El Erotismo Infinito

Publicado el Ezequiel López Peralta @citaconezequiel

El ABC del anti-seductor

Te cuento que estoy terminando de escribir mi segundo libro, «El placer de seducir», dedicado como sugiere el título al desarrollo de habilidades para la seducción. Así es como investigué cuales son los errores fatales a la hora de acercarte a alguien que tanto te gusta. Si tu idea es meter la pata lo menos posible, no dejes de leerlo. En caso contrario, tampoco dejes de leerlo.

Hagamos una revisión de los más imperdonables.

-Descuido de la imagen. No necesitas tener la ropa de las marcas más caras, pero dentro de tu estilo debes cuidar lo que te colocas, el arreglo, y por supuesto la higiene. Si esto falla, difícilmente habrá una segunda oportunidad.

-Hablar solo de ti. Dando todo tipo de pruebas de que eres lo mejor que existe en este mundo, demostrando que el otro te vale nada. Ese narcisismo, a veces producto de la ansiedad por dar una buena imagen, difícilmente tenga éxito. Y te lo dice un argentino.

-Los largos silencios. No es que debas hablar todo el tiempo sin respirar, pero cuando dos personas no tienen la suficiente confianza los silencios son incómodos. Es mejor que tengas en mente algunos temas o comentarios de emergencia en esos casos.

-Mencionar en exceso a tu ex, o incluso hablar mal de él o de ella. Si sale el tema de las parejas anteriores de los dos, no hay problema en dedicarle un momento. Pero traerle permanentemente a escena es una clara demostración de que aún tienes un duelo que procesar.

-Halagar en exceso. Como dice el refrán, ‘si muestras el hambre no comes’. El misterio y hacerte desear son claves de la seducción exitosa.

-Los malos modales, y el maltrato a otras personas, por ejemplo con el mesero que te atiende o el señor que cuida el carro. Eso te hace pensar de inmediato que también te podrían maltratar a ti.

-Tocar temas claramente irrelevantes. Difícilmente hablar de fútbol seduzca a una dama, o hablar de marcas de ropa femenina a un caballero. Aunque siempre hay excepciones, busca qué es lo que está dentro de sus intereses.

-Querer manejar la situación todo el tiempo. Adonde van, que van a tomar, hasta que hora van a salir. Está bueno tomar la iniciativa y no mostrarte con dudas, pero no dejes de considerar lo que se desea del otro lado.

-Utilizar frases ‘cliché’ o palabras vulgares, que le puedes decir a cualquiera. En el arte de seducir es fundamental hacer sentir importante a alguien.

-Que se vayan los ojos todo el tiempo hacia zonas como el escote o las nalgas, y que quieras rápidamente llevarte a alguien a la cama cuando no se han dado las cosas en ese sentido. Este es un reclamo que generalmente hacen las mujeres a los hombres.

Espero haberte dado unas buenas pistas para esquivar estos «horrores», y ayudarte a construir el modelo para seducir que sea más acorde a tu estilo y a tus virtudes.

Comentarios