El MERIDIANO 82

Publicado el El meridiano 82

En bicicleta de México a Perú: Proyecto Ruta por nuestras raíces

Dos mexicanos recorrerán en bicicleta los caminos de los migrantes latinoamericanos que van hacía EEUU., para hacer un documental sobre la relación entre las prácticas agrícolas y la migración.

photo-1

Por Marcela Alcántara Guerra*, México D.F. / @marcealguerra

Cada año cientos de miles de personas cruzan América Latina para migrar en búsqueda de mejores oportunidades en Estados Unidos. Sin embargo, Pablo Cisneros y Rodrigo Ibarra, dos jóvenes mexicanos planean hacer el viaje a la inversa. El objetivo, documentar a través de un viaje en bicicleta cómo el abandono al campo y la migración han afectado a la región. Partirán  del 20 de septiembre desde el estado de Aguascalientes situado en el centro del país, hasta Perú, equipados sólo con la fuerza de sus piernas, sus bicicletas y el deseo de mostrar una cara poco explorada de la migración en el continente.  En entrevista nos explicaron un poco más acerca de sus perfil, sus razones y sus expectativas para realizar esta travesía.

Pablo es ingeniero industrial con especial interés en asuntos de medioambiente y ecología, Rodrigo es sociólogo, ecologista y maestro de ciencias sociales en un colegio. Ambos se conocieron colaborando en un huerto donde para llegar usaban la bicicleta como medio de transporte. Es así, como se fusionaron sus dos pasiones en la idea de hacer un viaje de largo alcance y aprender acerca de las formas de agricultura en las distintas partes del América Latina. Sin embargo, para ellos era muy importante que su viaje tuviera una causa social y un trasfondo político. Por tanto, para buscar darle un mayor trasfondo decidieron ponerse en contacto con Amnistía Internacional. Ellos decidieron integrarse a una de las campañas existentes y se sintieron especialmente atraídos a la de protección de los derechos de los migrantes.

El objetivo del viaje es tomar imágenes suficientes para al final hacer un documental en video donde se muestre la relación que existe entre las prácticas agrícolas y la migración. De acuerdo con lo que plantean la pérdida de los conocimientos tradicionales de la agricultura es una de las principales causas de la migración. La economía de mercado ha obligado a los campesinos a caer en prácticas que los han empobrecido como es el caso de los monocultivos y los monopolios de las grandes empresas agrícolas.

Sin embargo, recorrer nueve mil kilómetros requiere mucho más que sólo una buena causa. Para prepararse para el camino, Pablo y Rodrigo entrenan largas horas durante los fines de semana. Igualmente ya que ellos no cuentan con el equipo necesario para hacer el documental han recurrido a la financiación comunitaria. Cuentan con páginas en una financiadora mexicana y una estadounidense donde aquellos interesados en su proyecto pueden aportar recursos. Igualmente, ha sido importante el apoyo de personas que han ofrecido tanto su hogar como sus conocimientos respecto a la agricultura. Por lo mismo actualmente no tiene una ruta definitiva, por lo que están abiertos a que el viaje los lleve a lugares no planeados.

Durante su camino pasarán por la misma ruta que toman los migrantes, estarán expuestos a los mismos peligros y probablemente encuentren alguna de las dificultades con las que a diario tiene que sortear quienes cruzan por nuestros países. Al respecto ellos comentaron que no tienen miedo por el recorrido. La ola de violencia que ha azotado México hace que para ellos el viaje no sea mucho más peligroso que el recorrido al huerto donde se conocieron.

El 20 de septiembre dejarán sus casas en Aguascalientes para hacer de las carreteras su hogar durante los próximos seis meses. Una carpa, una estufa de gas y dos bicicletas serán los acompañantes de estos dos jóvenes han decidido hacer un viaje que mucho hacen por que no tienen otra opción.

*Bloguera invitada. Periodista mexicana.

FOTO: Ruta por nuestras raíces

 

Comentarios