El MERIDIANO 82

Publicado el El meridiano 82

Un año después de la tragedia del tifón Hayan

Al menos 20.000 personas aún viven en 56 campamentos de desplazados en las zonas afectadas por el tifón en Filipinas. Otra entrega de la colaboración entre el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y El Meridiano 82.

fotoFilippina-1

Por Acnur

Un año después de que Filipinas fuera azotada por el tifón Haiyán, uno de los ciclones tropicales más fuertes jamás registrado, miles de personas siguen reconstruyendo sus vidas. El trabajo de recuperación todavía continúa. Si bien la mayor parte de los 4,1 millones de personas que quedaron desplazadas han podido regresar a sus hogares para reconstruirlos, o han sido reubicadas, aún es necesario encontrar soluciones para unas 20.000 personas que viven en refugios o, en un reducido número de casos, con familias de acogida.

En la primera fase de los esfuerzos de recuperación, ACNUR inició un proyecto de registro civil móvil con el objetivo de rehacer los registros civiles perdidos y emitir documentación legal, aspecto de gran importancia para que las personas puedan acceder a los beneficios estatales. Hasta el momento se han emitido unos 80.000 documentos, entre los que se incluyen partidas de nacimiento, matrimonio y certificados de defunción.

En el enfoque actual, la ayuda humanitaria  se concentra en la situación de las 20.000 personas que aún viven en 56 campamentos de desplazados en las zonas afectadas por el tifón. Una reciente evaluación de la situación de protección reveló que las personas afectadas todavía necesitan asistencia para vivienda, acceso a agua potable y saneamiento, higiene, así como cuestiones relacionadas con tierras y propiedades.

En Tacloban, Samar Oriental y otras áreas, las autoridades locales han proporcionado refugios temporales y han explicado a los habitantes que tendrán que permanecer allí durante dos años mientras se siguen buscando soluciones de reubicación permanente. Estos esfuerzos se están viendo complicados por la falta de servicios adecuados para hacer la reubicación sostenible.

Hay unanecesidad urgente de que Filipinas adopte una legislación que proteja los derechos de las personas desplazadas internas, siendo uno de los países del mundo más expuestos a los desastres naturales. Dicho proyecto de ley también proporcionaría un marco legislativo muy necesario, que permitiría a las autoridades estatales proteger y asistir a las personas desplazadas como consecuencia del conflicto en el sur de Filipinas, que se prolonga ya por varias décadas.

La aprobación de esta legislación resultaría muy oportuna en un contexto en el que se están dando pasos cruciales hacia la consecución de una paz sostenible en el sur de Filipinas. Estos pasos podrían allanar el camino para que millones de ciudadanos puedan reconstruir sus vidas mediante la integración local, el retorno voluntario o la reubicación en otras zonas de Mindanao.

FOTO: ACNUR

Comentarios