Ecuaciones de opinión

Publicado el Ignacio Mantilla Prada

Cuando unos políticos decidieron que π es racional. Una anécdota para el Día Internacional de las Matemáticas. 

La UNESCO proclamó el día 14 de marzo de cada año como el Día Internacional de las Matemáticas por su importante papel para hacer frente a los desafíos de nuestro tiempo. En el marco de la primera celebración llevada a cabo en 2020 el título del tema elegido fue “Las matemáticas están en todas partes”. Este año, en el que las matemáticas se reconocen como una herramienta esencial para comprender y describir el comportamiento de la pandemia del Covid-19, el tema es “Matemáticas para un mundo mejor”.

La elección de esta fecha como Día Internacional de las Matemáticas obedece a que ya en muchos países se venía celebrando el 14 de marzo, escrito en el formato MM/DD con los números 3/14, como el Día π. En el año 2009 el Congreso de los Estados Unidos aprobó una resolución por medio de la cual el 14 de marzo es declarado el Día del Número π. Por lo tanto el origen de esta celebración está ligado a la constante π = 3,1415926…; curiosamente también coincide además con la fecha de nacimiento, en 1879, de Albert Einstein y con la fecha del fallecimiento, en 2018, de Stephen Hawking.

Por tratarse entonces también del Día π, quiero compartirles la increíble historia de un proyecto de ley que se hizo famoso por su absurdo contenido con el que se pretendió llegar a imponer una caprichosa aproximación de π; un proyecto que estuvo a punto de ser aprobado en el Estado de Indiana (EE UU) en el siglo XIX.

En efecto, la historia inicia cuando el médico y matemático aficionado Edwin J. Goodwin le propuso a Taylor I. Record, un representante del condado de Posey en la Asamblea General de Indiana, presentar un proyecto de ley con “una nueva verdad matemática” que era ofrecida como una contribución a la educación que “solo podrá ser utilizada por el Estado de Indiana de forma gratuita, sin necesidad de pagar ningún tipo de derechos de autor, siempre que sea aceptada y adoptada de forma oficial en la legislatura de 1897”.

Dicho proyecto contenía una solución, naturalmente incorrecta, del problema de la cuadratura del círculo, que ya el matemático alemán Ferdinand von Lindemann había demostrado, en 1882, que no tenía solución. Pero Edwin Goodwin convenció al representante de que él había encontrado un método para cuadrar el círculo y lo había demostrado. En su desarrollo, el cociente entre el perímetro de la circunferencia y el diámetro era de 4 dividido entre 5/4, o sea que π resultaba igual a 16/5 = 3,2. 

Taylor Record presentó el proyecto, que se radicó con el número 246, y fue aprobado unánimemente por una de las dos cámaras de la Asamblea General de Indiana, la de Representantes: 67 votos a favor y 0 en contra. El siguiente paso era el envío del proyecto al Senado de Indiana para su segura aprobación, teniendo en cuenta el apoyo ya logrado entre los representantes, y así convertirse en ley. La ley que obligaría a limitar a pi a una sola cifra decimal.

“Si vivo 10 años más, ojo con Goodwin. Mi descubrimiento revolucionará las matemáticas. Todos los astrónomos estaban equivocados”, declaró el propio médico Goodwin en una entrevista con el diario local Sun el día en que se discutiría en el Senado.

Por fortuna apareció milagrosamente el matemático Clarence Abiarhar Waldo quien había acudido a la sesión del senado para gestionar el presupuesto anual de la Universidad de Purdue y de la Academia de Ciencias de Indiana y al conocer que también se estaba debatiendo un proyecto de ley relacionado con las matemáticas decidió quedarse a escuchar.

Waldo estaba escandalizado y se negó a hablar con el autor, afirmando que ya había conocido suficientes locos en su vida. Esa misma tarde Waldo estuvo explicando a los Senadores el contenido del proyecto 246 y haciéndoles ver la barbaridad que aprobarían aproximando a π como 3,2 por ley, si votaban a favor del mismo. Y tuvo éxito, ya que consiguió convencer a un número suficiente de ellos para que no lo hicieran, quedando el proyecto pospuesto indefinidamente.

Goodwin no vivió 10 años más. El 22 de junio de 1902, murió a los 77 años. El diario local New Harmony News publicó un obituario titulado “Fin de un hombre que quería beneficiar al mundo”.

Esta increíble anécdota muestra cómo la irracionalidad de algunos parlamentarios puede llegar a convertir en racional al más contante de los irracionales.

¡Feliz Día π!

@MantillaIgnacio

Comentarios