El invitado

Publicado el antojarcu

El Patrón

CarranzaCuando llegué a Colombia hace unos cuántos meses, una de las primeras cosas que me llamaron la atención al pasear por el centro fue la gran cantidad de tiendas de gemas que había en Bogotá.

En escaparates dignos Tiffany´s, se exponen todo tipo de alhajas con gemas incrustadas dignas de reyes y princesas. Después, alguien me contó que Colombia era uno de los principales productores de gemas de todo el mundo y que tenía gran predicamento a nivel internacional. Lo que nadie me había contado es que aquellas gemas tan preciosas eran piedras ensangrentadas.

Esas piedras ensangrentadas tienen un dueño y señor: Víctor Carranza, alias “el Patrón”. En el libro de Iván Cepeda y Javier Giraldo del mismo nombre, se recoge la historia de Carranza y de cómo se convirtió en el ‘zar’ de las gemas. Desde su nacimiento en Guateque, Boyaca, se narra la vida y ascenso de Don Víctor hasta ser uno de potentados de Colombia. En esta biografía, vemos cómo Carranza consigue sobrevivir a las tres “guerras esmeralderas”, se codea con las elites nacionales y consigue convertirse en un reputado empresario internacional en una larga travesía hacía el éxito.

Pero ese camino está lleno de sangre, sudor y lágrimas. Miles de muertos y desplazados, traiciones, la connivencia de las autoridades, procesos judiciales que terminan en sentencias absolutorias y testigos que desaparecen por arte de magia forman parte de la historia de Carranza.

La historia de Don Víctor según Cepeda y Giraldo no es sólo una vida del esmeraldero que alcanza el poder, sino que también es la de uno de los patrones del paramilitarismo. Los Carranceros ya habían sido una fuerza temible en los Llanos Orientales, pero será a finales de los 80, cuando la Unión Patriótica suponga un peligro para sus intereses, participarán en la estrategia de exterminio que supondrá el genocidio de la UP.

Los hombres de Don Víctor estarán también los en cursos de entrenamiento paramilitar realizados por Yair Klein a finales de los 80,  así como en la estructura nacional que se construirá en los 90 bajo el mandato de Carlos Castaño y la AUC. Teniendo un papel clave en la Orinoquía colombiana y en el norte, donde Carranza había comprado varias fincas y había extendido su poder y su ejército privado, el libro señala el papel clave que habría tenido Don Víctor dentro de las AUC y en la masacre de Mapiripán, según  recientes declaraciones de Salvatore Mancuso.

Después de los hechos que se narran en el libro, uno se pregunta cómo puede seguir impune. Pero Don Víctor ha tenido varios juicios, en los cuales debido a una pésima instrucción de la Fiscalía o debido a testigos que cambian sus confesiones, papeles que desaparecen o jueces que fallan en contra de las evidencias , siempre ha sido absuelto. Es más, debido a graves quebrantos en las normas procedimentales en uno de esos juicios, el Patrón fue indemnizado por el Estado. Vivir para ver.

Un buen libro que investiga a esta figura clave de los últimos años en Colombia. A los autores les aseguraron que investigar a Carranza era un suicidio, pero al final ha llegado este libro a nuestras manos. Y para ellos, como para Josué Giraldo Cardona, presidente del Comité de Derechos Humanos en Meta, que en 1996 denunció las acciones de Los Carranceros y  que nunca aceptó el exilio, no se puede ceder “No lo acepto. Ceder puede ser más terrible que la muerte misma”.

El libro se lanza este domingo en la Feria del Libro y el lunes presentará el libro uno de los autores, el propio Iván Cepeda, a las 15.00h.

Comentarios