enfoque científico del manejo del paisaje para tener una mejor seguridad hídrica. Ese es nuestro ADN.

Con la Coalición nos hemos trazado un plan estratégico hasta el 2022, pero no descartamos que podamos seguir más adelante, vamos afinando y alineando las metas de la Coalición Agua para Colombia a las necesidades que se van presentando en el país.

Comentarios